Los inversores y traders esperaban con cautela la reacción de los mercados de valores a las violentas protestas en los Estados Unidos, a medida que los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía se extendieron por las ciudades estadounidenses tras el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis.

Los contratos de futuros de índices bursátiles de Estados Unidos inicialmente disminuyeron en la apertura del mercado con el Dow Jones Industrial Average cayendo más de 200 puntos, pero no tardaron mucho en recuperarse a tal punto que todos los principales índices entraron nuevamente en territorio positivo.

Si bien los disturbios y las protestas violentas pueden dañar la actividad económica, especialmente dado que muchos estados acaban de comenzar a desbloquear sus economías, los inversores no parecen estar preocupados en esta etapa y creen que el impacto es insignificante en sus carteras. Sin embargo, si las protestas comienzan a desarrollarse aún más y se descontrolan, lo que puede conducir a la transmisión viral comunitaria de Covid-19, entonces podemos ver una reacción diferente en los mercados.

Los datos económicos optimistas de China y la ausencia de medidas específicas contra Hong Kong por parte de la administración de Trump el viernes también ayudaron a crear un ambiente positivo en Asia. A pesar de que la actividad fabril de China creció menos de lo previsto, se mantuvo en territorio positivo en 50.6, con los sectores de servicios y actividades de construcción que parecen estar lo suficientemente fuertes como para aumentar la confianza en la segunda economía más grande del mundo. El PMI no manufacturero subió a 53.6 en mayo, ligeramente por encima de la lectura de abril de 53.2 y la actividad de construcción aumentó 1.1 puntos y llegó hasta 60.8 en mayo, lo que también se consideró un signo positivo.

Las acciones asiáticas subieron en todos los ámbitos el lunes temprano, con el índice Hang Seng de Hong Kong liderando las ganancias y subiendo más del 3%. El índice MSCI AC Asia ex Japan subió más del 2% respaldado por un repunte del 2,5% en las acciones de Shenzhen, mientras que el ASX de Australia y el Kospi de Corea del Sur aumentaron más del 1%.

Las fuertes ganancias no se limitaron solo a las acciones. El dólar australiano, una divisa sensible al riesgo, es la moneda G10 de mejor desempeño hoy, con un aumento de más del 1.2% frente al dólar, alcanzando un máximo de tres meses de 0.6756. El precio del mineral de hierro, que alcanzó un récord hoy, también es otro factor que ayuda al aumento en los activos australianos.

Si los mercados tienen razón en su evaluación de la economía global y lo peor realmente ha quedado atrás, podríamos ver más ganancias en las monedas vinculadas a commodities y una mayor caída en el valor del dólar estadounidense. Los inversores deberán vigilar de cerca cómo se desarrollarán las protestas estadounidenses en los próximos días y si se vuelven más violentas, lo que podría hacer que muchos reconsideraran su impacto en la actividad económica.

Los otros dos grandes eventos de esta semana son la reunión del BCE del jueves y los datos de empleo en Estados Unidos que se publicarán el viernes. Después de que el BCE proyectó una contracción esperada del 5 al 12% en 2020, la pregunta clave es si extenderán el programa de compra de activos y, en caso afirmativo, en qué medida. El consenso del mercado espera una expansión de €500 mil millones en junio de 2021. Esta reunión ayudará a los inversores a evaluar sus decisiones sobre si es conveniente o no agregar  activos de riesgo a sus carteras. Mientras tanto, en los Estados Unidos, se espera que la tasa de desempleo aumente a cerca del 20%, con la pérdida de 8 millones de empleos adicionales. Sin embargo, no es la cifra absoluta lo que importa ahora, sino la tasa de cambio y es probable que en esta etapa, las cifras iniciales de solicitudes de desempleo proporcionan una mejor indicación.

Con todo, el ánimo alentador probablemente se verá desafiado repetidamente por las renovadas tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y las persistentes preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento mundial.

El oro mantiene intacta la tendencia al alza

Entre los inversores sigue habiendo una sensación de precaución predominante, con el oro manteniendo intacta su tendencia alcista, habiendo formado altos más altos y bajos más altos en los gráficos de 1 hora desde el 27 de mayo. Sin embargo, el movimiento alcista del oro se está encontrando con una resistencia psicológica en $1740. Sin embargo, si continúa el impulso al alza, alimentado por la aversión al riesgo, una ruptura significativa por encima de $1740 parece inevitable lo que podría llevar el precio hasta $1765 o incluso más allá.

Gráfico diario del oro

Gráfico de precios diario del XAU/USD. Vemos como el oro ha alcanzado varias veces el nivel 1740 y ha rebotado a la baja

Inversores de petróleo esperan reunión de productores de petróleo

Otra materia prima importante también está mostrando un tono de moderación, con el petróleo crudo Brent moviéndose alrededor de $37 al momento de escribir este artículo. Los futuros del petróleo Brent se aferran a la mayor parte de su ganancia del 33,66 por ciento en mayo, su primer ganancia mensual importante en lo que va del año, mientras los inversores evalúan la próxima dirección para los precios del petróleo.

Si las protestas de Estados Unidos persisten y sirven como un lastre para la actividad económica, eso podría pesar sobre la demanda del producto. Sin embargo, con la reapertura de la economía extendiéndose alrededor del mundo, junto con los informes de que la OPEP+  podría trasladar su reunión y realizarla antes del 4 de junio y extender sus recortes de producción, estos factores podrían traducirse en un mayor aumento de los precios del petróleo.