Los inversores comenzaron el último mes del año con ánimo positivo. Las acciones en los mercados asiáticos se movieron al alza el lunes mientras los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años subieron nuevamente por encima del 1,8% y el valor del yen japonés retrocedió ligeramente frente al dólar estadounidense.

El apetito por el riesgo actual fue impulsado por cifras económicas mejores de lo esperado de la economía de China. El indicador PMI Caixin/Markit del sector manufacturero subió hasta 51.8 en noviembre, marcando la expansión más rápida en la actividad de manufactura desde diciembre de 2016. Mientras tanto, el PMI oficial del sector de manufactura publicado durante el fin de semana volvió a crecer por primera vez en siete meses y cruzó por encima del umbral clave de 50 . El estímulo monetario y la disminución de las tensiones comerciales han sido factores importantes para mejorar las cifras, pero si la economía ha tocado fondo realmente depende del resultado de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China. Dicho esto, los PMI de China se adelantan al PMI global por unos pocos meses y China impulsa un tercio del crecimiento del PIB mundial, por lo que parece haber algo de luz en el horizonte.

Reporte del sector laboral de Estados Unidos

Después de tres recortes de tasas de interés implementados desde julio de 2019, la Fed señaló que se mantendría  en espera. A menos que veamos un mayor deterioro en los datos económicos, no hay ninguna razón para justificar otro movimiento de cambio en las tasas de interés en el corto plazo. Se espera que el informe de empleos del viernes muestre que las nóminas no agrícolas aumentaron en 180,000 puestos a medida que aumenta la contratación estacional y 45,000 trabajadores de General Motors regresan a sus trabajos luego de una larga huelga. Se espera que las ganancias promedio hayan mejorado levemente en noviembre y que el desempleo se mantenga estable en 3.6%. Salvo sorpresas, las cifras pueden justificar la evaluación del presidente de la Fed, Jerome Powell, de que la economía todavía tiene espacio para continuar su expansión actual.

Los inversores también vigilarán de cerca los datos del indicador ISM que deberían recibir un impulso gracias al optimismo en torno a las expectativas de un posible acuerdo comercial entre Estados Unidos y China. Las cifras del sector de empleo y el indicador ISM serán componentes clave para un posible movimiento alcista en los mercados de valores en diciembre.

Elección del Reino Unido

La libra esterlina se ha quedado estancada en un rango de 1,28 a 1,30 contra el dólar estadounidense mientras los operadores luchan por pronosticar el resultado de las elecciones del 12 de diciembre. Los operadores parecen reacios a hacer grandes apuestas a pesar de la última encuesta de YouGov que muestra que se espera que el partido conservador obtenga su mayor mayoría desde 1987. El partido laborista opositor está tratando de influir en los votantes al temer sobre el futuro del Servicio Nacional de Salud si el Reino Unido llegar a un acuerdo comercial con los Estados Unidos.

La última encuesta de BMG Research mostró que la ventaja del Partido Conservador cayó un 2% y llegó al 39%, mientras que el Partido Laborista ganó un 5% para reducir la brecha a solo una ventaja de 6 puntos. Los resultados mixtos de la encuesta están dificultando predecir el resultado de las elecciones. Sin embargo, cualquier signo de que la brecha se reduzca aún más será una mala noticia para los compradores de la libra esterlina.

Reuniones de Bancos Centrales

El Banco de Canadá y el Banco de la Reserva de Australia anunciarán sus decisiones sobre tasas de interés esta semana. Se espera que ambos mantengan las tasas de interés sin cambios, pero no debemos descartar por completo las posibilidades de un recorte de tasas.

Canadá ha visto su crecimiento económico debilitándose significativamente en el tercer trimestre a medida que la demanda mundial de petróleo ha caído. Más sorprendentemente, los empleos disminuyeron inesperadamente en octubre, perdiendo 1.800 empleos contra las expectativas de un aumento de 15.900. Australia comparte una historia similar con un mercado laboral debilitado y una inflación por debajo del objetivo. Si no vemos un recorte de tasas esta semana, podemos esperar que los bancos centrales mantengan una actitud moderada.

Reunión de la OPEP

Los operadores de petróleo finalmente recibirán las respuestas a algunas preguntas importantes durante la próxima reunión de política de la OPEP. Esta semana se sabrá si veremos una extensión o una profundización de los recortes de producción para 2020. El acuerdo de 1.2 millones de barriles por día de recortes en el suministro expirará a fines de marzo de 2020. Sin embargo, aún se espera que los inventarios globales aumenten en el primer semestre del próximo año debido a la débil demanda de crudo y la mayor oferta de los países productores de petróleo fuera de la OPEP, en particular, de los Estados Unidos. Para que los precios se muevan por encima del rango de precios de $55 – $65, se necesita que la OPEP tome medidas más audaces, como recortar aún más los objetivos de producción. Sin embargo, dado que la tasa de cumplimiento es baja para algunos actores clave como Rusia, parece que conseguir recortes de producción más profundos será una tarea difícil.

Se espera que la volatilidad del precio del petróleo aumente esta semana con los riesgos inclinados a la baja. Es probable que cualquier resultado, que no sea un cumplimiento más estricto o recortes de producción más profundos, aumente la presión de venta.

Dólar respaldado por datos positivos de Estados Unidos

Los datos económicos alentadores de la economía más grande del mundo continúan apoyando al dólar.

El sentimiento hacia la economía estadounidense ha recibido un impulso después de que el crecimiento económico del tercer trimestre y los pedidos de bienes duraderos excedieron las expectativas del mercado. Con los datos económicos sorpresivos que reducen las expectativas del mercado sobre una mayor reducción de las tasas de interés en el corto plazo por parte de la Reserva Federal, el dólar está listo para continuar su movimiento alcista.

En lo que respecta al panorama que nos da el análisis técnico, el índice del dólar se cotiza alrededor de 98.35 en el momento de la escritura de este artículo. Una ruptura intradía por encima de 98.50 debería alentar un movimiento hacia 99.00 y más allá.

El oro con fuerte sesgo bajista en medio de apetito por el riesgo en los mercados

El oro finalizó el mes de noviembre perdiendo casi un 4%, su peor caída mensual desde noviembre de 2016.

Los elevados niveles de optimismo de los inversores sobre las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China, los datos económicos positivos de los Estados Unidos y la Reserva Federal insinuando que habría una pausa en la reducción de las tasas de interés, redujeron significativamente el apetito por el oro. Aunque los compradores han perdido la batalla este mes, la guerra entre los compradores y vendedores continúa. Dado que el próximo plazo para la aplicación de nuevas tarifas comerciales cae el 15 de diciembre, día en que entrarán en vigencia gravámenes adicionales de los Estados Unidos sobre las exportaciones chinas, el oro tiene el potencial de brillar a medida que el año llega a su fin lentamente. Las crecientes tensiones comerciales están a punto de reavivar los temores sobre la desaceleración del crecimiento global y la especulación en torno a las posibles acciones de los principales bancos centrales en todo el mundo, que podrían tomar la decisión de reducir sus tasas de interés. Un retorno no deseado de la aversión al riesgo y las expectativas sobre tasas de interés más bajas deberían revivir el sentimiento de compra hacia el oro, que ha ganado aproximadamente un 13,50% en lo que va del año.

Con respecto al panorama que nos brinda el análisis técnico, el metal precioso está intentando recuperarse en el marco de tiempo diario. Una ruptura por encima de $1459 debería alentar un movimiento alcista que lleve los precios hasta $1463 y $1475.