El oscilador estocástico es un indicador desarrollado por George C. Lane a finales de la década de 1950 con el objetivo de medir el impulso del precio.

Lane describió este artículo de la siguiente manera: “El estocástico mide el impulso del precio. Si visualizamos un cohete que sube en el aire, antes de que pueda bajar, debe reducir la velocidad. El impulso siempre cambia de dirección antes de precio.”

En el gráfico de la imagen 1 se demuestra este concepto.  Si se observan las barras destacadas en verde, se puede notar como el precio se dispara lejos de la línea mediana del tridente de Andrews y se mueve con fuerza al alza. El oscilador estocástico se mueve hacia arriba junto con el precio pero termina alcanzando el nivel de sobrecompra y al poco tiempo comienza a moverse a la baja, lo que indica que el impulso del precio se está desacelerando. Unas cuantas barras después del pico alcista en el oscilador estocástico, el precio comienza a moverse hacia abajo también.

El término estocástico se refiere a la ubicación de un precio actual en relación con su rango de precios durante un período de tiempo. Este método intenta predecir los puntos de inflexión del precio comparando el precio de cierre de un activo con respecto a su rango de precios.

Bien, ¿qué significa eso? Vamos a centrarnos en la frase, “… comparando el precio de cierre de un activo con respecto a su rango de precios”. El “nivel de precios” al que se refiere puede ser el rango dentro de una sola barra de precios o el rango durante un cierto período de tiempo (varias barras).

Cuando hablamos de una barra de precios individual como un indicativo de que “la energía del precio es débil” o “la energía del precio es fuerte”, el rango del precio al que nos referimos es lógicamente una sola barra. Pero cuando hablamos del indicador oscilador estocástico, nos referimos a la energía del precio durante una serie de barras. En ambos casos es el mismo concepto de energía del precio aplicado a distintos marcos de tiempo.

La energía del precio dentro de una barra individual se considera “fuerte” cuando la barra cierra cerca de su punto más alto. En el siguiente gráfico hemos destacado en verde algunas de las barras de precios que podrían ser consideradas como señales de fortaleza. Puede notarse que hay una predominancia de barras de precio fuertes al mismo tiempo que el oscilador estocástico aumenta drásticamente.

Después de que el indicador alcanza un máximo, vemos que el precio también comienza a retroceder. En este caso tenemos dos barras débiles en las cuáles el precio cae debajo de la línea mediana superior y posteriormente se mueve de manera lateral por un tiempo, justo debajo de esa línea. Finalmente se produce una serie de barras débiles antes de que el precio se desplome dramáticamente.

Imagen 1: Tridente de Andrews con oscilador estocástico usados para analizar una tendencia bajista

Un indicador delimitado entre dos niveles fijos

Al ser un indicador delimitado, el oscilador estocástico se mantiene en un rango entre 0 y 100, lo que facilita la identificación de condiciones de sobrecompra y sobreventa.

Es importante recordar que los indicadores acotados en un rango como el oscilador estocástico pueden permanecer en condiciones de sobrecompra  y sobreventa por periodos extensos en mercados que presentan fuertes tendencias.

¿Cómo operar con el oscilador estocástico en conjunto con los tridentes?

Existen dos técnicas principales para operar con el oscilador estocástico:

  • Buscar divergencias entre la tendencia del estocástico y la tendencia del precio, las cuáles son señales de posibles cambios en la dirección del mercado. De esta manera, si el precio se mueve al alza pero el estocástico comienza a bajar, esta divergencia sería la señal para cerrar posiciones de compra y abrir posiciones de venta. Si el precio tiene una tendencia bajista y el estocástico presenta un movimiento alcista, esta es una señal para que el trader cierra sus posiciones de venta y abra posiciones de compra. Si estas divergencias se producen cuando el precio está cerca o en alguna de las líneas del tridente, el trader debe prestar atención ya que es probable que se produzca una importante reacción en el precio. Por ejemplo, si el precio sube y llega hasta la línea mediana superior del tridente y ahi se forma una divergencia bajista entre el precio y el estocástico, y además el mercado no logra atravesar con fuerza la línea del tridente, podemos asumir que el precio puede comenzar a caer en cualquier momento debido a la pérdida de energía del mercado. Por supuesto que las divergencias alcistas o bajistas no implican que el precio va subir o caer inmediatamente como creen muchos operadores principiantes, simplemente son señales que indican que el precio puede comenzar a moverse en sentido inverso en cualquier momento. Antes de abrir una posición, el trader debe buscar alguna forma de confirmación, tal como la acción del precio correspondiente que muestre que el mercado está a punto de subir (en una divergencia alcista) o bajar (en una divergencia bajista).
  • Cuando el precio se encuentra en una tendencia bajista establecida, el trader debe esperar a que el oscilador estocástico alcance los niveles de sobrecompra, lo que es una señal para abrir posiciones de venta. Esto es exactamente lo que vemos en el gráfico anterior: el precio en este gráfico está en una clara tendencia bajista y el oscilador estocástico ha alcanzado el nivel de sobrecompra. Además, esta señal de sobrecompra se produce después de que el precio alcanza la línea superior del tridente sin llegar a atravesarlo con fuerza. Es más, en esta línea el precio empieza a formar altos más bajos y da señales de que en cualquier momento puede caer. Bajo estas condiciones el trader selecciona un punto de entrada que concuerde con su plan de negociación (tamaño del stop loss, relación de riesgo/recompensa, etc) y abre una posición de venta a lo largo de la línea mediana superior. La línea mediana  del tridente se utiliza como el objetivo de toma de beneficios y el cierre de la posición se realiza arriba de ese nivel o, si estamos operando con varios contratos, podemos tomar ganancias parciales en la línea mediana y mantener abierta la posición remanente para obtener beneficios adicionales.
  • Cuando el precio se encuentra en una tendencia alcista establecida, el trader debe esperar a que el oscilador estocástico alcance los niveles de sobreventa, lo que es una señal para abrir posiciones de compra. Esta estrategia es exactamente lo contrario del ejemplo que vimos en el punto anterior.