Si no fuera por el Covid-19, los líderes mundiales estarían camino a la ciudad suiza de Davos para discutir los problemas críticos que afectan al mundo.

Sin embargo, el evento principal ahora tendrá lugar en Singapur cerca de finales de mayo debido a la grave situación del coronavirus en Europa.

Sin embargo, un evento en línea llamado «La Agenda de Davos» comienza hoy y termina el 29 de enero con el tema «Un año crucial para reconstruir la confianza«.

¿Quién está invitado?

Este evento está reservado para funcionarios gubernamentales clave, líderes empresariales, pesos pesados de las finanzas y jefes de estado. Entre los principales oradores se encuentran la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, Bill Gates, el presidente chino Xi Jinping y muchos otros.

Por supuesto, uno que no fue invitado es el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Ya expulsado de Twitter y Facebook, parece que no podrá asistir a otro WEF en Davos, especialmente después de que el fundador del Foro Económico Mundial (WEF), Klaus Schwab, mostró poco interés en extender una oferta.

¿Que se discutirá en el evento de Davos 2021?

La Agenda de Davos 2021 se centrará en el tema de un «Año crucial para reconstruir la confianza«.

Durante el año pasado, la amenaza del coronavirus ha trastornado vidas, paralizado empresas y castigado economías en todo el mundo. Sin embargo, con la administración de las primeras dosis de vacuna, hay algo de luz al final del túnel. Los líderes mundiales debatirán temas críticos relacionados con los programas de vacunación, la creación de empleo y el cambio climático. Básicamente, la conferencia virtual tiene como objetivo desarrollar soluciones sostenibles y con visión de futuro para un mundo posterior al Covid-19.

¿Por qué resulta tan importante?

Los inversores analizarán con cuidado este evento de alto nivel en busca de pistas clave sobre qué esperar de los líderes mundiales, los líderes gubernamentales y empresariales en 2021. Si las reuniones/discursos suenan esperanzadores y optimistas, esto puede impulsar el sentimiento sobre el panorama global.

Sin embargo, si los líderes mundiales parecen cautelosos y pesimistas, especialmente en lo que respecta a los desarrollos relacionados con el Covid-19, la aversión al riesgo podría tener un retorno no deseado.

Hasta el momento, el evento ha tenido poco impacto en los mercados financieros.

Los inversores parecen estar más preocupados por el aumento de casos de coronavirus, el ritmo de aplicación de vacunas, las ganancias y el gran «comercio de reactivación», entre muchos otros temas clave.

Podría haber algunas reacciones importantes provocadas por el discurso de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, especialmente si ofrece nuevas pistas sobre la trayectoria de la política monetaria del BCE frente al Covid-19.

Los futuros de acciones de Estados Unidos aumentan a medida que Biden impulsa un programa de estímulo de $1.9 billones

Después de una breve pausa el viernes, el S&P 500 y el promedio industrial Dow Jones están listos para reanudar su rally alcista hoy con los futuros de ambos índices de referencia mostrando una apertura alcista del mercado.

Algunos inversores siguen preocupados por el aumento de casos y la mutación del Covid-19, pero son las políticas fiscales y monetarias, junto con las ganancias de las compañías, las que determinarán el próximo movimiento en las acciones.

Las expectativas de una ayuda fiscal sustancial mantienen a los inversores alcistas en control a pesar de que los republicanos dicen que el paquete de 1,9 billones de dólares es demasiado costoso. Esto haría que el apoyo bipartidista al paquete de ayuda fuera incierto. Sin embargo, con los demócratas ahora en control del Senado, tienen la posibilidad de aprobar el plan por mayoría simple.

La siguiente pregunta que probablemente se estén haciendo los inversores es qué implicaciones tendrían estas medidas fiscales en la política monetaria. La política flexible de la Fed ha contribuido de manera decisiva al repunte de las acciones, y cualquier signo de ajuste prematuro sacudirá los mercados financieros.

El aumento de la inflación ya es uno de los temas más candentes para 2021, y algunos economistas plantearon las perspectivas de que la Reserva Federal reduzca las compras de activos. La primera reunión de política monetaria de dos días de la Fed del 2021 tiene lugar el martes, seguida de una declaración y una conferencia de prensa de Jerome Powell el miércoles. Si bien la inflación podría ser un desafío de mediano a largo plazo al que se enfrentará la Fed, no esperamos una reducción en las compras de activos en el corto plazo. Los legisladores quieren evitar el endurecimiento de las condiciones financieras a toda costa en un momento en que la actividad económica sigue deprimida. Por lo tanto, no podemos esperar una repetición de lo que ocurrió con el “taper tantrum” del 2013 en donde se elevaron los rendimientos de los bonos a 10 años en casi un 1 punto porcentual en tres meses y el S&P 500 cayó un 6% en las seis semanas después de una declaración de la Fed, en donde anunció una posible reducción en su compra de bonos gubernamentales. Cualquier error de política podría ser extremadamente costoso en esta etapa, especialmente porque las valoraciones de las acciones están sobrecargadas.

Esto le ha servido de soporte al dólar estadounidense al tiempo que ejerce presión a la baja sobre los precios del oro, lo que ha obligado al metal precioso a mantenerse cerca de su media móvil simple de 200 días.

Esta semana muchas compañías importantes publicarán sus resultados de ganancias. Más de 100 compañías del S&P 500 están listas para reportar ganancias, incluidos los grandes nombres tecnológicos como Apple, Microsoft y Tesla. Según Factset, el 86% de las empresas del S&P 500 han reportado un BPA (Beneficio Por Acción) positivo y el 82% informó que han tenido ingresos positivos, lo que ciertamente será una sorpresa positiva para los mercados si este es el caso. Si esta tendencia continúa a lo largo de esta semana, podríamos ver fácilmente nuevos máximos históricos para los tres principales índices de acciones estadounidenses.

En el frente de los datos económicos de Estados Unidos, los inversores estarán atentos a las cifras del PIB del cuarto trimestre de Estados Unidos, el gasto de consumo personal, las ventas de viviendas nuevas y pendientes, los datos de bienes duraderos, las solicitudes iniciales de desempleo y la confianza del consumidor. Sin embargo, se espera que los datos económicos tengan una influencia menor en los mercados, mientras que los grandes temas fiscales y monetarios y los datos de ganancias empresariales serán los más relevantes en los próximos días.

La Fed dejará intactas las tasas de interés esta semana

También a mediados de semana, la Fed está lista para anunciar su última decisión de política monetaria.

Aunque no se espera que el banco central de Estados Unidos realice ajustes importantes en su política en esta reunión, los inversores están listos para reaccionar ante cualquier comentario relevante del presidente de la Fed, Jerome Powell.

Muchos inversores han comenzado a valorar la posibilidad de un rendimiento económico superior en Estados Unidos en la segunda mitad del año. Esto se basa en la idea de que los esfuerzos para ayudar a la economía más grande del mundo a recuperarse de la pandemia comenzarán a dar sus frutos, a medida que se afiance el programa de vacunación y los billones de dólares destinado al estímulo fiscal y monetario a través de empresas, hogares y sectores económicos comiencen a dar sus frutos .

Cuando se desarrolle este escenario, la Fed eventualmente tendrá que reducir parte de su apoyo continuo, que asciende a unos 120.000 millones de dólares en compras mensuales de bonos.

Queda por ver cuándo ocurrirá realmente esta reducción en la compra de bonos, pero eso no impide que los mercados ya intenten adelantarse a tal escenario.

El posible escenario anterior ha provocado un aumento de la curva de rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos con los rendimientos a 10 años aún en torno a su nivel más alto desde marzo.