Posición Long y Short en trading

¿Qué es una posición larga?

El término posición larga se refiere a lo que ha comprado un inversor o trader cuando compra un activo o un derivado en el mercado con la expectativa de que su valor aumente.

  • Una posición larga (o de compra) se refiere a la compra de un activo con la expectativa de que aumente su valor con el tiempo.
  • Una posición larga en contratos de opciones indica que el tenedor es propietario del activo subyacente.
  • Una posición larga es lo opuesto a una posición corta o de venta.
  • En las opciones, tener una posición larga puede referirse a la propiedad absoluta de un activo o ser el titular de una opción basada en el activo.
Posición larga y posición corta en el mercado

Gráfico semanal de Amazon (Nasdaq:AMZN) con una posición larga

En qué consiste una posición larga

Los inversores pueden establecer posiciones largas en distintos valores como acciones, fondos mutuos, divisas o criptomonedas, o incluso en derivados como futuros, opciones o CFD. Mantener una posición larga implica un sesgo alcista del mercado. Una posición larga es lo opuesto a una posición corta (también conocida simplemente como posición de venta).

El término posición larga también se utiliza a menudo en el contexto de la compra de un contrato de opciones. El trader puede tener una posición larga en una opción Call o una opción de venta, dependiendo de la perspectiva para el activo subyacente del contrato de la opción.

Por ejemplo, un inversor que espera beneficiarse de un movimiento alcista en el precio de un activo «irá largo» o abrirá una posición larga en una opción Call. La opción Call le da al tenedor la opción de comprar el activo subyacente a un precio determinado en un momento específico en el futuro. Por el contrario, un trader que espera que el precio de un activo caiga abrirá una posición larga en una opción Put, lo que le dará el derecho a vender el activo a un precio determinado en un momento específico en el futuro.

En realidad, largo o long es un término de inversión que puede tener múltiples significados según el contexto en el que se utilice. El significado más común de largo se refiere a tener una posición alcista en un activo o instrumento determinado. Sin embargo, el término largo tiene un significado diferente cuando se usa en opciones y contratos de futuros.

Tipos de posiciones long

Posición larga en una inversión determinada

Tener una posición larga en una acción o un bono es la práctica de inversión más convencional en los mercados de capitales, especialmente para los inversores minoristas. Con una inversión de posición larga, el inversor compra un activo y lo mantiene en su posesión con la expectativa de que el precio subirá. El inversor normalmente no tiene planes de vender el valor en un futuro próximo. En referencia a la compra de acciones, que obviamente tiene un sesgo inherentemente alcista, largo puede referirse tanto a una medición del tiempo como a una intención alcista.

La expectativa de que los activos se revalorizarán a largo plazo (la estrategia Buy and Hold) evita al trader la necesidad de una observación constante del mercado o de determinar los momentos exactos para entrar y abrir sus posiciones, y le da tiempo para sortear los inevitables altibajos. Además, la historia está del lado del inversor, ya que el mercado de valores inevitablemente se aprecia con el tiempo.

Por supuesto, eso no significa que no pueda haber caídas bruscas que afecten significativamente la cartera a lo largo del camino (la caída ocasionada por la pandemia del Covid-19 en los mercados de valores globales que comenzó en febrero de 2020 es un excelente ejemplo), lo que puede ser desastroso si ocurre justo antes de que un inversor retirarse, o necesitara liquidar sus posiciones por alguna razón. Un mercado bajista prolongado también puede ser problemático, ya que a menudo favorece a los vendedores en corto y a los que apuestan por las caídas del mercado, y estos traders pueden hacer que un mercado a la baja se extienda más tiempo mediante la apertura de más posiciones cortas, aumentando el volumen de operaciones de venta.

Finalmente, abrir posiciones largas en el sentido de propiedad absoluta de un activo o instrumento financiero determinado a largo plazo significa que se inmoviliza una buena cantidad de capital, lo que puede resultar en la pérdida de otras oportunidades.

Posiciones largas en contratos de futuros

Los inversores y traders también pueden abrir posiciones largas en contratos de futuros o forwards para protegerse de los movimientos de precios adversos. Una compañía puede emplear una cobertura larga en un contrato de futuros para asegurar el precio de compra de una materia prima que necesitará en el futuro. Los futuros se diferencian de las opciones en que el tenedor del contrato está obligado a comprar o vender el activo subyacente. No es posible elegir, tiene que cumplir con las acciones de compra o venta del activo subyacente estipuladas en el contrato.

Ejemplo

Supongamos que un fabricante de joyas cree que el precio del oro está a punto de subir a corto plazo. Debido a esto, la empresa decide negociar un contrato de futuros a largo plazo con su proveedor de oro para comprar oro en tres meses a este proveedor a un precio fijo de 1500 dólares. En tres meses, ya sea que el precio esté por encima o por debajo de $1500, la empresa que tiene una posición larga en futuros de oro está obligada a comprar el oro al proveedor al precio de contrato acordado de $1500. El proveedor, a su vez, está obligado a entregar el oro físico al precio negociado cuando expira el contrato.

Los especuladores también apuestan mucho por los contratos de futuros cuando creen que los precios subyacentes subirán. En la mayoría de los casos no les interesa el activo subyacente ya que solo están interesados ​​en capitalizar el movimiento de precios. Antes del vencimiento, un especulador con un contrato de futuros a largo plazo puede vender el contrato en el mercado y obtener la diferencia de precios como ganancia.

Posiciones largas en contratos de opciones

En el mundo de los contratos de opciones, el término largo o long se refiere a la posesión de un activo subyacente. El titular de una posición larga es aquel que actualmente tiene el activo subyacente en su cartera.

Cuando un trader compra o mantiene en su posesión un contrato de opciones Call de un emisor de opciones, tiene una posición larga debido al poder que le da el contrato para poder comprar el activo subyacente. Un trader que tiene una posición de compra en una opción Call es aquel que compra una opción Call con la expectativa de que el valor subyacente aumente. En otras palabras, considera que el valor del activo subyacente aumentará y puede decidir ejercer su opción Call en la fecha de vencimiento o antes del vencimiento (opciones Call de Estilo Americano) para capitalizar este aumento del precio.

Pero no todos los traders que mantienen una posición larga creen que el valor del activo aumentará. Un trader que posee el activo subyacente en su cartera y cree que el valor caerá puede comprar un contrato de una opción Put. Todavía mantiene una posición larga porque tiene la capacidad de vender el activo subyacente que tiene en su cartera mediante la opción Put. El trader que tiene una posición larga en una opción Put cree que el precio de un activo subyacente caerá para el momento en que venza el contrato. Mantienen la posición en la opción con la esperanza de poder vender el activo subyacente a un precio ventajoso en la fecha de vencimiento del contrato.

Por lo tanto, como se puede ver, la posición larga en un contrato de opciones puede expresar un sentimiento alcista o bajista dependiendo de si se tiene una posición larga en un una opción Call o una opción Put.

Por el contrario, una posición corta en un contrato de opciones no posee las acciones u otro activo subyacente negociado en el contrato, sino que lo toma prestado con la expectativa de venderlo y luego recomprarlo a un precio más bajo.

Ejemplo de una posición larga

Por ejemplo, supongamos que un inversor espera que Microsoft Corporation (MSFT) aumente de precio y compra 100 acciones para su cartera. Por lo tanto, se dice que este trader tiene una posición larga en 100 acciones de MSFT.

Ahora, consideremos una opción Call sobre acciones de Microsoft (MSFT) que vence en septiembre y tiene un precio de ejercicio de $85 y una prima de $1.30. Si el trader sigue teniendo un sesgo alcista con respecto a las acciones, puede decidir comprar o adquirir un contrato de una opción Call de MSFT (una opción equivale a 100 acciones) en lugar de comprar las acciones directamente como lo hizo en el ejemplo anterior.

En el momento del vencimiento del contrato, si MSFT cotiza a un precio por encima del precio de ejercicio más la prima pagada ($75 + $1.30), el trader ejercerá su derecho a comprar 100 acciones de MSFT a $75, estipulado en el contrato de la opción Call en que tiene una posición larga. El vendedor del contrato de opciones (la posición corta) que compró el trader debe venderle las 100 acciones al precio de $75, aunque en el mercado el precio de la acción esté más alto.

Tomar una posición larga no siempre significa que un trader espera obtener ganancias de un movimiento alcista en el precio del activo o valor. En el caso de una opción Put, una trayectoria descendente en el precio del valor es rentable para el inversor.

Digamos que otro inversor tiene actualmente una posición larga de 100 acciones de MSFT en su cartera, pero ahora considera que el mercado va a caer. Debido a esto abre  una posición larga en una opción Put con MSFT como activo subyacente. La opción Put tiene una prima de 2,15 dólares, un precio de ejercicio de 75 dólares y vence el próximo mes de noviembre.

En el momento del vencimiento de la opción, si MSFT cae por debajo del precio de ejercicio menos la prima pagada ($75 – $2,15), el trader liquidará su posición larga y ejercerá la opción Put para vender sus 100 acciones de MSFT a un precio de ejercicio de $75. En este caso, el emisor de la opción debe comprar las acciones del trader al precio acordado de $75, incluso si las acciones tienen un precio menor en el mercado abierto.

¿Qué es una posición corta?

Una posición corta, también conocida como posición short o de venta, se crea cuando un trader vende un valor o instrumento financiero en el mercado con la intención de recomprarlo o cubrirlo más tarde a un precio más bajo, para obtener la diferencia de precios como ganancia.

Un trader puede decidir abrir una posición corta en un activo cuando cree que es probable que el precio de ese valor disminuya en un futuro próximo. Hay dos tipos de posiciones cortas: desnudas y cubiertas. Una venta en corto desnuda es cuando un trader vende un valor sin tener posesión de él. Sin embargo, esta práctica es ilegal en los Estados Unidos para las acciones. Una venta en corto cubierta es cuando un trader toma prestadas acciones de un broker u otro intermediario financiero y a cambio paga una tasa de interés durante el tiempo que la posición corta está abierta

En los mercados de futuros o de divisas, se pueden crear posiciones cortas en cualquier momento. Lo mismo en los mercados de CFD.

  • Una posición corta se refiere a una técnica de trading en la que un inversor vende un valor con planes de comprarlo más tarde a un precio más bajo para obtener la diferencia entre el precio de venta y el precio de recompra como ganancia.
  • La apertura de posiciones cortas es una estrategia que se utiliza cuando un trader anticipa que el precio de un valor caerá en el corto plazo.
  • En la práctica común, los vendedores en corto en el mercado de valores piden prestado acciones de un broker, banco de inversión u otra institución financiera, pagando una tarifa por pedir prestado las acciones mientras la posición corta está activa.
Posición corta en Amazon

Gráfico H4 de Amazon con una posición corta

En qué consiste una posición corta

Al crear una posición corta, es importante entender que el trader tiene un potencial finito para obtener ganancias y un potencial infinito de pérdidas. Esto se debe a que el potencial de ganancias se limita a la distancia del precio del activo hasta cero. Sin embargo, el precio de un activo, como una acción puede subir potencialmente durante años, formando una serie de máximos más altos. Uno de los aspectos más peligrosos de abrir posiciones en corto es la posibilidad de sufrir un short-squeeze.

Un short-squeeze es cuando un mercado muy vendido repentinamente comienza a subir rápidamente de precio a medida que los traders que tienen posiciones cortas comienzan a cubrir sus operaciones. Un short squeeze famoso ocurrió en octubre de 2008 cuando las acciones de Volkswagen subieron súbitamente cuando los vendedores en corto se apresuraron a cubrir sus posiciones. Durante este short squeeze, las acciones subieron de aproximadamente $200 a $1000 en poco más de un mes.

Venta en corto de Volkswagen

Short squeeze de Volkswagen. Imagen de Investopedia.com

Ejemplo de posición short en acciones

Un trader considera que las acciones de Amazon están a punto de caer después de la presentación de los resultados trimestrales. Para aprovechar esta posibilidad, el trader toma prestadas 1000 acciones de su broker con la intención de venderlas en corto. El trader a continuación procede a vender las 1000 acciones a $1500 cada una. En las siguientes semanas, la compañía reporta ingresos más débiles de lo esperado y todo indica que tendrá un desempeño futuro menor de lo que esperaban los analistas e inversores. Como resultado, la acción se desploma a $1300 y el trader decide comprar cubrir la posición corta. La operación da como resultado una ganancia de $200 por acción o $200,000.

Posiciones cortas en contratos de futuros y opciones

Cuando se negocian contratos de futuros, “ir en corto” o abrir una posición corta en un futuro significa tener la obligación legal de entregar un valor subyacente (como una acción, materia prima, etc) al vencimiento del contrato, aunque el titular de la posición corta puede alternativamente recomprar el contrato antes del vencimiento en lugar de realizar la entrega, y obtener la diferencia en el precio como ganancia si el precio subyacente efectivamente ha caído en ese periodo.

Los productores de un commodity suelen utilizar las transacciones de futuros a corto plazo para fijar el precio futuro de bienes que aún no han producido. Los que tienen el activo subyacente (es decir, los que tienen una posición larga en un activo o instrumento determinado) también utilizan a veces la venta al corto de un contrato de futuros como una cobertura temporal contra las caídas de precios, mientras el mercado se recupera y vuelve a subir. Las posiciones cortas en futuros también se pueden utilizar para operaciones especulativas, en cuyo caso el inversor busca beneficiarse de cualquier caída en el precio del contrato de futuros antes del vencimiento.

Un inversor también puede comprar una opción Put, un tipo de derivado que le da a este el derecho (pero no la obligación) de vender el activo subyacente (como acciones, divisas, commodities o criptomonedas) a un precio fijo. En el caso de una caída del mercado por debajo del precio de ejercicio, el comprador de la opción Put puede ejercer el contrato, obligando a la contraparte a comprar el activo subyacente al precio acordado (o «de ejercicio»), que en ese caso sería más alto que el precio al contado cotizado actual del activo. Esto representa una ganancia para el comprador de la opción Put, ya que vendió el activo a un precio más alto que el del mercado, y para el vendedor de la opción sería una pérdida ya que compró el activo a un precio más alto.

Posiciones cortas en el mercado de divisas

Vender en corto  en los mercados de divisas es diferente de vender en corto en los mercados de valores. Las divisas se negocian en pares, y cada moneda se cotiza en términos de otra. De esta manera, vender corto en el mercado Forex es idéntico a abrir posiciones largas en acciones. Al comprar o vender un par de divisas, el trader siempre asume una posición larga en una divisa y una posición corta en la otra.

Los traders novatos o los traders de acciones pueden confundirse por no reconocer y comprender este punto: una posición en un par de divisas siempre es largo en términos de una moneda y corto en términos de la otra moneda.

En una posición corta en divisas, si el tipo de cambio baja (la divisa base cae contra la divisa de cotización), el trader vuelve a comprar la primera moneda con la segunda moneda; esta vez obtiene más de la divisa vendida y paga el préstamo. Cómo obtuvo más dinero del que había pedido prestado inicialmente, gana dinero. Por supuesto, también puede ocurrir lo contrario.El tipo de cambio puede subir de tal forma que la divisa base vale más con respecto a la divisa de cotización, de tal forma que al cerrar la posición, el trader puede comprar menos unidades de la divisa base con la divisa de cotización y pierde dinero.

Un ejemplo de esto es el siguiente: digamos que un trader quiere especular con el dólar estadounidense y el euro (par de divisas EUR/USD). Suponga que el tipo de cambio actual es de 1 Euro por cada 1.25 Dólares (EUR/USD = 1.25). Para esta operación, el trader toma prestados 100000 euros (1 lote estándar) y los vende por dólares estadounidenses. Esto le permite comprar 125000 USD. En los próximos días el tipo de cambio del EUR/USD baja (el valor del dólar aumenta con respecto al euro) hasta 1.1000 y el trader decide cerrar la posición, comprando euros con sus 125000 USD. Al tipo de cambio actual, con 125000 USD el trader puede comprar 113636,36 euros. Esto le permite pagar su préstamo de 100000 euros y obtener una ganancia de 13636.36 euros menos comisiones.

También se puede tomar una posición corta en una divisa utilizando futuros u opciones de la misma forma que se opera con futuros u opciones de acciones o materias primas. El método anterior se utiliza para especular con el precio al contado del activo subyacente, que es más directamente análogo a vender una acción en corto.

Riesgos de las posiciones cortas en acciones

Las ventas en corto en acciones a veces se denominan «estrategia de inversión de ingresos negativos» porque no hay posibilidad de ingresos por dividendos o ingresos por intereses. Las acciones se mantienen solo el tiempo suficiente para venderlas de conformidad con el contrato y, por lo tanto, la rentabilidad del trader se limita a las ganancias de capital a corto plazo si el precio de la acción efectivamente baja, que se gravan como ingresos ordinarios.

Por esta razón, comprar acciones tiene un perfil de riesgo muy diferente al de vender en corto. Además, las pérdidas de las posiciones largas son limitadas porque el precio solo puede bajar a cero, pero las ganancias no lo son, ya que no hay límite, en teoría, sobre qué tan alto puede subir el precio. Por otro lado, las posibles ganancias de las ventas de acciones en corto se limitan al precio original de la acción, que solo puede bajar a cero, mientras que el potencial de pérdida, nuevamente en teoría, no tiene límite. Por esta razón, las ventas en corto probablemente se utilizan con mayor frecuencia como estrategia de cobertura para gestionar los riesgos de las inversiones largas.