Las monedas asiáticas comenzaron la nueva semana con un comportamiento mixto frente al índice del dólar estadounidense, mientras que el DXY mantuvo las ganancias en torno al nivel de 97.5 después de los datos mejores de lo esperado de las ventas al por menor y la producción manufacturera de Estados Unidos. Los resultados mixtos de los indicadores económicos de la economía más grande del mundo amenazan con disminuir la posibilidad de un recorte de tasas de interés de la Fed, incluso cuando los mercados se aferran a las expectativas de una cierta medida de flexibilización de la política monetaria estadounidense en los próximos meses.

La atención de los inversores estará puesta en el  anuncio de política de la Reserva Federal el miércoles, donde cualquier indicio de un cambio actual en la política monetaria por parte de los responsables políticos podría afectar las recientes ganancias del dólar. Queda por ver qué parte de la ecuación económica captará la mayor parte de la atención de la Reserva Federal: confianza en que la expansión récord de la economía de los Estados Unidos tiene más espacio para crecer o temor por los crecientes riesgos a la baja derivados de los conflictos comerciales del Presidente Donald Trump con las economías globales. En caso de que los mercados consideren que la Fed aplicará un recorte de tasas tal como ha estado presionando el presidente Trump, el índice del dólar podría retroceder hacia su media móvil de 100 días en 97.0, pudiendo encontrar un fuerte soporte en 96.59, que corresponde a la media móvil de 200 días.

¿El mercado ha superado el pesimismo?

A medida que fuertes riesgos comerciales y económicos continúan girando en torno a la perspectiva económica mundial, junto con los riesgos geopolíticos que mantienen a los inversores temerosos, los activos de refugio seguro se ven envueltos en un entorno propicio. En lo que va de este mes, el yen japonés ha subido y se ha movido en torno al nivel de 108 frente al dólar estadounidense, el oro se ha mantenido por encima del nivel de $1,320, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años se han mantenido por debajo del 2.15 por ciento, alrededor de sus niveles más bajos desde 2017.

En medio de la densa nube de aversión al riesgo evidente en los mercados, los inversores pueden estar subestimando la probabilidad de una sorpresa positiva de la cumbre del G20 a finales de este mes. Una reunión de Trump-Xi que marca la reanudación de las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China parece no estar en el centro de atención de muchos inversores en este momento. Sin embargo, una sorpresa positiva en este frente podría mejorar significativamente el apetito por el riesgo y mover al USD/JPY de nuevo al nivel de 110, mientras que el oro podría volver a cotizar por debajo de la marca psicológica de $1,300.

Los operadores de petróleo deben estar al tanto de la frágil perspectiva de la demanda en medio de los riesgos de la caída de la oferta

El petróleo crudo Brent se mantiene por encima de los $62/barril en el momento en que fue escrito este artículo, ya que la OPEP continúa dándole señales claras al mercado de que los recortes en el suministro continuarán durante todo el 2019; con la decisión potencialmente tomada a principios de julio. Los intentos de los productores de petróleo de reequilibrar los mercados también podrían obtener un impulso por la recuperación estacional de la demanda en la segunda mitad del año.

Los compradores de petróleo también pueden tomar en cuenta la tensiones geopolíticas en el Medio Oriente como una justificación adicional para aumentar sus ganancias, ya que los riesgos en la oferta son claros y podrían aumentar en el futuro. Sin embargo, a los mercados se les ha recordado la fragilidad de la perspectiva de la demanda, siguiendo las previsiones de la Agencia Internacional de Energía de que la oferta superará la demanda en 2020. Esto podría crear rápidamente condiciones de exceso de suministro en el mercado y limitar las ganancias de los precios del petróleo en el transcurso de este año.

Oro sigue con fuerte impulso alcista

La semana de negociación anterior fue incuestionablemente alcista para el oro, que se ha elevado a un máximo anual de más de $1355, aunque al inicio de esta semana bajó y se encuentra alrededor de $1340.

Las fuerzas detrás de la agresiva apreciación del oro giran en torno a las tensiones geopolíticas en el Medio Oriente, las continuas tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y las crecientes expectativas sobre el recorte de las tasas de interés de la Fed. Con estos impulsores fundamentales clave que ponen a prueba la confianza de los inversores y el apetito por los activos más riesgosos, el oro brillará a medida que los inversores se apresuren a mover su capital hacia los activos de refugio seguro. Desde una perspectiva técnica, los compradores de oro podrían llevar los precios por encima de $1360, lo que podría hacer que la tendencia alcista llegue hasta $1372 e incluso $1390, en el largo plazo.

Acciones de Asia a la baja

Las acciones asiáticas tuvieron un comportamiento moderado el viernes después de que la producción industrial de China descendiera a sus niveles más bajos en un periodo de más de 17 años en mayo.El aumento del riesgo en los  mercados y la decepción de Asia infectaron a los mercados europeos que se han estado negociando a la baja estos días. Dado el nivel de cautela que están teniendo los inversores antes de la reunión de la Reserva Federal de esta semana, Wall Street podría tener problemas para mantener las ganancias de la semana anterior mientras adoptan un enfoque cauteloso hacia los activos de mayor riesgo.

Aunque los mercados de valores globales han tenido un desempeño relativamente bueno en lo que va de junio, las ganancias en el trimestre hasta la fecha en general no son nada para celebrar. Muchos inversores se cuestionan realmente la sostenibilidad del repunte del mercado de valores, dada la gran cantidad de riesgos importantes en contra que pesan sobre el sentimiento global. Debe tenerse en cuenta que los ingredientes fundamentales para una venta masiva en los mercados de valores están acumulándose peligrosamente y están formando una mezcla explosiva. Los vendedores de acciones permanecen en la vecindad y pueden estar simplemente esperando la oportunidad perfecta para hacer su movimiento.