Eventos de cisne negro

Un evento de cisne negro es un evento impredecible que va más allá de lo que normalmente se espera de una situación y tiene consecuencias potencialmente graves para los mercados financieros. Se caracterizan por su extrema rareza, impacto severo y la insistencia generalizada de que eran obvios en retrospectiva.

  • Un cisne negro es un evento extremadamente raro con graves consecuencias. No se puede predecir de antemano, aunque después del hecho, muchos afirman falsamente que debería haber sido predecible.
  • Los eventos de cisne negro pueden causar daños catastróficos a una economía al impactar negativamente en los mercados y las inversiones, pero incluso el uso de modelos sólidos no puede prevenir un evento de cisne negro.
  • La confianza en las herramientas de pronóstico estándar puede fallar en la predicción y potencialmente aumentar la vulnerabilidad a los eventos de cisne negro al propagar el riesgo y ofrecer una seguridad falsa.

El concepto de eventos de cisne negro fue popularizado por el escritor Nassim Nicholas Taleb en su libro, El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable. La esencia de su trabajo es que el mundo se ve severamente afectado por eventos que son raros y difíciles de predecir. Las implicaciones para los mercados y las inversiones son convincentes y deben tomarse en serio.

Para eventos extremadamente raros, Taleb sostiene que las herramientas estándar de probabilidad y predicción, como la distribución normal, no se aplican ya que dependen de una gran población y tamaños de muestra pasados que, por definición, nunca están disponibles para eventos raros. Extrapolar, usar estadísticas basadas en observaciones de eventos pasados no es útil para predecir cisnes negros e incluso podría hacernos más vulnerables a ellos.

¿En que consiste un evento de cisne negro?

El término fue popularizado por Nassim Nicholas Taleb, profesor de finanzas, escritor y ex trader de Wall Street. Taleb escribió sobre la idea de un evento de cisne negro en un libro de 2007 antes de los eventos de la crisis financiera de 2008. Taleb argumentó que debido a que los eventos del cisne negro son imposibles de predecir debido a su extrema rareza, pero tienen consecuencias catastróficas, es importante que las personas siempre asuman que un evento de cisne negro es una posibilidad, sea lo que sea, e intente planificar en consecuencia. Algunos creen que la diversificación puede ofrecer cierta protección cuando ocurre un evento de cisne negro.

Más tarde, Taleb utilizó la crisis financiera de 2008 y la idea de los eventos de cisne negro para argumentar que si se permite que un sistema roto falle, en realidad lo fortalece contra las potenciales  catástrofes de futuros eventos de cisne negro. También argumentó que, a la inversa, un sistema que está apuntalado y aislado del riesgo en última instancia se vuelve más vulnerable a pérdidas catastróficas frente a eventos raros e impredecibles.

Taleb describe un cisne negro como un evento que:

  • es tan raro que incluso se desconoce la posibilidad de que pueda ocurrir
  • tiene un impacto catastrófico cuando ocurre
  • se explica en retrospectiva como si fuera realmente predecible.

Para eventos extremadamente raros, Taleb argumenta que las herramientas estándar de probabilidad y predicción, como la distribución normal, no se aplican ya que dependen de una gran población y tamaños de muestra pasados que, por definición, nunca están disponibles para eventos raros. Extrapolar, usar estadísticas basadas en observaciones de eventos pasados no es útil para predecir cisnes negros e incluso podría hacernos más vulnerables a ellos.

El último aspecto clave de un cisne negro es que, como evento de importancia histórica, los observadores están ansiosos por explicarlo después del hecho y especular sobre cómo podría haberse predicho. Sin embargo, tal especulación retrospectiva en realidad no ayuda a predecir futuros eventos de cisne negro, ya que estos pueden ser cualquier cosa, desde una crisis crediticia hasta una guerra.

Implicaciones para los mercados y la inversión

Los mercados de valores y otros mercados financieros se ven afectados por todo tipo de eventos. Las recesiones o los colapsos como el Lunes Negro, el colapso de la bolsa de valores de 1987 o la burbuja de las acciones puntocom de 2000 fueron relativamente «modelables», pero los ataques del 11 de septiembre y la pandemia de COVID 19 lo fueron mucho menos. Y, ¿quién esperaba realmente que Enron implosionara en ese momento? En cuanto al esquema Ponzi de Bernie Madoff, se podría argumentar que hubo señales de alerta.

El caso es que todos queremos saber el futuro, pero no podemos. Podemos modelar y predecir algunas cosas hasta cierto punto, pero no los eventos de cisne negro, lo que crea problemas psicológicos y prácticos.

Por ejemplo, incluso si predecimos correctamente algunas cosas que impactan las acciones y otros mercados financieros, como los resultados de las elecciones y el precio del petróleo, otros eventos como un desastre natural o una guerra pueden anular los factores predecibles y hacer que nuestros planes se vuelvan totalmente inútiles. Además, eventos de este tipo pueden ocurrir en cualquier momento y durar cualquier cantidad de tiempo.

Consideremos un par de guerras pasadas como ejemplos. Por ejemplo, tenemos la increíblemente breve Guerra de los Seis Días en 1967. En el extremo opuesto del espectro, la gente pensaba que los soldados estarían de regreso en casa pronto cuando comenzó la Primera Guerra Mundial en 1914, pero los que sobrevivieron no regresaron a casa durante cuatro años. . Y Vietnam tampoco resultó exactamente como estaba planeado.

Ejemplos reales de eventos de cisne negro

A lo largo de la historia, ha habido varios eventos notables de cisne negro. Aquí hay cinco destacados del mundo de las finanzas:

La crisis financiera asiática de 1997

La crisis financiera asiática de 1997 fue una serie de devaluaciones monetarias que se extendieron por varios mercados asiáticos, comenzando cuando Tailandia desvinculó el baht del dólar estadounidense. Como resultado de la crisis resultante, las monedas asiáticas cayeron hasta un 38% y las acciones internacionales bajaron casi un 60%.

El colapso de las acciones «Dotcom»

Debido al rápido crecimiento en el uso de Internet en las décadas de 1980 y 1990, se lanzaron muchas empresas de Internet. Sin embargo, muchas de estas empresas fracasaron después de algún tiempo. Además, muchas de las compañías que tuvieron éxito fueron severamente sobrevaloradas. De 2000 a 2002, varias empresas de Internet colapsaron, lo que provocó pérdidas importantes para los inversores. El colapso de las acciones puntocom causó la pérdida de alrededor de un billón de dólares en el mercado de valores. Por ejemplo, el NASDAQ Composite perdió el 78% de su valor en la caída de las puntocom.

Ataques del 11 de septiembre

El ataque a las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York provocó el cierre de los mercados de NYSE y NASDAQ en la mañana del 11 de septiembre de 2001. Las acciones se desplomaron durante la primera semana de negociación después del 11 de septiembre: se perdieron 1,4 billones de dólares en valor bursátil en una semana.

La crisis financiera mundial de 2008

La crisis financiera mundial de 2008 hizo que Lehman Brothers se declarara en quiebra, la mayor solicitud de quiebra en la historia de Estados Unidos. Más de 25.000 empleados de Lehman se quedaron sin trabajo y más de 46.000 millones de dólares del valor de mercado de Lehman desaparecieron. En total, más de $10 billones fueron finalmente perdidos en los mercados de valores globales.

El colapso del mercado inmobiliario estadounidense durante la crisis financiera de 2008 es uno de los eventos de cisne negro más recientes y conocidos. El efecto del evento fue catastrófico y global, y solo unos pocos inversores atípucos pudieron predecir que sucedería.

También en 2008, Zimbabwe tuvo el peor caso de hiperinflación en el siglo XXI con una tasa de inflación máxima de más del 79,6 mil millones por ciento. Un nivel de inflación de esa cantidad es casi imposible de predecir y puede arruinar fácilmente a un país financieramente.

Brexit

En junio de 2016, la noticia de la decisión del referéndum británico de abandonar la Unión Europea tomó a muchos por sorpresa. Hizo que la libra esterlina cayera bruscamente a un mínimo de 31 años frente al dólar estadounidense. La votación del Brexit causó la pérdida de $2 billones de valor en los mercados globales.