RESUMEN SEMANAL DE MERCADOS FINANCIEROS

Volvimos con el resumen de mercados, tras un problema de salud que me tuvo complicado. Esta semana tenemos varias noticias y además preparamos un informe especial.

Los datos económicos de EE.UU venían bien, hasta que llegaron las cifras de los pedidos de bienes duraderos.

Estos registraron en julio su mayor caída en casi un año mientras que una medición del gasto planeado por las empresas en bienes de capital se desplomó en el mes.

El Departamento de Comercio dijo el lunes que los pedidos de bienes duraderos bajaron un 7,3 por ciento debido a que la demanda de bienes desde aeronaves a computadores y equipamiento de defensa cayó.

De esta manera se puso fin a tres meses consecutivos de avances.Los pedidos de estos bienes, habían subido un 3,9 por ciento en junio.

Los pedidos de bienes de capital fuera del sector de defensa y excluyendo aeronaves cayeron un 3,3 por ciento, rompiendo con cuatro meses consecutivos de alzas. Se trató de su mayor declive desde febrero.

Este indicador nos permite determinar los planes de gastos de las empresas.La baja en pedidos tanto de bienes duraderos como de capital sugiere que las manufacturas probablemente no repuntarán tan rápido como esperaban muchos economistas tras registrar una desaceleración a comienzos de año.

Eso, combinado con una ralentización en la construcción residencial y en las ventas de casas nuevas, implica que la economía no se aceleraría mucho desde la tasa anual del 1,7 por ciento del segundo trimestre.

Hubo declives en pedidos de computadores, productos electrónicos, equipamiento eléctrico, electrodomésticos y componentes.

Las órdenes por maquinarias y metales primarios se mantuvieron planas. Los pedidos de bienes de capital de defensa se desplomaron un 21,7 por ciento en julio tras registrar fuertes incrementos en los meses previos.

ARGENTINA Y UN DURO REVÉS JUDIDICIAL

Cambiamos el tema de las noticias para concentrarnos en lo que está pasando en Sudamérica.

Mientras el ministro de Brasil afirma que el país atraviesa una mini crisis, los vecinos de Argentina recibieron un duro golpe luego de que la corte de apelaciones en Nueva York dijo que debe compensar a acreedores que se niegan a reestructurar miles de millones de dólares en bonos impagos.

Con dos fallos en contra queda poco para hacer si se quiere evitar caer en una dolorosa segunda cesación de pagos en poco más de una década.

Un panel de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en Nueva York rechazó el viernes un pedido del país para anular la orden del juez Griesa, que dio la razón a un grupo de bonistas de HedgeFunds.

Mientras espera la decisión del máximo tribunal, Argentina puede volver a apelar el fallo adverso ante la misma corte que lo emitió, pero la probabilidad de un cambio en la decisión es escasa, y en caso de que la Corte Suprema de Estados Unidos se expida en contra, obligaría a Argentina a pagar 1.330 millones de dólares

Las apelaciones podrían estirar la decisión final sobre el caso hasta el 2014. Estos acreedores son liderados por los fondos NML Capital de Elliot Management Corp y Aurelius Capital Management, a quienes los argentinos los califican de «buitres».

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito ratificó un fallo de noviembre pasado del juez Thomas Griesa, que dictaminó que Argentina debe pagar a los tenedores de bonos en cesación de pagos cada vez que honra sus títulos reestructurados porque merecen un tratamiento igualitario.

Si fracasan las apelaciones y Argentina mantiene su negativa a pagar lo que sus demandantes exigen, la justicia estadounidense podría ordenar que su agente de pagos en Nueva York, el Banco of New York Mellon, y otros intermediarios embarguen parte de los fondos que el país les transfiere para pagar los bonos reestructurados.

Esto equivaldría a un default técnico, ya que los acreedores de Argentina recibirían menos dinero del que les corresponde por cada vencimiento de sus títulos.

Argentina argumentó que no puede acatar esta orden porque sería injusto con los acreedores que aceptaron canjear sus títulos impagos con fuertes quitas en dos reestructuraciones, realizadas en 2005 y 2010, y ofreció enviar a su Congreso una ley para ofrecerle los mismos términos a los «holdouts».

Pero con varios fallos a favor, los fondos “buitre” no van a ceder en su pretensión de cobrar toda la deuda, por lo que la lucha está garantizada.

Cerca del 93 por ciento de los bonistas aceptaron canjear la mayor parte de los 100.000 millones de dólares en títulos que Argentina dejó de pagar en el 2002 debido a una fuerte crisis económica.

El Gobierno argentino argumentó que, si es obligado a pagar a los tenedores rebeldes, se creará un antecedente que pondrá en riesgo los esfuerzos de los países con problemas financieros para reestructurar sus deudas. La posición no fue atendida por la corte.

Argentina también podría recibir una avalancha de demandas de tenedores de deuda reestructurada, que podrían exigir recuperar sus inversiones originales.

Para finalizar el informe, les recordamos revisar el día jueves los datos de empleo y PBI de EEUU. El viernes están los datos de ingreso y sentimiento del consumidor, que también son importantes. La expectativa del mercado es que el PBI no pasará del 1.7%.

Les deseamos buena semana de inversiones, hasta la próxima.