¿Qué es el trading?

Por lo general, cuando hablamos de trading nos referimos a especular con el precio de distintos activos en los mercados financieros, que actualmente alcanzan una gran variedad. En este sentido, los operadores o traders como también se les conoce, compran o venden en el mercado con la esperanza de obtener dinero con el alza o caída de los precios. Aunque suena sencillo, realmente no lo es, sino cualquiera ganaría dinero en los mercados financieros. Para determinar cuando los precios tienen altas probabilidades de subir o bajar, se emplean distintos enfoques de análisis, que podemos agrupar en dos tipos: análisis fundamental y análisis técnico.

En el caso del análisis fundamental, requiere conocimientos más o menos avanzados acerca de los distintos factores económicos, políticos sociales que pueden afectar los mercados, y por lo tanto es utilizado por relativamente pocos operadores. En la mayoría de los casos, los especuladores utilizan metodologías basados en el análisis técnico, que podemos definir como una técnica de inversión que utiliza los gráficos que la cotización de los activos financieros sesión a sesión para detectar las tendencias, ya sean alcistas o bajistas, y seguir al mercado, aprovechándolas para ganar dinero, tanto cuando el mercado sube como cuando cae.Una de las ventajas del análisis técnico es que se puede usar cualquier producto financiero:Forex, acciones, futuros o ETF. Si bien, a modo de ejemplo y para ilustrar esta técnica, utilizaremos un producto que consideramos versátil y fácil de usar. Ese producto es el CFD (Contratos Por Diferencia).

Ejemplo práctico del trading

Los CFD son derivados y su valor se basa en el precio de distintos activos, también conocidos como activos subyacentes. En este caso, lo primero que tiene que hacer un trader para realizar una operación de trading es seleccionar un CFD y analizar su gráfico su gráfico de precios para establecer si la tendencia está alcista o bajista. Con base en los resultados de ese análisis, el trader decide la dirección de la operación, calcula el nivel del Stop lossde acuerdo a su tolerancia al riesgo y su objetivo de toma de ganancias. El stop loss puede ser fijo o un stop dinámico, que irá moviéndose con la cotización. Por ejemplo, si se da el caso de haber abierto una posición al alza (también conocida como posición long), los niveles de Stop Loss (un precio de cierre de la posición para limitar las pérdidas) serán menores que el último cierre, es decir, el Stop Loss estará por debajo del precio al que cerró la cotización el día anterior.

Por lo tanto, si en posteriores sesiones baja la cotización y salta el Stop Loss que pusimos, se cerrará la posición de compra. En este punto, un trader puede tomar la decisión de abrir una posición de venta (también conocida como posición short), si considera que el mercado ha invertido su dirección. Este punto es muy importante, porque si la orden de venta al poner el stop fue del doble de contratos de CFDs que tenía el trader en cartera, al llegar el precio hasta ese punto da como resultado una inversión bajista en ese nivel de precios y por la misma cantidad que teníamos al alza. Esta técnica es utilizada por muchos inversores cualificados a través de los robots de negociación de alta frecuencia o High Frequency trading. Ahora, sin tener que decidir nada, sin tener que pensar si el mercado va o no a caer, solo a través del cálculo de stops y las órdenes Stop Loss, el trader está preparado para ganar dinero con la caída del mercado.

Acto seguido, se calcula un nuevo stop para esa posición corta, que obviamente será un precio superior al actual, para proteger al trader en caso de que el mercado invierta su tendencia.

En resumen, las operaciones de trading con CFD o cualquier otro instrumento financiero consisten básicamente en comprar bajo esperando que el precio suba o vender alto con la esperanza que el precio caiga.

En el siguiente vídeo se ve un ejemplo de una operación con CFD basados en acciones.

¿El trading es para todos?

Los mercados financieros ofrecen oportunidades de obtener altas ganancias con rapidez y con un nivel de inversión relativamente bajo, sobre todo los productos apalancados como el Forex y los CFD. Sin embargo, esto no quiere decir que sea una actividad sencilla. Requiere preparación, paciencia, disciplina y ganas de aprender. A pesar de la descripción simplificada que dimos anteriormente, el trading en ocasiones puede resultar complejo, aún para los profesionales.

Los principiantes creen que se trata simplemente de comprar y vende y no se toman el tiempo de evaluar realmente si la actividad resulta adecuada para ellos. Por ejemplo, algunas personas no analizan si tienen la psicología adecuada, el tiempo requerido para estudiar el mercado y sobre todo el interés para estudiar y aprender las distintas técnicas que se utilizan en el trading. En la actualidad, Internet ofrece una gran variedad de recursos educativos, muchos de ellos gratuitos, para traders principiantes. Por ejemplo, sitios como Técnicas de Trading, que se especializan en el trading en el mercado de divisas, pueden resultar de ayuda ya que contienen análisis y artículos actualizados de temas relacionados.

Con esta información, una persona puede tomar una decisión informada con respecto al trading, sobre todo en relación a sí es una actividad adecuada para invertir su dinero.