En esta tercera semana del año nuevo las fuerzas alcistas en el mercado de valores mantienen el control. Wall Street continuó registrando nuevos máximos históricos con el S&P 500 subiendo más del 3% en lo que va del año. Mientras tanto, en Europa, el Stoxx 600 logró superar la resistencia reciente para cerrar en un nuevo récord el viernes.

Varios factores han desempeñado un papel en esta alza sostenida del mercado, incluido el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, datos económicos mejores de lo esperado de los Estados Unidos y China y, lo más importante, la adición de liquidez a corto plazo al sistema financiero por parte de la Reserva Federal.

Si bien tiene sentido estar preocupado por las altas valoraciones en los mercados de valores, mientras las políticas monetarias sigan siendo flexibles, los rendimientos de los bonos se mantengan relativamente bajos y los datos económicos sigan siendo sólidos, aún podemos ver mayores ganancias en las acciones a nivel global.

Un factor que ha faltado en esta fuerte tendencia alcista en los mercados de renta variable son las ganancias corporativas. Se espera que el S&P 500 reporte su cuarto trimestre consecutivo de disminución de ganancias interanuales, pero muchos observadores esperan que el cuarto trimestre marque el final de la recesión de las ganancias en los Estados Unidos. Los analistas anticipan un crecimiento de las ganancias del 4,3% para el primer trimestre de 2020 junto con una mejora significativa en los trimestres venideros, hasta alcanzar el 15% en el cuarto trimestre de 2020. Dado que los mercados son prospectivos, se ha ignorado la reciente debilidad en las ganancias corporativas.

Después de que los grandes bancos de inversión de Estados Unidos dieron un comienzo positivo a la temporada de ganancias la semana pasada, 44 compañías anunciarán sus resultados esta semana. La lista incluye IBM, Netflix, Baker Hughes, Johnson & Johnson, Texas Instruments, Intel y Procter & Gamble.

Reuniones de bancos centrales de economías importantes

Los operadores de divisas estarán más interesados en las reuniones de bancos centrales esta semana, dado que el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco de Canadá celebran sus primeras reuniones de política monetaria del año.

La reunión del BCE probablemente será la más interesante ya que la nueva presidenta, Christine Lagarde, lanzará la segunda revisión estratégica del banco central en las dos décadas de historia del euro. Sin embargo, los analistas no esperan ver ningún cambio en las tasas de interés o el programa de compra de activos.

También se espera que el BoJ y el BoC mantengan las políticas sin cambios, dado que la reciente disminución de las tensiones comerciales y la mejora de los datos económicos mantendrán calmados a los mercados y a los responsables de las políticas monetarias por el momento, lo que seguramente evitará que hagan más recortes en las tasas de interés. Dicho esto, el tono de las declaraciones aún puede tener un impacto en sus monedas.

Petróleo crudo sube por interrupción del suministro

El petróleo fue la única clase de activos que experimentó movimientos significativos el lunes temprano. El petróleo crudo Brent subió un 1.2% al inicio de la sesión, después de que dos bases de producción en Libia se cerraron. Aunque los mercados parecen estar bien abastecidos, tales eventos recuerdan a los inversores que el riesgo geopolítico sigue siendo un factor importante en la fijación de precios del petróleo. Se estima que 800,000 barriles del suministro de petróleo crudo se encuentran detenidos y si no son enviados al mercado con rapidez, podríamos ver un nuevo repunte en los mercados en los próximos días.

¿Está la posición de Netflix está amenazada por los gigantes rivales de transmisión?

Los inversores se encuentran preparados para la publicación del informe de ganancias del cuarto trimestre de Netflix, que se dará a conocer después del cierre del mercado estadounidense el martes 21 de enero.

A medida que la guerra entre los servicios de streaming se acelera en 2020, los últimos datos de las ganancias de Netflix deberían ofrecer una muestra de cómo el gigante está luchando contra competidores como Disney+, Apple y Amazon. Los inversores parecen optimistas sobre las perspectivas de la compañía a pesar de la creciente competencia, y esta positividad continúa reflejándose en las acciones de Netflix. Las acciones ya han subido casi un 5% desde el comienzo del año y se apreciaron un 20% desde el lanzamiento de Disney+ en noviembre de 2019. Sin embargo, sigue siendo incierto si las ganancias en el cuarto trimestre reflejarán las alentadoras ganancias observadas en las acciones en los últimos meses.

Los resultados del cuarto trimestre serán interesantes, ya que ofrecerán una idea de cómo el número de suscriptores de la compañía se ha visto afectado por el lanzamiento de sus rivales Disney+ y Apple TV+. Netflix espera que los ingresos crezcan un 30% hasta $5.4 mil millones, mientras que se proyecta que las ganancias aumenten más del 65% para llegar a $0.52 por acción. Si Netflix puede atraer más suscriptores a su legión existente de 160 millones en todo el mundo, esto puede impulsar los precios de las acciones al alza y el gigante de la industria del streaming mantendrá su condición de líder del mercado.

Al final del día, todos quieren ser la fuerza dominante del mercado, pero solo podrá haber un ganador ¿Verá 2020 a Netflix destronado a medida que surjan nuevos competidores?

Si vemos lo que nos dice el panorama que nos brinda el análisis técnico, Netflix cotiza alrededor de $339 al momento de la escritura de este artículo. La noticia de que una serie de películas clásicas de estudio de Ghibli finalmente estarán disponibles en Netflix a partir de febrero debería impulsar el sentimiento de compra hacia la acción. Un cierre técnico y un cierre diario por encima de $345 podría abrir las puertas hacia $360 y posiblemente $370 en el mediano plazo. Si los datos de ganancias decepcionan, las acciones de Netflix podrían volver al nivel de $320.