Los mercados de valores iniciaron la semana a la baja el lunes y el apetito por el riesgo parece verse afectado por la falta de claridad de la Reserva Federal. La probabilidad de un recorte en las tasas de interés de 50 puntos básicos por parte de la Reserva Federal aumentó el jueves luego de que el presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, dijo que el banco central de Estados Unidos debe tomar acciones decisivas cuando las condiciones económicas se presentan adversas. Sus comentarios llevaron a los inversores a creer que se producirá un recorte de tasas más agresivo cuando la Fed se reúna del 30 al 31 de julio. 

Sin embargo, una declaración de la Reserva Federal de Nueva York indicó que el discurso de Williams fue académico, basado en investigaciones y no sobre acciones potenciales en la próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC). La aclaración de la Reserva Federal de Nueva York redujo la probabilidad de un fuerte recorte de tasas de interés de 50 puntos básicos desde alrededor del 65% a solo un 20%. En ese momento de incertidumbre, los mensajes de la Reserva Federal deben ser más coordinados y alineados para evitar choques en los mercados. El sentimiento de los inversores fue aún más afectado el viernes después de que Irán capturó al petrolero británico, aumentando las tensiones en la ya inestable región.

Sorprendentemente, sin embargo, las ganancias del precio del petróleo fueron limitadas. Los participantes del mercado hubieran esperado que los precios subieran entre $10 y $20 debido al aumento de las tensiones en el Estrecho de Ormuz, que es la ruta de envío más crítica para el petróleo. El petróleo Brent subió un 1.6% el lunes, aunque todavía se encuentra $4 por debajo del máximo de la semana anterior. La pequeña reacción observada en los precios sugiere dos cosas. Uno, los mercados no creen que estas tensiones aumentarán aún más y dos, las disputas comerciales en curso afectarán aún más la demanda, mientras que la oferta de petróleo de Estados Unidos continúa alcanzando nuevos máximos. 

Si bien los fundamentos respaldan precios más bajos del petróleo, los inversores deben observar cuidadosamente los desarrollos en el Estrecho de Hormuz. Después de todo, el Estrecho es responsable de una quinta parte del suministro de petróleo del mundo, y cualquier interrupción conducirá a un aumento significativo en los precios.

¿Que nos traerá esta semana en los mercados financieros?

Esta semana, los inversores estarán atentos a los signos de cómo será la próxima fase de flexibilización monetaria del BCE. Los mercados europeos de bonos y acciones ya se han estado moviendo a partir de supuestos de un recorte de tasas y una mayor flexibilización cuantitativa (QE). Si no se produce un recorte de tasas el jueves, podemos esperar que el jefe del BCE, Mario Draghi, brinde orientación sobre cuándo y cómo tendrá lugar el cambio en las políticas de la entidad. Cualquier decepción del BCE probablemente dará lugar a una venta masiva de bonos de la zona euro y un fuerte repunte en el euro, sin embargo, es poco probable que este sea el escenario más plausible.

La temporada de publicación de las ganancias trimestrales de las compañías estadounidenses está en pleno apogeo, y las empresas tecnológicas e industriales probablemente ocuparán la mayoría de los titulares. Esta semana puede determinar si las empresas estadounidenses han entrado en una recesión de ganancias o si han conseguido evitarla. Alphabet, Amazon, Facebook y Twitter entre otras compañías publicarán sus resultados del segundo trimestre. Casi el 30% de las corporaciones de Estados Unidos han estado citando las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China como un obstáculo importante para su rentabilidad y se espera que esta cifra aumente con la segunda semana del anuncios de ganancias corporativas.

Oro en camino de aumentar sus ganancias mientras los inversores esperan recorte de tasas en Estados Unidos

El oro ha iniciado esta semana con indecisión debido a una comunicación confusa sobre la política monetaria de la Reserva Federal el viernes pasado.

La confusión sobre si la Fed recortará las tasas de interés unos 50 puntos básicos o 25 puntos básicos en julio ha llevado a muchos inversores a optar por mantenerse a la espera. Aunque los precios del oro podrían bajar más en el corto plazo debido a la estabilización del dólar, las perspectivas a mediano y largo plazo apuntan a un alza adicional.

Al final del día, las condiciones macroeconómicas desfavorables en todo el mundo han obligado a los principales bancos centrales a embarcarse en un ciclo de flexibilización monetaria para proteger a sus respectivas economías. Dado que se espera que la Reserva Federal reduzca las tasas de interés por primera vez en más de 10 años, el oro, un activo de rendimiento cero, se está preparado para tener un buen desempeño en este entorno de tasas de interés bajas.

En cuanto al panorama que nos brinda el análisis técnico, el oro cumple con los requisitos de una tendencia alcista en los gráficos diarios, ya que siempre ha estado formando máximos más altos y mínimos más altos. El cierre semanal por encima de $1420 tiene el potencial de abrir un camino que podría llevar al metal preciosos hasta $1450 y $1470 a mediano plazo. Alternativamente, una caída por debajo de $1420 debería originar un retroceso hacia el nivel psicológico de $1400.

Acontecimientos económicos en Reino Unido hacen temblar a la libra esterlina

El futuro inmediato de la libra esterlina esta semana se verá influenciado por la forma en que los mercados reaccionen ante el anuncio del próximo líder conservador y Primer Ministro.

Aunque las expectativas del mercado siguen estando elevadas con respecto a la posibilidad de que Boris Johnson se convierta en primer ministro, la realidad tiene el potencial de hacer que la libra caiga. En lo que respecta a lo que nos dice el análisis técnico, el GBP/USD se muestra bajista en los gráficos diarios. La debilidad sostenida por debajo de 1.2500 es probable que origine una disminución hacia 1.2420.