La semana pasada tuvo un comienzo increíble para el oro cuando el metal precioso rompió a través del precio récord de 2011 de $1921 el lunes en medio de la debilidad del dólar, los rendimientos reales negativos y las tensiones entre Estados Unidos y China.

Curiosamente, las acciones globales subieron a pesar de que los precios del oro hicieron historia a medida que los inversores tomaron en cuenta las expectativas de otro paquete de estímulo en Estados Unidos.

El dólar estadounidense fue golpeado con fuerza la semana pasada, perdiendo valor contra  cada moneda del G10 y experimentando su peor caída mensual en 10 años. A medida que aumentan las dudas sobre el ritmo de la recuperación económica de los Estados Unidos frente a los crecientes casos de coronavirus y la inquietud preelectoral, el dólar podría mantenerse con poca demanda y a la baja.

La caída del dólar ha sido tal que incluso el índice del dólar (DXY) cayó por debajo del nivel de soporte de 93.00. Los precios se cotizan alrededor de 92.80 al momento de la escritura de este artículo.

Tal como esperaba el mercado, la Reserva Federal mantuvo las tasas de interés estables en julio. Sin embargo, el banco central dejó a los inversores sintiéndose incómodos después de advertir que el destino de la economía dependía «significativamente del curso del virus». Para empeorar las cosas, la economía de Estados Unidos experimentó su mayor caída en la historia de la posguerra al contraerse un 32,9% en el segundo trimestre de 2020 (más información aquí).

En el lado positivo, cuatro de las mayores empresas de tecnología de Estados Unidos anunciaron ganancias colosales, en el contexto de la desaceleración del crecimiento mundial y la inestabilidad causada por COVID-19.

Los ingresos de Apple desafiaron las expectativas, aumentando un 11% y alcanzando un nuevo récord en el segundo trimestre a pesar de las interrupciones y el cierre de tiendas. Los ingresos de Amazon fueron impresionantes, aumentando en un 40% a medida que los consumidores de todo el mundo recurrieron al gigante minorista en línea durante el bloqueo. Incluso los ingresos de Facebook aumentaron un 11% a pesar del boicot publicitario sobre el discurso de odio en julio.

En general, las ganancias corporativas no han sido tan malas como inicialmente se temía, ya que las compañías del S&P 500 superaron las expectativas a un ritmo constante. Sin embargo, aún es pronto para llegar a conclusiones significativas.

A medida que avanza el mes de agosto, los mercados probablemente se mantengan volátiles y altamente sensibles no solo a los acontecimientos relacionados con el coronavirus sino también a la incertidumbre electoral de los Estados Unidos.

S&P 500 ataca nivel 3280

Después de experimentar pérdidas extensas durante el primer trimestre, el S&P 500 ha recuperado esas pérdidas y actualmente se negocia un 0,5% más alto en lo que va del año.

En cuanto a la información que nos brinda el análisis técnico, el índice se muestra alcista en el marco de tiempo diario, ya que ha formado altos más altos y bajos más altos desde abril de 2020. Una ruptura sólida por encima de 3220 podría alentar un movimiento alcista hacia el máximo anual en 3393.52.

Bitcoin encuentra soporte por encima de $11000

Bitcoin pasó la mayor parte de la semana de negociación por encima del nivel de resistencia de $11000. Aunque los compradores aseguraron un cierre semanal arriba de $11000 y los precios subieron hasta $12000, poco después el mercado cayó hasta $11000 nuevamente en pocos minutos, dando inicio a un nuevo incremento más lento. Los indicadores técnicos rezagados, como las medias móviles y el MACD, favorecen la perspectiva alcista.

Sin embargo, una caída del precio por debajo de $11000 puede inspirar a los vendedores y llevar los precios hasta $10000.

¿Alcanzará el petróleo su cuarto mes alcista en el mercado?

A pesar del ligero aumento en el apetito por el riesgo en los mercados asiáticos en el primer día de negociación del nuevo mes, los precios del petróleo ahora están cayendo, ya que los mercados consideran que hay distinto factores de riesgo en el corto plazo. Debemos recordar que este mes ingresará más oferta a los mercados, luego de que la OPEP y otros productores de petróleo acordaron reducir sus recortes de producción de 9.6 millones de barriles por día en julio a 7.7 millones en agosto. Los inversores pueden comenzar a preocuparse de que la demanda global aún no sea lo suficientemente sólida como para absorber la oferta restaurada.

Al momento de escribir este artículo, el petróleo crudo Brent se está alejando más del nivel psicológicamente importante de $45 por barril.

Gráfico de petróleo crudo Brent

Mientras tanto, el petróleo crudo WTI amenaza con volver a caer en territorio de menos de $40 y probar su media móvil simple de 5 días como nivel de soporte.

Las lecturas de los indicadores PMI de importantes economías a nivel mundial deben presentarse el lunes y seguramente ofrecerán las últimas señales sobre el estado de la economía global. El PMI Caixin de julio de China registró una lectura mejor de lo esperado de 52.8, en comparación con la estimación promedio de 51.1. Después de haber registrado una lectura de PMI superior a 50 por tercer mes consecutivo, las condiciones de fabricación de China están firmemente en territorio expansivo. Sin embargo, otras economías importantes también deben informar una tendencia similar hoy para ofrecerles a los compradores del petróleo un poco de soporte.

Considerando el suministro de petróleo entrante de la OPEP+, junto con la recuperación aún tentativa de la demanda global, los mercados ya esperan que Saudi Aramco indique que el mundo aún no está listo para tolerar precios más altos. Se espera que el gigante petrolero reduzca sus precios de venta de crudo Arab Light a clientes asiáticos por primera vez desde mayo para ayudar a compensar el suministro entrante. Tal movimiento sugeriría que sería mucho más difícil que el petróleo mantenga su tendencia alcista, lo que podría poner fin a la racha de ganancias de tres meses consecutivos del petróleo. El precio de venta oficial de septiembre se dará a conocer dentro de los primeros cinco días de este mes.

Tal como están las cosas, las principales economías de Asia y América están luchando por salir de los efectos de la pandemia, que a su vez está asfixiando la actividad económica y la demanda de petróleo. Cuanto más larga sea la interrupción de la vida cotidiana por la pandemia, incluyendo la prohibición de actividades como conducir al trabajo o llevar estudiantes a la escuela, mayores serán los riesgos de que el petróleo pierda las ganancias obtenidas en los últimos meses.

Al menos en el ínterin, los precios del petróleo puede mantenerse al alza gracias a la debilidad general del dólar y cualquier sentimiento de apetito por el riesgo, mientras el mundo continúa esperando más claridad sobre las perspectivas económicas mundiales.