El viernes pasado los resultados de las nóminas no agrícolas hicieron que el USD subiera con fuerza frente a las otras divisas. El índice del dólar DXY, que mide el valor del dólar contra seis monedas principales, subió a un máximo de cuatro años después de los datos positivos del informe de empleo. Las nóminas no agrícolas aumentaron en 248 000 puestos durante el mes de septiembre, por encima de lo esperado en septiembre, un aumento importante con respecto al resultado de 180 000 puestos en agosto, el cual vuelve a colorar este indicador nuevamente arriba de 200 000. La media de julio, agosto y septiembre fue de alrededor de 224 000, no muy lejos de la media de 228 000 en la primera mitad del año. Desde el inicio del año hasta la fecha, el promedio es de 227 000 por mes, el mejor desde 1999. La tasa de desempleo cayó a su nivel más bajo desde junio de 2008, lo que sugiere que la recuperación de Estados Unidos sigue por buen camino. El único punto débil fue el pequeño crecimiento en las ganancias medias por hora y el moderado descenso en la tasa de participación.

El informe de trabajo que a nivel general presentó datos muy positivos, se suma a la creciente evidencia de que la recuperación de Estados Unidos está ganando impulso y se debe sostener en el caso de que la Fed suba las tasas de interés el próximo año. La previsión implícita del mercado para los Fondos Federales  en el 2017 subió sólo 3,5 bps en respuesta a los datos. Los tipos de interés implícitos en los contratos de Futuros de los Fondos Federales del  2017 siguen estando, en promedio, 11 puntos básicos por debajo de donde estaban en el pico reciente del 19 de septiembre. Esto puede deberse a que algunos en el FOMC todavía pueden encontrar evidencia en los datos que respalda sus preocupaciones acerca de «subutilización significativa» de los recursos laborales. La tasa de desempleo sigue estando muy por encima de la estimación de mayor alcance de la FOMC del 5,2% al 5,5%, mientras que los salarios están creciendo muy por debajo de la tasa neutral asumida de 3,5% (en base a la productividad creciente del 1,5% y una inflación del 2%). El lento crecimiento de los salarios también sugiere pocas presiones inflacionarias.

No obstante, el índice DXY se ha incrementado un 2,3% durante ese período, lo que sugiere que no solo las expectativas de la Fed están teniendo una fuerte influencia en la divisa estadounidense. Un aspecto que probablemente está influyendo es la divergencia creciente entre la perspectiva de la política monetaria de Estados Unidos y la de otros países. Sin embargo, el GBP/USD alcanzó un mínimo para este año el viernes (al igual que el AUD/USD), lo que demuestra que el USD está aumentando incluso contra las divisas de otros países que también se espera que aumenten las tasas en un futuro no muy lejano. Parece que no es más que una fuerte demanda de dólares.

Podemos obtener una idea de donde proviene la demanda si analizamos el reporte semanal del Commitment of Traders (COT) informe. Las posiciones en cortos no comerciales en el EUR se mantuvieron estables, tal como han estado desde principios de septiembre. Los inversores pasaron de sus posiciones long en el GPB abiertas antes del referéndum escocés y cerraron esas posiciones después. Las posiciones short en el JPY se ampliaron notablemente, mientras que las posiciones short en otras monedas, incluyendo el CAD y el AUD, se incrementaron modestamente. Las posiciones cortas en el CHF fueron cerradas nuevamente. El aumento relativamente modesto en posiciones cortas especulativas en monedas distintas al dólar está en desacuerdo con el gran aumento en el dólar. Esto sugiere que los grandes inversores de dinero real y de cobertura corporativa han sido los principales causantes del movimiento al alza del dólar, lo que significaría que la divisa estadounidense probablemente aún tiene mucho camino por recorrer.

El platino y el paladio, que cayeron con fuerza el jueves, continuaron cayendo el viernes. Esto se suma a la presión sobre el oro causada por la fortaleza en el dólar y las estimaciones en los aumentos en las tasas de interés.

Calendario económico de la semana

Indicadores de Hoy: Durante la jornada europea, el único indicador a destacar son los pedidos de fábrica de Alemania para agosto. El consenso del mercado es que la cifra baje, un cambio de tendencia respecto al mes anterior, sumándose a la serie de datos débiles provenientes de Alemania.

Resto de la semana: Durante el transcurso de la semana, habrá tres reuniones de política de los bancos centrales del G-10: dos el martes y otra el jueves. El martes, el Banco de la Reserva de Australia se espera que decidan por unanimidad mantener las tasas estables. Será interesante ver si el gobernador Stevens hace nuevos intentos de conseguir que el AUD baje aún más. Se pronostica que el Banco de Japón mantendrá la política de equilibrio así como su visión de la economía. La reciente desaceleración de la inflación de Japón podría llegar a desencadenar más acciones por parte del BoJ, y el comunicado después de la reunión de política debería darnos más luz con respecto a su siguiente acción. El miércoles, el evento clave será la publicación de las minutas de la reunión del FOMC del 16 al 17 de septiembre. En esa reunión, el FOMC mantuvo su declaración de «considerable periodo», pero el punto clave fue el aumento de las previsiones de los fondos federales. El jueves, el centro de atención estará en la reunión de política monetaria del Banco de Inglaterra. Es poco probable que cambie la política y, por tanto, el impacto en el mercado, como siempre deberá ser mínimo. El acta de la reunión seguramente será una lectura interesante cuando sea dada a conocer el 22 de octubre, sobre todo después del continuo deterioro de la economía del Reino Unido.

Otros indicadores: El martes, tendremos la producción industrial de agosto de Alemania y el Reino Unido. El miércoles, en Japón se publicarán los datos de la balanza de cuenta corriente de agosto y en China, se dará a conocer el PMI del sector de servicios HSBC. El jueves en Japón, tendremos los datos de los pedidos de maquinaria de agosto, que se pronostica que han experimentado una desaceleración, y en Australia, se publicará la tasa de desempleo para septiembre. Durante el día de Europa, en Alemania, el superávit comercial se prevé que disminuya un poco. Finalmente el viernes, el Banco de Japón publica las actas de su reunión de política monetaria del 3 al 4 de septiembre y en Canadá se dará a conocer la tasa de desempleo de septiembre.

El EUR/USD alcanza el nivel 1.2500

EURUSD-octubre

El EUR/USD cayó con fuerza el viernes debido a los datos positivos de las nóminas no agrícolas. Los datos hicieron que las cotizaciones cayeran por debajo de la línea de soporte en torno a la resistencia de 1.2570, que se define por el bajo del 30 de septiembre, hasta alcanzar la barrera psicológica de 1.2500 (S1). En el gráfico diario, siempre y cuando la estructura de precios siga siendo de máximos más bajos y mínimos más bajos por debajo tanto de las medias móviles de 50 y 200 días, lo más recomendable es asumir que el par seguirá con su tendencia bajista. Probablemente el precio llegará al siguiente soporte en 1.2465 (S2), que corresponde al bajo del 28 de agosto del 2012. Un movimiento decisivo por debajo de ese soporte puede hacer que el precio se extienda aún más en su tendencia bajista y alcance la resistencia convertida en soporte de 1.2385 (S3), el máximo del 17 de agosto de 2012. En cuanto a los indicadores diarios de impulso, el RSI se mantiene dentro de su territorio de sobreventa, mientras que el MACD está por debajo de su línea de señal y línea cero. Esto parece acelerar el impulso a la baja y aumenta las posibilidades de nuevas oleadas bajistas.

  • Soportes: 1.2500 (S1), 1.2465 (S2), 1.2385 (S3)
  • Resistencias: 1.2570 (R1), 1.2693 (R2), 1.2760 (R3)