El dólar estadounidense inició la semana con una nota fuertemente bajista. La divisa de reserva por excelencia cayó contra todas las monedas del G10, ya que los rendimientos de los bonos del Tesoro permanecieron cerca de su nivel más bajo en cinco semanas.

Desde hace días los expertos han estado indicando que los sólidos datos económicos de las dos economías más grandes del mundo probablemente impulsarán el apetito por los activos de riesgo. Esto ha agravado los problemas del dólar, reduciendo aún más el apetito por la moneda que es considerada un refugio seguro en épocas de incertidumbre. El índice del dólar (DXY) ha caído a su nivel más bajo desde principios de marzo, oscilando alrededor del nivel de 91,10 al momento de escribir este artículo.

Con el índice DXY operando por debajo de la media móvil simple (SMA) de 200 días y manteniéndose dentro de un canal bajista, el camino de menor resistencia apunta hacia abajo. Pero no acaba aquí.

El indicador MACD ha cruzado por debajo de la línea cero, lo que se considera una señal técnica bajista, mientras el precio atravesó el nivel de soporte de 91.30 sin el menor problema, lo que muestra que DXY está pasando por un claro periodo bajista.

Un cierre diario sólido por debajo de 91,30 podría alentar una caída hacia 90,80, 90,20 y 90,00 respectivamente.

En cuanto al marco de tiempo semanal, se está desarrollando una imagen similar. Las cosas han ido cuesta abajo para el DXY desde que los compradores no lograron empujar los precios más allá del nivel de 93,47. Si el DXY concluye esta semana en negativo, podríamos ver la formación de un patrón de candelas tres cuervos que indica la posible reversión de una tendencia. En este caso, tal desarrollo puede marcar el final de la tendencia alcista que comenzó después de que los precios aseguraran un cierre semanal por encima del mínimo más alto de 91,10.

En el marco de tiempo mensual, la candela correspondiente al mes de abril podría producir un patrón envolvente bajista. Tal patrón tiende a ocurrir al comienzo de una tendencia bajista o indica la continuación de dicha tendencia. Para que esta señal se materialice, se debe lograr un cierre mensual por debajo de 90,50.

Los compradores ciertamente tienen que escalar una colina muy empinada para recuperar algo de control. Si el impulso a la baja se desvanece alrededor del nivel de soporte de 89.50, esto podría proporcionar una base para que los alcistas consigan que los precios suban hasta 91.00 y más.

Comienzo lento de la semana de negociación

La mayor parte de las acciones de Asia subieron este lunes, mientras que los futuros de acciones estadounidenses iniciaron la semana con un comportamiento mixto después de que el S&P 500 y el Dow Jones cerraran en máximos históricos el viernes.

Los sólidos datos económicos de la semana pasada de Estados Unidos y China han alimentado las esperanzas de una sólida recuperación económica mundial. Las excelentes ganancias corporativas de los bancos estadounidenses también han inyectado a los inversores de acciones de suficiente inspiración para elevar los índices a máximos históricos. Es probable que estas noticias positivas mantengan el apetito por el riesgo a pesar de que los casos globales de Covid-19 alcanzaron un récord semanal la semana pasada. Las acciones europeas han abierto ligeramente al alza esta mañana en medio de la positividad del mercado y esto podría filtrarse a Wall Street más tarde

A pesar de toda esta positividad, parece un comienzo lento para lo que debería ser una semana ocupada para los mercados. Hoy en día, el calendario no incluye publicaciones económicas importantes en Estados Unidos, Reino Unido y Europa. Hay poco movimiento en los mercados de divisas al momento de escribir este artículo, mientras que el oro ronda los $1777. Pero dado que la temporada de publicación de ganancias empresariales está preparada para generar impulso a lo largo de la semana y las principales economías publicarán datos clave que podrían influir en el sentimiento del mercado, las cosas podrían mejorar en los próximos días.

El oro se fortaleció con la caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro y la debilidad del dólar la semana pasada. La materia prima ha subido más del 4% este mes y tiene la capacidad de subir en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y Rusia. Sin embargo, los vendedores del oro aún podrían aparecer, ya que los datos económicos de las dos economías más grandes del mundo siguen siendo muy alentadores y pueden impulsar la confianza mundial. Si el riesgo se convierte en el nombre del juego, podría afectar el apetito por el oro, que normalmente se usa como activo de refugio seguro en épocas de incertidumbre.

En cuanto a lo que nos dice el análisis técnico, los compradores del oro están de regreso y podrían llevar los precios de nuevo a la zona de $1800.

Acciones de Apple podrían tener repunte

En su evento denominado «Spring Loaded», se espera que el fabricante de iPhone anuncie nuevos productos, incluida una línea de nuevos iPad Pros. El iPad contribuyó con más del 8% a los ingresos anuales totales de Apple en tres de los últimos cuatro años. Aún así, las cifras del año pasado fueron las más altas para las ventas de iPad desde 2014, ya que los consumidores acudieron en masa a la tableta a medida que los confinamientos obligaron a muchos empleados y estudiantes a trabajar en casa en medio de los bloqueos en todo el mundo.

Queda por ver si las características confirmadas de este nuevo iPad Pro también entusiasmarán a los participantes del mercado, considerando que los precios de las acciones de Apple no han logrado igualar su récord de enero. La acción sigue bajando un 6,3% desde que registró su precio de cierre más alto el 26 de enero.

Durante el mismo período (desde el 26 de enero):

  • Facebook ha subido un 8,56% hasta alcanzar un nuevo récord el 7 de abril
  • Las acciones de Alphabet han subido casi un 20% para alcanzar un nuevo récord el 16 de abril.
  • El Nasdaq 100 ha subido un 4,09% para registrar un nuevo récord el 16 de abril

Quizás el iPad Pro podría despertar suficiente entusiasmo esta semana en las acciones de Apple como para permitirle ponerse al día con otras acciones tecnológicas.