Futuros sobre oro

 

Introducción a los Futuros del oro

Un Futuro es un simple contrato o acuerdo para comerciar el oro con base en términos (es decir cantidades y precios) que se deciden ahora, pero que tiene una fecha de solución o cumplimiento en el futuro. Esto significa que en el momento actual el comprador no tiene que pagar (al menos no en su totalidad) y el vendedor no necesita entregar el oro (el pago y la entrega del oro se realizan en la fecha acordada en el contrato). Es así de sencillo.

El día de liquidación o vencimiento del contrato es cuando se realiza la transacción, es decir cuando el comprador paga y el vendedor entrega el oro. Usualmente este periodo es de hasta 3 meses a partir de la fecha en que ambas partes llegan a un acuerdo.

La mayoría  de los traders que operan con Futuros utilizan este periodo de vencimiento como medio para especular con respecto al alza o baja en el precio del oro. El objetivo es vender todo lo que hayan comprado o comprar nuevamente todo lo que hayan vendido antes de llegar a la fecha de vencimiento. De esta manera, solo tienen que liquidar sus ganancias o pérdidas. Con esto, estos traders pueden operar con volúmenes mucho más grandes y tomar mayores riesgos para obtener ganancias más elevadas (gracias al margen y al apalancamiento) de lo que serían capaces si tuvieran que liquidar sus operaciones tan pronto como son negociadas.

El margen y los Futuros del oro

El retraso en la liquidación que permiten los Futuros en oro crea la necesidad del margen, que es uno d elos aspectos más importantes relacionados con la compra (o venta) de contratos de Futuros en este metal precioso.

El margen se requiere debido a que el retraso en la liquidación ocasiona que el vendedor se muestre inquieto ante la posibilidad de una caída en el precio del oro que puede causar que el comprador se retire del trato que ha sido acordado, mientras que al mismo tiempo el comprador puede mostrarse nervioso ante el evento de que el oro suba lo que a su vez puede traer como consecuencia que sea el vendedor el que se retire. De esta manera, podemos definir el margen para transacciones de Futuros como un pago inicial que protege a la otra parte del contrato ante la posibilidad de que podamos retirarnos del acuerdo debido a una alza o caída en el precio del oro.

Por lo tanto, cuando vamos a operar con Futuros de oro se nos exigirá el pago de un margen, el cual, dependiendo de las condiciones actuales del mercado puede estar entre el 2% y el 20% del valor total de la transacción (esto también depende en gran medida del broker por supuesto).

Agregando más margen en Futuros con oro

Si abrimos posiciones de compra (long) con Futuros de oro y el precio de este comienza a bajar en el mercado, es probable que nos veamos en la obligación de pagar más margen. Como compradores, no podemos evitar el continuar pagando margin calls (cuando el margen se agota por movimientos contrarios del mercado) en un mercado bajista hasta que vendamos y cerremos la posición, por lo cual la compra de Futuros en ocasiones puede costar mucho más dinero del que se invirtió originalmente en la operación.

Apalancamiento en las operaciones con Futuros del oro

Ahora, veremos como las operaciones con Futuros de oro proveen apalancamiento como medio para facilitar las transacciones de los traders. Por ejemplo, supongamos que tenemos un capital de $5000 para invertir. Si con ese capital compramos directamente lingotes de oro, la compra tendrá un valor de solo $5000. Sin embargo, con el apalancamiento podemos comprar $100000 en Futuros de oro. Esto se debe a que el margen en una posición de $100000 en Futuros será de alrededor del 5% del volumen total de la operación, es decir $5000.

Si el precio subyacente del oro sube un 10%, obtendríamos una ganancia de $500 con los lingotes de oro, sin embargo con los Futuros de oro la ganancia sería de $10000. Esto suena muy atractivo, pero no debemos olvidar el lado negativo del apalancamiento. Si en este ejemplo el precio del oro cae un 10%, habríamos perdido $500 en los lingotes de oro, pero la inversión estaría intacta y podríamos esperar a que el oro retomara su tendencia alcista.

Pero en el caso de los Futuros, esta caída habría producido una pérdida de $10000, una cantidad que supera en $5000 el capital invertido originalmente. En una operación de este tipo un trader pudo verse tentado a depositar un margen extra de $5000 con el fin de mantener la posición abierta en espera de una subida en el precio del oro, por lo tanto el dolor de perder $10000 lo habría obligado a cerrar la posición y a asumir la pérdida de capital.

Si decidimos no depositar el margen extra de $5000, el broker habría cerrado la posición una vez que la operación alcanza una pérdida de $5000 (el valor del margen inicial), lo que significa que habríamos perdido toda esa inversión en un ajuste del precio intradiario – una simple corrección bajista de corto plazo en la tendencia alcista a largo plazo del precio del oro.

Con esto, podemos ver los peligros a que se ven expuestos los inversores que se dejan llevar por sus propias certezas y creencias a la hora de operar en el mercado con instrumentos apalancados como los Futuros. El hecho es que la mayoría de las personas que operan con Futuros pierden dinero. Es un hecho. En muchos casos, estos traders pierden incluso cuando aciertan con respecto al comportamiento del mercado a mediano plazo, debido a que los Futuros pueden resultar fatales para las cuentas de trading durante periodos cortos de tiempo en que el mercado realiza movimientos imprevistos y temporales en contra de la tendencia principal que pueden ocasionar fuertes pérdidas.

Futuros del oro “En el mercado”

Los grandes trades profesionale inventan los términos contractuales de sus transacciones con Futuros sobre una base específica y comercian directamente entre sí. Esto se conoce como trading “Over The Counter” (u OTC). Afortunadamente para los inversores y traders más modestos, se evita la problemática (y las matemáticas relacionadas) de las negociaciones detallas que requieren estas transacciones debido a que operan en la mayoría d elos casos con contratos de Futuros estandarizados en una bolsa (exchange) de Futuros financieros

En un contrato estandarizado, la bolsa mismas decide la fecha de vencimiento del contrato, el monto del contrato, las condiciones de entrega, etc. En este caso, el trader puede realizar operaciones con prácticamente cualquier volumen que desee para lo cual tiene que adquirir la contratos estándar cuya suma sea equivalente al volumen de la operación que quiere realizar.

El efectuar operaciones con contratos de estandarizados en una bolsa de de Futuros financieros ofrece dos grandes ventajas:

  • En primer lugar, hay una mayor liquidez en comparación a la que está disponible al realizar transacciones OTC con Futuros. Esto le permite al trader vender el Futuro cuando lo desee y a cualquier otro trader. Usualmente esto no es posible con los Futuros OTC.
  • En segundo lugar, en la bolsa de Futuros hay una cámara de compensación o clearing house (se encarga de asegurar todas las transacciones sean liquidadas, y que todos los participantes de las transacciones reciban exactamente lo que les corresponde, siendo el equivalente del Depository Trust Company en el mercado de valores) cuya función es garantizar todas las transacciones contra cumplimiento. La cámara de compensación es responsable (entre otras cosas) de actuar como intermediario entre las dos partes involucradas en una transacción financiera con contratos de Futuros, de tal manera que se encarga de recolectar y mantener el margen, tanto para el comprador como el vendedor después de realizar los cálculos del margen requerido para la transacción.

Vencimiento de los Futuros

Es importante tomar en cuenta que los Futuros de oro son instrumentos con fecha que cesan en su negociación antes de su fecha de liquidación declarada.

Para el momento que la negociación se detiene, la mayoría de los traders privados ya han vendido sus posiciones long o han comprado nuevamente sus posiciones short. Claro está, siempre hay algunos traders que dejan seguir el contrato de forma deliberada hasta su vencimiento y liquidación, ya que tienen como objetivo recibir o realizar la entrega del monto total de oro negociado en el contrato.

En un mercado de Futuros financieros exitoso, aquellos traders que permiten que el contrato continué hasta su liquidación, constituye una pequeña minoría. La mayoría de los traders son especuladores que buscan obtener beneficios con los movimientos del precio del oro, sin ninguna expectativa de verse involucrados directamente en la liquidación de lingotes.

La suspensión de la negociación unos días antes de la fecha de vencimiento y liquidación permite que las posiciones abiertas sean resueltas y arregladas de tal manera que los traders que aún mantienen posiciones long puedan hacer arreglos para realizar el pago total negociado en el contrato mientras que los traders que tienen las posiciones short puedan organizar la entrega de la cantidad total de oro vendido.

Algunos brokers de Futuros se niegan a dejar que las posiciones de sus clientes lleguen hasta el vencimiento y liquidación. Debido a que carecen  de las instalaciones y el equipo requerido para el manejo, entrega y recepción de lingotes de oro, estas compañías requieren que sus clientes cierren todas sus posiciones, y si desean mantener abiertas sus posiciones en oro, deben reinvertir en nuevos contratos de Futuros para la nueva fecha de vencimiento y liquidación estandarizada.

Estas renovaciones o rollovers son costosas. Como regla general, si una posición en oro va a ser mantenida abierta por más de tres meses (lo que significa más de una renovación), es más barato operar en el mercado spot (el mercado al contado) o comprar lingotes de oro y almacenarlos físicamente que comprar contratos de Futuros.

¿Cómo operar con Futuros de oro?

Para operar con Futuros de oro es necesario abrir una cuenta con un broker de Futuros. Este broker lógicamente debe ser un miembro activo de un mercado de Futuros. El broker se encarga de gestionar la relación entre el trader y el mercado y sirve de medio de contacto entre el central clearer de la bolsa y el cliente, realizando funciones como la recolección del margen requerido para abrir posiciones directamente del trader.

Por lo general, el broker requiere que el trader firme un documento detallado el cual explica que acepta y entiende los riesgos significativos del trading con Futuros. Dependiendo de la compañía, la creación de la cuenta puede tomar unos cuantos días, durante los cuáles el broker confirma la identidad y solvencia económica del cliente.

Los costos ocultos de financiación

Para los inversores poco sofisticados y con poca experiencia, puede parecer en ocasiones que la adquisición de futuros de oro ahorra el costo de financiar una compra de oro, debido a que solo tienen que invertir el margen, no todo el monto de la transacción. Sin embargo esto no es cierto.

Es fundamental que el trader entienda la mecánica del cálculo del precio de los Futuros, ya que en caso contrario siempre será un misterio para este a donde va su dinero.

 

El precio del oro al contado (precio spot) es el precio de este metal precioso para una transacción de liquidación inmediata. Es el precio de referencia para el oro alrededor del mundo.

Un contrato de Futuros de oro casi siempre tiene un precio distinto al precio spot del oro. Este diferencial sigue de cerca el costo de financiamiento de la adquisición equivalente en el mercado spot. Debido a que ambos, tanto el oro como el dinero en efectivo pueden ser prestados (y solicitados en calidad de préstamo), la relación entre el precio spot y el precio de los Futuros es una de tipo aritmético bastante sencilla que puede ser comprendida tal como se muestra a continuación:

Una adquisición futura de oro por dólares retrasa el tener que pagar una cantidad conocida de dólares por una cantidad conocida de oro. Por lo tanto, el inversor puede depositar los dólares hasta que llegue el momento de la liquidación, pero no puede depositar el oro, el cual aún no ha recibido. Dado que durante ese periodo los dólares van a ganar un 1% mientras que el oro va a ganar solo un 0.25% en ese mismo periodo para el vendedor que lo está guardando para el comprador, es de esperar que este último tenga que pagar sobre el precio spot la diferencia del 0.75%. Si el comprador no paga este extra, el vendedor puede decidir vender ya el oro por dólares al precio actual y depositar él mismo los dólares obtenidos con el fin de conservar el 0.75% adicional. Claramente este 0.75% se desprende o proviene del precio del Futuro día a día, y esto representa el costo de financiar toda la transacción de compra, a pesar de que el comprador en realidad únicamente aportó el margen. 


Como se puede notar, en tanto que las tasas de interés del dólar sean mayores a las tasas de arrendamiento del oro, entonces – debido a esta aritmética – el precio de los Futuros sobre oro estará arriba del precio spot de este metal precioso. Hay una palabra especial para ello y es que los futuros están en “contango“. Lo que esto significa es que bajo estas condiciones una transacción con futuros siempre está en una lucha constante cuesta arriba para generar beneficios. De esta manera, para que el trader obtenga ganancias con una posición long con Futuros, el precio subyacente del oro debe subir a un ritmo más rápido con respecto a la caída del contango a cero, la cual se produce en el vencimiento del Futuro.

Nota: Si la tasa de interés del dólar estadounidense cae por debajo de la tasa de arrendamiento del oro, el precio de los Futuros sobre oro caerán por debajo del precio spot. Entonces el mercado se dice que está en ‘backwardation’.

 

El stop loss

Muchos broker que ofrecen la posibilidad de operar con Futuros ofrecen herramientas de gestión de riesgo como los stop loss. Una herramienta de stop loss puede venir en una forma garantizada o con base en un “mejor desempeño” sin la garantía. La idea es tratar de limitar la pérdida ocasionada por una posición en un mercado que se está moviendo en contra.

La teoría del uso del stop loss puede sonar razonable pero en la práctica puede ser dolorosa. El problema es que si bien el uso de esta herramienta puede prevenir que ocurra una pérdida sustancial también hace al inversor vulnerable a un gran número de pérdidas pequeñas e innecesarias que pueden ser incluso más perjudiciales a largo plazo.

En una sesión tranquila del mercado los profesionales comienzan a mover los precios solo para crear un poco de acción. El trader marca su precio más bajo rápidamente, sin una buena razón. Si hay órdenes stop loss en cierto nivel esto puede forzar a un broker a reaccionar al movimiento del precio mediante el cierre de las posiciones de sus clientes con base en un acuerdo de stop loss.

En otras palabras, la baja causada por los traders profesionales puede forzar la salida de un vendedor. Por lo tanto, el trader oportunista recoge los stop loss para obtener un precio más barato e inmediatamente marca el precio hacia arriba para tratar que el precio subyacente del oro suba y alcance otro stop loss en el lado de compra también. Si la estrategia funciona, el trader puede simular volatilidad en una sesión que de otro modo sería tranquila, de tal manera que se produzca pánico y se ejecuten los stop loss en ambos lados (dejando a otros traders fuera del mercado), lo cual le genera una pequeña ganancia neta para sí.

Debe tenerse en consideración que el broker también obtiene comisiones, y lo que es más se beneficia al ser capaz de controlar su riesgo al poder cerrar posiciones posiciones problemáticas de sus clientes de forma unilateral. Los brokers en general prefieren que se ejecuten las órdenes stop loss en lugar de quedar expuestos al riesgo de un margin call por 24 horas.

En este caso, solo el inversor pierde, y para el momento en que llega a enterarse que sus posiciones fueron cerradas con pérdidas por los stop loss, el mercado probablemente ha regresado a territorio seguro y su dinero ha desaparecido.

Los inversores pueden evitar las pérdidas masivas ocasionadas por los stop loss si resisten la tentación de abrir una posición demasiado grande solo porque el mercado de Futuros se los permite. Si el monto de inversión es menor y el excedente de margen de cobertura se ha reducido, entonces un stop loss puede ser innecesario y la presión del broker para que el inversor utilice esta herramienta para limitar las pérdidas puede resistirse con más facilidad.

Una estrategia de inversión conservadora con posiciones pequeñas consigue el objetivo de evitar pérdidas catastróficas que puede producirse en una o varias operaciones de gran volumen. También evita las pérdidas constantes debido a ejecuciones de órdenes stop loss. Por otro lado, por supuesto que no es posible obtener elevadas ganancias con rapidez empleando una estrategia de inversión conservadora, pero si se invierte de forma demasiado arriesgada las oportunidades de éxito ya son de por si muy reducidas.

Rollover de los Futuros del oro

Existe una fuerte presión psicológica involucrada en la posesión de Futuros de oro por un periodo extenso. Conforme los contratos de Futuros finalizan -usualmente cada trimestre- un inversor que desea que su posición permanezca abierta debe re-contratar en el nuevo periodo mediante el Rollover (es un proceso mediante el cual la la liquidación de un contrato de Futuros se prorroga a otra fecha posterior). Este rollover tiene un efecto psicológico marcado en la mayoría de los inversores.

Después de haber dado el paso relativamente difícil de tomar una posición en Futuros de oro, el inversor está obligado a tomar decisiones reiteradas con respecto al gasto de dinero. En este caso, el inversor no tiene la opción de “no hacer nada” con su posición , como en el caso de una inversión regular en lingotes de oro, ya que el Rollover requiere que el inversor pague en la marcha para prorrogar el contrato, y al mismo tiempo brinda la oportunidad de dar por finalizado el contrato y salir inmediatamente con la pérdida o la ganancia obtenida hasta el momento.

La dura realidad es que si los inversores están siendo azotados por la volatilidad regular que aparece al expirar los contratos de Futuros, muchos de ellos preferirán cortar sus pérdidas. Alternativamente en algunos casos pueden tratar de operar inteligentemente en el siguiente periodo, o pueden decidir tomarse un descanso de la acción en el mercado por unos días (para algunos traders estos días de descanso pueden transformarse en semanas e incluso meses). Desafortunadamente, cada trimestre muchos inversores fallas este examen psicológico y cierran sus posiciones. Muchos no vuelven a operar con Futuros. Los mercados de futuros tienden a expulsar a la gente en el momento de máxima desventaja personal.

Costos del rollover

Cada trimestre los inversores de Futuros reciben un comunicado inevitable del broker que les ofrece extender (roll) el contrato del Futuro en el nuevo periodo de los Futuros por una tarifa especial reducida. Para aquellos inversores que no conocen las tasas monetarias a corto plazo y las correspondientes tasas de arrendamiento del oro – o como convertir estas en el diferencial correcto para los dos contratos – el precio puede parecer arbitrario y no siempre muy competitivo.

Podemos comprobar estos costos, pero para esto requerimos de ciertos cálculos. Supongamos que el oro puede ser prestado por una tasa del 0.003% por día (1.095% al año) y el dinero en efectivo a un interés del 0.01% por día (3.65% por año). El valor justo para el Futuro del oro del próximo trimestre debe ser 90 veces el diferencial de interés diario de 0.007% (0.01%-0.003%). Por lo tanto, es de esperar que el próximo Futuro tenga una prima (premium) del 0.63% con respecto al precio de contado del oro (precio spot). Aquí es donde el trader paga el costo financiero de todo el volumen de la transacción.

Corriendo hacia la liquidación del contrato

Los inversores profesionales a menudo tienen como objetivo liquidar los contratos de sus posiciones con Futuros – un lujo que nos siempre está disponible para los inversores menores. Un gran inversionista de Futuros probablemente pueda concertar una línea de prestamos a corto plazo de un 4% y pedir prestado oro por un 1% mientras que un inversor privado menor no puede pedir prestado oro y podría tener que pagar el 12% -15% por dinero cuyos precios de liquidación están fuera de su alcance, aún si cuenta con las instalaciones de almacenamiento y otras estructuras en el lugar para la entrega.

Es importante tener cuidado con este desbalance. Los grandes inversores pueden aplicar presión al cierre de un contrato de Futuros y los pequeños inversores pueden hacer muy poco al respecto. Claro está, esto no le sucede a los que invierten en lingotes de oro.

Inestabilidad automática

Los mercados de Futuros tienen características estructurales que no son naturales en los  mercados. En los mercados normales la caída en el precio puede animar a los compradores a presionar el precio al alza mientras que un precio que sube puede llevar a los vendedores a meter presión al mercado para que comience a bajar. En sí, esta característica brinda estabilidad. Pero las bolsas de Futuros exitosas ofrecen margenes de operación bajos (de incluso el 2% en el caso del oro) y para compensar este riesgo aparente las firmas miembros de la bolsa deben reservar el derecho de cerrar las posiciones de sus clientes perdedores.

En otras palabras,  un mercado de Futuros que cae con mucha rapidez, puede forzar a que se produzcan más ventas (por el cierre de las posiciones de compra), lo que provoca que el precio caiga aún más, mientras que un mercado que sube rápidamente ocasiona que se generen más compras, lo que a su vez incrementa el precio. Ambos escenarios tienen el potencial de producir una espiral fuera de control. Esto es manejable para periodos de tiempo extremadamente largos, pero es un peligro inherente a las operaciones de Futuros a corto-mediano plazo.

Este fue prácticamente el mismo fenómeno que aconteció en 1929 debido a los prestamos de brokers. Las ventas forzadas que estas condiciones ocasionaron conforme los mercados comenzaron a caer estuvieron en el corazón del desastre financiero subsecuente. En tiempos benignos esta estructura se limita a fomentar la volatilidad. En tiempos menos benignos puede conducir a una falla estructural.

Riesgo de falla sistemática

El oro es adquirido como la inversión defensiva final. Muchas personas que compran oro tienen la esperanza de obtener grandes ganancias de una crisis económica global que puede resultar desastrosa para muchos otros inversores. De hecho, una gran cantidad de inversores en oro temen que ocurra una crisis financiera como resultado de la base de crédito global sobreextendida – de la cual, una parte significativa está compuesta de derivados.

La paradoja de invertir en Futuros de oro es que un Futuro es en sí un instrumento derivado construido con base en alrededor del 95% de puro crédito. Existen muchos especuladores involucrados en el mercado de commodities y cualquier movimiento rápido en el precio del oro es capaz de producir una carnicería financiera en cualquier lugar del planeta.

Tanto el clearer como la bolsa (exchange) pueden en teoría verse incapaces de recoger el margen vital sobre las posiciones abiertas de todos los tipos de commodities, por lo cual puede ocurrir que un inversor en oro podría obtener enormes beneficios con sus operaciones las cuáles quedan debidamente registradas,  las cuáles, sin embargo,  no podrían ser pagadas (al menos momentáneamente) debido a los inversores deudores incapaces de cubrir sus deudas en una cantidad tal, que los clearers individuales e incluso la bolsa misma se verían imposibilitados de poder compensar las pérdidas.

Esto puede sonar como un escenario poco probable producto de pánicos y otras situaciones que casi nunca ocurren en los mercados financieros, pero a realidad es que es un aspecto importante que debe considerar el inversor ya que puede pasar y de hecho lo ha hecho. Es inevitable que los mercados de commodities que llegan a ser dominantes cuando la economía presenta buenas condiciones y los mercados financieros en general se muestran saludables son los que ofrecen los términos más competitivos de margen (crédito) a los brokers.

Con el fin de resultar atractivos a los traders, estas compañías traspasan esta generosidad a sus clientes, lo que se traduce en niveles de apalancamiento más elevados que le permiten a los inversores operar en el mercado con múltiplos mayores del margen inicial depositado en la cuenta. Por lo tanto, el crédito extendido en un mercado de Futuros tiende a maximizarse en la medida de lo posible lo que ha resultado seguro en el pasado reciente y de hecho cualquier bolsa que ha aplicado una política de mayor cautela ha perdido vigencia e incluso ha desaparecido, lo que muestra el apetito de riesgo de la mayoría de los inversores grandes y pequeños en la actualidad.

Los mercados de Futuros que operan hoy en día son aquellos cuyo apetito por el riesgo se mueve con precisión sobre la delgada línea entre la toma de riesgo excesivamente agresivo y la precaución apropiada ocasional. Aunque no hay garantía de que la próxima acción de gestión de estas bolsas no sea excesivamente arriesgado.

Resumen-Futuros del oro

Tener éxito en el mercado de Futuros no resulta sencillo. En este caso, el trader necesita contar con buen juicio y nervios de acero. Los inversores deben reconocer que los Futuros son más adecuados para profesionales del mercado y especulaciones a corto plazo en anticipación a movimientos mayores, lo cual disminuye los efectos del contango (es cuando el precio actual para la entrega futura, es decir, el precio de futuros, es superior al precio actual al contado del activo subyacente) y los costos del rollover.

Así mismo, el inversor deben entender que hay problemas cuando un mercado pierde su transparencia. Una vez que el mercado puede aplicar costos que son opacos y difíciles de comprender -y con toda seguridad el mercado de Futuros califica en este aspecto- la ventaja recae en los profesionales que tienen la sofisticación necesaria para ser capaces de ver a través de la niebla. Muchos individuos que han probado su suerte en este mercado se han visto sorprendidos ante la velocidad con que han perdido su dinero.

 

 

 

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies y servicios de terceros para mejorar la experiencia de navegación del visitante. Más información. Acepto