El franco suizo se derrumbó como un castillo de naipes cuando los mercados abrieron el lunes, cayendo casi un 1 por ciento frente al dólar en apenas unos minutos antes de recuperar todas sus pérdidas casi al instante. Más tarde, los precios volvieron a caer por debajo de 1.0000 antes de subir hasta alrededor de 1.0033 para el momento de la escritura de este artículo. El franco suizo también vio un movimiento drástico contra el yen japonés.

Este mini «flash crash» parece haber sido provocado por la falta de liquidez, dado que los mercados japoneses están cerrados hoy, y es más pequeño en comparación con la caída del 8% producida en el par AUD/JPY el 3 de enero. Como lo señaló el Banco de la Reserva de Australia en su informe después del episodio del 3 de enero, tales «colapsos repentinos» del mercado generalmente ocurren a medida que la actividad de negociación disminuye entre el cierre de los mercados estadounidenses y la apertura de los mercados japoneses, periodo que también se conoce como «Hora bruja asiática«. Este evento también podría haber sido ocasionado por una operación errónea que posteriormente ejecutó una gran cantidad de órdenes colocadas por algoritmos.

Al momento de escribir este artículo, el comportamiento del franco suizo está en línea con el de la mayoría de las divisas dle G10, que están disminuyendo frente al dólar estadounidense hoy.

Después de este evento, se espera que el franco suizo siga siendo impulsada por los fundamentos, ya que el Banco Nacional de Suiza mantiene su postura moderada. Los factores clave que podrían influir en el sentimiento de riesgo global hacia el futuro incluyen las incertidumbres en torno al Brexit, el aumento del riesgo político en Europa, las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China y la moderación del crecimiento mundial que se espera para 2019.

Se aproximan fechas importantes para los mercados

Después de un fuerte repunte en los activos de riesgo desde principios de 2019, la ansiedad y las preocupaciones sobre el crecimiento económico global han regresado. Esto fue evidente en los mercados de divisas la semana pasada, donde los flujos de capital volvieron al dólar estadounidense a pesar de una postura más moderada de la Fed. Los mercados de valores en Europa ya están empezando a mostrar señales de debilidad. Un ejemplo de esto es el  Stoxx 600 en donde ha finalizado un periodo alcista que ya llevaba más de cinco semanas. Mientras tanto, los inversores estadounidenses se están preocupando por la disminución de las ganancias y posiblemente por una recesión de ganancias en las compañías de ese país.

Un mejor indicador de las condiciones económicas y financieras es el comportamiento de los precios en los mercados de activos de renta fija. Los rendimientos de los bonos a 10 años de Japón volvieron a caer por debajo de cero, los rendimientos de los bonos a 10 años de Alemania se están negociando a su nivel más bajo desde octubre de 2016, y los rendimientos a 10 años de los bonos de Estados Unidos están 19,3% por debajo del máximo alcanzado en octubre. Si bien esto no significa necesariamente que la recesión esté cerca, los mercados de renta fija están indicando una desaceleración significativa en el crecimiento económico mundial.

Esta semana es importante para los mercados financieros. Los 90 días de tregua comercial entre los Estados Unidos y China terminan el 1 de marzo y no llegar a un acuerdo para entonces podría llevar a más del doble de los aranceles estadounidenses impuestos actualmente sobre los productos chinos. Según un informe del Wall Street Journal, las dos partes ni siquiera han redactado un acuerdo que especifique dónde están de acuerdo y en desacuerdo. Con el representante comercial de Estados Unidos y el secretario del Tesoro dirigiéndose a Beijing para iniciar una nueva ronda de conversaciones comerciales en Beijing esta semana, los mercados anticipan algunas buenas noticias. Esto se refleja en las acciones chinas que subieron hoy lunes después de un feriado nacional de una semana. Sin embargo, los inversores deben tener cuidado con sus expectativas, especialmente con mensajes conflictivos del presidente Trump.

El reloj también está corriendo rápido para el Reino Unido. Con solo 46 días para que Gran Bretaña salga de la UE, nadie sabe todavía qué sucederá a continuación y qué versión de Brexit se alcanzará. Esta semana, la primera ministra Theresa May necesita entregar una declaración al Parlamento sobre los avances logrados y, por lo que se sabe, no hay nada significativo. Hay muchas posibilidades de que los parlamentarios presenten una moción para tener un mayor control sobre el proceso Brexit y posiblemente extender el plazo del Artículo 50. Un paso más cerca de extender la fecha límite puede hacer que la libra esterlina rebote por encima de 1.32. En el frente de los datos económicos, los inversores seguirán de cerca el PIB del último trimestre del Reino Unido y los datos de producción industrial que se publicarán más tarde este día.

¿Están los riesgos políticos en Europa y el Reino Unido haciendo que el USD suba?

El estado de ánimo negativo que se está extendiendo en los mercados financieros desde el final de la semana anterior continúa resaltando cómo el sentimiento de los inversores sigue siendo extremadamente sensible a cualquier cambio en la narrativa con la evolución del conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

Las acciones globales sufrieron un golpe el viernes anterior después de que Donald Trump dijo que no se reuniría con el presidente chino, Xi Jinping, antes de la fecha límite del 1 de marzo. Este desarrollo desfavorable ciertamente ha generado preocupación por las conversaciones comerciales que podrían extenderse más allá de la tregua arancelaria de 90 días. Debido a que los riesgos geopolíticos y los temores en torno al crecimiento mundial que ya están afectando el sentimiento de los inversores a nivel global, existe un alto riesgo de que pueda haber otra venta masiva en los mercados si Estados Unidos aumenta una vez más los aranceles sobre los productos chinos a principios del próximo mes.

Se espera que los inversores observen de cerca los acontecimientos comerciales entre Estados Unidos y China durante el resto de febrero. Con todos los ingredientes para otra ronda de ventas masivas en los mercados de valores, podríamos ver a los vendedores saltando al mercado si las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China dan un giro para lo peor.

La otra tendencia que mantiene a los operadores en estado de alerta es la recuperación gradual del dólar estadounidense que ha tenido lugar en las últimas sesiones de negociación. Es difícil precisar qué es exactamente lo que impulsa la recuperación del USD, pero es probable que muchos inversores se estén preparando para otra posible escalada en las tensiones comerciales tras los comentarios de los últimos días. Otra posibilidad es que los inversionistas se hayan dado cuenta de que incluso si la Reserva Federal se abstiene de seguir elevando las tasas de interés de de Estados Unidos a corto plazo, la divergencia monetaria y económica sigue a favor de los Estados Unidos con respecto a la mayoría de los países desarrollados.

Pongámoslo de esta manera: una disputa diplomática entre Francia e Italia está abriéndose paso a través de los principales titulares de noticias al mismo tiempo mientras que al mismo tiempo los inversores aún no saben que  va a pasar con el Brexit en el período previo a la Fecha límite del Artículo 50 del 29 de marzo, por lo que es muy posible que los inversionistas prefieran tener el USD en su cartera hasta que se proporcionen las orientaciones necesarias para lo que podría suceder con el euro o la libra esterlina en las próximas semanas.

-Fuente:

Broker FXTM