La semana pasada, advertimos que los inversores aún eran lo suficientemente valientes como para continuar con la mentalidad de «comprar los mínimos» en los mercados de valores. Los tres principales índices de Estados Unidos alcanzaron nuevos récords el jueves, con el S&P 500 subiendo un 3.2% durante la semana, su mejor desempeño desde junio de 2019. No fue solo Wall Street el que experimentó ganancias sólidas, se observaron patrones similares en Europa y Asia.

Parece que los inversores han vuelto a los activos de riesgo, a pesar de la propagación del coronavirus que no muestra evidencia de disminución. Esto refleja claramente su confianza en los bancos centrales, en particular en la Reserva Federal, quienes creen que siempre intervendrán cuando la economía global muestre signos de debilidad.

Este tipo de forma de pensar es alarmante, ya que los bancos centrales no pueden influir en el lado de la oferta de la economía, especialmente cuando se ve afectado por factores incontrolables. Si el coronavirus no se contiene, las cadenas de suministro se verán gravemente afectadas, no solo en China sino en todo el mundo. Si bien es difícil en esta etapa medir el efecto sobre el crecimiento global y las ganancias corporativas, definitivamente habrá un impacto significativo.

Incluso si se controla la propagación del virus y evitamos los riesgos de cola, el costo de recuperación será alto. Algunos economistas ahora temen que la economía global pueda experimentar su primera caída de crecimiento trimestral desde la crisis financiera mundial. Cuando los activos de riesgo tienen un precio perfecto, es difícil creer que puedan mantenerse por tanto tiempo.

El valor del dólar se ha estado apreciando de manera constante incluso antes del brote de coronavirus, pero ha subido aún con más fuerza a principios de febrero, llevando sus ganancias del año hasta la fecha a 2.3% frente a una canasta de monedas principales. Las monedas de los mercados emergentes siguieron una trayectoria descendente correspondiente con el índice MSCI de las monedas de los mercados emergentes, que ha bajado alrededor de un 1,6% desde mediados de enero. Esto puede complicar los problemas para muchas economías emergentes que tienen enormes préstamos en dólares estadounidenses. También tendrá un impacto negativo en las ganancias corporativas de los Estados Unidos, ya que un dólar más fuerte conduce a pérdidas monetarias en las ventas en el extranjero y también hace que los productos sean menos competitivos.

Dicho esto, los inversores no necesitan entrar en pánico y liquidar sus carteras de acciones, pero puede ser un buen momento para revisar su asignación de activos, posiciones actuales y  considerar si es buen momento para comprar un seguro contra una caída de precios del 10-15%. Es probable que las acciones de crecimiento sean las más afectadas en caso de que la economía mundial se desacelere significativamente en el primer trimestre. Mientras tanto, el oro sigue siendo uno de los activos preferidos en tiempos difíciles, por lo que si no forma parte de la cartera del inversor, aún no es demasiado tarde para agregarlo.

Vista previa de ganancias corporativas: ¿Qué esperar de Alibaba?

Está previsto que uno de los participantes del sector de comercio electrónico más grandes del mundo publique las ganancias del tercer trimestre antes de que abran los mercados estadounidenses el jueves.

Existe una fuerte sensación de optimismo sobre las perspectivas de negocios de Alibaba Group Holding Limited en medio de un fuerte crecimiento móvil, una posición más firme en la industria digital y del entretenimiento, junto con el aumento de los ingresos del segmento de la computación en la nube. Sin embargo, el crecimiento doméstico y el crecimiento internacional de la compañía probablemente se vieron afectados por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China durante el tercer trimestre de 2019, algo que puede afectar las ganancias. A pesar de esto, las ganancias de Alibaba aún podrían sorprender al alza, especialmente al considerar cómo el gigante del comercio electrónico tiene un historial de superar tanto las ganancias por acción como las estimaciones de ingresos.

Se espera que Alibaba reporte ganancias de $2.25 por acción sobre $22.68 mil millones en ingresos. Un informe de ganancias positivo podría aumentar el apetito por las acciones de la compañía con precios que subieron y llegaron hasta 218.00 y potencialmente podrían subir a 226.15. Alternativamente, si las ganancias decepcionan, esto podría hacer caer los precios y llevar las acciones a 200.00.

S&P 500 vuelve a subir a pesar de las preocupaciones por el coronavirus

El S&P 500 ha iniciado esta nueva semana de negociación de forma positiva, subiendo aproximadamente un 0.3% para el momento en que fue escrito este artículo, a pesar de los temores por el coronavirus que alimentan la incertidumbre del mercado y la aversión al riesgo.

El índice se cotiza alrededor de 3340 y podría avanzar hacia 3350 debido a la especulación en torno a que los bancos centrales suavicen la política monetaria frente a la desaceleración del crecimiento global. En lo que respecta al panorama que nos brinda el análisis técnico, los compradores necesitan que el precio rompa por encima de 3340 para que el mercado continúe subiendo y llegue hasta 3345 y 3350. Alternativamente, la debilidad sostenida por debajo de este nivel debería alentar una disminución hacia 3333 y potencialmente más baja.

gráfico del S&P 500 del 2020

¿Continuará la tendencia alcista en el dólar estadounidense?

El índice del dólar (DXY) ha ganado alrededor del 1.3 por ciento durante la primera semana de negociación de febrero, y podría avanzar aún más en los próximos días. Habiendo caído por debajo de 97.2 el 31 de enero, el DXY ahora está probando el nivel psicológico 98.6 y está alcanzando poco a poco el territorio de sobrecompra, a juzgar por el valor de su RSI de 14 días.

La publicación oficial del presupuesto del año electoral de 4,8 billones de dólares del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que se anunciará el lunes, aún podría significar más ganancias para el dólar. Se espera que el plan de gasto fiscal expanda la economía más grande del mundo en un tres por ciento en 2021, según un alto funcionario de la administración. Impulsado por los datos económicos de Estados Unidos, que ya son resistentes, a juzgar por los datos de nóminas no agrícolas de Estados Unidos del pasado viernes, nuevos signos de un posible rendimiento superior de la economía del país en comparación con otros países desarrollados podrían impulsar el índice del dólar hacia el nivel psicológico de 99.0.

También esta semana, los inversores deben estar atentos al informe semestral de política monetaria del presidente de la Fed, Jerome Powell, ante el Congreso, que comienza el martes, así como a los datos de la inflación de enero y los datos de ventas minoristas que se presentarán más adelante en la semana, como catalizadores potenciales para más movimientos a corto plazo del dólar.

El par AUD/USD intenta rebote desde el mínimo de 2009

El dólar australiano está intentando una recuperación frente al dólar estadounidense, después de que el par AUD/USD alcanzó su nivel más bajo desde 2009. En medio de las persistentes preocupaciones sobre el brote de coronavirus y cómo podría afectar a la economía china, la exposición de Australia a la segunda economía más grande del mundo se está sumando a la presión a la baja frente al AUD. Las presiones económicas pueden hacer que el Banco de la Reserva de Australia baje las tasas de interés al menos una vez en 2020, y estos pronósticos tan “dovish” se suman al ya de por sí panorama bajista para el AUD, que ya se ha debilitado un 4,5 por ciento frente al dólar en lo que va de 2020.