A pesar que la SEC (Securities&Exchange Commision), el principal organismo regulador de los mercados financieros en Estados Unidos, no permite el trading con Contratos Por Diferencia (CFD) en esa nación, la mayor parte de los otros países en todo el mundo que aceptan los CFD tienen mercados que le permiten a los traders utilizar estos derivados para especular con base en el precio de las acciones estadounidenses. De hecho, es una forma ideal para involucrarse -aunque de manera indirecta- en los mercados de valores en esa parte del mundo, sin la necesidad de abrir una cuenta separada especializada en acciones.

Algunas de las compañías más importantes a nivel mundial, cuyas acciones son cotizadas en los mercados de Estados unidos, incluyen General Electric, General Motors, Ford, Intel, Google, Apple, Goldman Sachs, IBM, Motorola, Yahoo, y otras. Si bien es cierto que algunas de estas compañías pueden ser accesadas para propósitos de trading en otros mercados, los CFD ofrecen la posibilidad de especular con la gama completa de acciones del mercado de Estados Unidos de forma cómoda y sencilla desde prácticamente cualquier país.

Por lo general, el tamaño del contrato que ofrecen los brokers de CFD es de 1000 acciones, lo que significa que cada punto tiene un valor de $10 USD. Aparte del hecho de que el activo subyacente del contrato es una acción de una compañía estadounidense, el proceso de negociación y gestión de las transacciones es exactamente el mismo que para cualquier otro contrato con CFD. El nivel del margen que ofrecen los brokers para los CFD sobre acciones no es tan bueno como el que se puede obtener con los índices, y normalmente es de alrededor del 5% al 10% o incluso más. Esto quiere decir que el trader no dispone de tanto apalancamiento para sus transacciones, pero aún así el uso de CFD constituye una forma mucho más efectiva de especular con acciones que operar directamente con estas, desde el punto de vista del aprovechamiento del capital de negociación. Con los CFD el trader puede obtener una mayor exposición a una cantidad mucho mayor de acciones por la misma cantidad de dinero, en comparación con las operaciones directas en el mercado de valores.

No obstante, a diferencia de los CFD sobre índices en donde no hay cobros de comisiones directas por parte de los brokers, en algunos casos los brokers cargan una comisión de apertura y cierre de la posición en las operaciones con CFD sobre acciones.

Ejemplo de una operación con CFD sobre acciones de Estados Unidos

Como ejemplo, supongamos que después de un análisis consideramos que las acciones de Apple (AAPL) van a subir de valor en los siguientes días. Los brokers o proveedores de CFD por lo general ofrecen contratos sobre las acciones más importantes de los mercados de valores de Estados Unidos, por lo tanto para un trader no resulta difícil encontrar y especular con CFD sobre la acción de Apple. Ahora, supongamos que nuestro broker está cotizando Apple a $284.48-$284.56 (precios Bid/Ask). Esto significa que al comprar un contrato de CFD de Apple que es equivalente a 1000 acciones, estaremos controlando $284560 dólares en acciones de Apple.

Para abrir la posición, se requiere un margen inicial del 10% lo que es igual a $28456, es decir el monto mínimo que el trader debe tener en su cuenta para comprar el contrato. Este es un monto sustancial, pero a cambio el trader obtiene la ventaja de que se puede beneficiar de los movimientos del precio de esta acción por el equivalente a más de un cuarto de millón de dólares en acciones de Apple. Si aun así esta cantidad de margen inicial les parece excesiva, hay que aclarar que en la gran mayoría de los casos, los brokers de CFD permiten operar con contratos de un volumen mucho más bajo, ideales para traders que tienen poco capital de negociación. El ejemplo que estamos explicando en este caso es por así decirlo un contrato estándar de CFD sobre acciones, que como ya explicamos anteriormente, es equivalente a 1000 acciones del activo subyacente.

Siguiendo con el ejemplo, el broker probablemente cobrará una comisión del 0.1% del valor de la posición, aunque esto depende de cada broker, y debe ser corroborado por el trader antes de abrir una posición. En este ejemplo, una comisión del 0.1% es igual a $284.56. Si se mantiene la posición abierta de un día de negociación al otro (posición overnight), también nos cobrarán intereses sobre el valor total de las acciones a una tasa de interés de referencia más un 2% o 3%.

Poco después de adquirir el contrato de CFD, las acciones de Apple aumentaron de valor y subieron $5.45, y ahora el broker de CFD está cotizando la acción de Apple a $289.93 – $290.01. Con este incremento en el valor de Apple, decidimos vender para cerrar la posición, y por lo tanto la ganancia bruta sería igual a ($289.93 – $284.56) x 1000, es decir $5370, lo que significa un beneficio neto de $4795.51 (tomando en cuenta comisiones y otros costos de negociación), casi un 17% de ganancia con respecto al margen inicial.

 

Más sobre CFD sobre acciones