Este lunes el oro alcanzó un nuevo precio récord y llegó hasta $1945, convirtiéndose en el activo de refugio seguro estrella en esta época de incertidumbre económica y sociopolítica.

La intensificación de las tensiones entre Estados Unidos y China, un dólar mucho más débil y bonos gubernamentales con bajos rendimientos sin duda han impulsado el atractivo del oro en las últimas semanas. El metal precioso ha subido casi un 30% desde el comienzo de 2020 y actualmente se cotiza a $60 por debajo del nivel psicológico de $2000.

oro alcanza precio record

Fuente: Bloomberg

Si los temas actuales que influyen en el sentimiento del mercado permanecen intactos, el metal precioso podría alcanzar los $2000 durante el tercer trimestre de 2020. Se debe tener en cuenta que los fundamentos siguen siendo muy favorables a los compradore de oro, mientras que los factores técnicos se están alineando y e indican que la tendencia alcista probablemente continuará en los próximos días y semanas . Sin embargo, podría haber una corrección técnica en donde los precios podrían llegar hasta $1900 e incluso más bajo en el corto a mediano plazo antes de que los inversores alcistas vuelvan a la ofensiva.

El análisis de múltiples marcos de tiempo (AMMT) podría ser una estrategia efectiva para explotar los movimientos explosivos del oro.

El AMMT es un método de análisis simultáneo de gráficos de corto, mediano y largo plazo para lograr una entrada o salida precisa al operar en los mercados. Tres marcos de tiempo se usan comúnmente para operar con los movimientos de precios más relevantes sin saturar el análisis con demasiada información. En este sentido, los marcos de tiempo más usados son H1, H4 y D1.

Gráfico H1 del oro con altos más altos y bajos más altos

El metal precioso se mantiene alcista en el marco de tiempo de 1 hora, ya que ha experimentado altos más altos y bajos más altos. Los precios se cotizan por encima de la media móvil simple de 20 periodos mientras que el MACD se mueve al alza. Un cierre en este gráfico por encima del máximo histórico de $1944.99 puede abrir las puertas hacia $1950, un importante nivel psicológico.

Si los precios no se mantienen por encima del bajo más alto de $1932, esto podría desencadenar una corrección técnica hacia el nivel de $1905 o incluso más bajo.

Gráfico H1 del oro

Gráfico H1 del XAU/USD con fuerte tendencia alcista

Gráfico H4 del oro con precios saliendo de las Bandas de Bollinger

Cuando se utiliza el indicador de bandas de Bollinger, el oro puede parecer sobrecomprado ya que los precios tocan continuamente la banda superior y está comenzando a sobrepasarla. Si el nivel de $1945 demuestra actuar como una resistencia confiable, el metal precioso podría disminuir nuevamente y bajar hasta  $1900- $1890, lo que creará un nuevo bajo más alto en el marco temporal H4.

Aunque es probable que ocurra una corrección bajista, no es probable que esta corrección sea demasiado profunda debido a los fundamentos fuertemente alcistas para el oro.

Gráfico H4 del XAU/USD

Gráfico H4 del XAU/USD. Vemos como también marca una fuerte tendencia alcista

Gráfico D1 del oro muestra posible corrección del metal precioso

El oro está en camino de tener su séptimo día consecutivos de ganancias. Es posible que los compradores necesiten tomarse un respiro después de tal impulso alcista antes de alcanzar el nivel de $2000.

La debilidad sostenida por debajo de $1950 podría desencadenar una corrección bajista hacia las zonas de $1905- $1900. Una corrección más profunda tiene el potencial de enviar los precios del metal precioso a las regiones de $1850 antes de que los precios se recuperen y vuelvan a alcanzar máximos históricos.

Gráfico D1 del par XAU/USD

Gráfico D1 del par XAU/USD

USD sigue a la baja

Contra las otras divisas principales, el USD ha alcanzado un mínimo de 4 meses frente al Yen, un mínimo de 15 meses frente al dólar australiano, un mínimo de 22 meses frente al euro y un mínimo de 5 años frente al franco suizo. Esta es claramente una debilidad general en el dólar y no está impulsada por un comportamiento de aumento del apetito por el riesgo. La caída del apetito por el riesgo ya no se traduce en un dólar fuerte, por el contrario, los cierres de consulados de China y Estados Unidos debido a la escalada en las tensiones entre ambos países, que ocasionaron la caída en las acciones globales la semana pasada, deberían haber causado un incremento en el valor del oro. Esto no sucedió. Estos eventos solo parecieron haber favorecido al oro como explicamos anteriormente.

Es muy temprano para hablar de que este declive del dólar se debe a un cambio estructural en el panorama general del mercado de divisas. El dólar estadounidense todavía representa más del 60% de las reservas mundiales de divisas, por lo que únicamente hasta que esta cifra comience a disminuir significativamente posiblemente podríamos afirmar que esta debilidad del dólar se debe a un cambio estructural fundamental. Sin embargo, varios factores están impulsando la caída del dólar, y los rendimientos reales son el factor dominante ya que es probable que la Fed continúe manteniendo las tasas de interés más bajas durante un período prolongado de tiempo. Por esta misma razón, el dólar continúa bajando mientras el oro sube.

Los rendimientos reales negativos y los billones de dólares en estímulos monetarios y fiscales amenazan con crear burbujas en varias clases de activos, y es probable que muchas acciones tecnológicas ya están en este territorio. La pregunta qué pueden hacer varios inversores ahora: ¿el oro también está en una burbuja?

En términos de precio real, el lingote todavía está por debajo del máximo de 2011 cuando se tiene en cuenta la inflación, y muy por debajo de su máximo en 1980 cuando el precio alcanzó los $835 por onza. En ambas ocasiones, el precio cayó en los siguientes meses y años. En la década de 1980, la inflación se disparó y los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años de Estados Unidos se cotizaban al 13% a principios de 1980 y alcanzaron un máximo de alrededor del 16% en 1981. Se creía firmemente que la inflación se mantendría en dos dígitos, lo que causó la ola de compras de oro, pero con el tiempo este miedo disminuyó y luego el mercado alcista más largo en bonos del Tesoro se mantuvo hasta hoy. En 2011, ocurrió una situación similar cuando los bancos centrales de todo el mundo, liderados por la Reserva Federal, comenzaron a bajar las tasas y a inyectar liquidez en los mercados financieros durante la crisis financiera mundial. Sin embargo, varios años después, los riesgos de deflación fueron aún mayores que la inflación. Aquí estamos nuevamente en un escenario similar, pero las medidas tomadas hoy han superado con creces las de 2009 en términos de estímulo fiscal o monetario.

Con las expectativas de inflación volviendo a los niveles anteriores a Covid-19, el problema ahora es cuánto tiempo la Fed puede permitirse mantener la inflación por encima del objetivo para apoyar su mandato de empleo. Mientras más tiempo mantengan las tasas bajas y aumenten las expectativas de inflación, es más probable que veamos que el oro se beneficie, y no es probable que esta relación se rompa pronto. Si se observan los datos del interés abierto en los mercados de futuros, no parece haber un posicionamiento especulativo excesivo. Esto sugiere que la compra física y los fondos cotizados en bolsa son actualmente los factores clave que impulsan el precio, lo que significa que una ruptura por encima de $2,000 probablemente conducirá a un mayor posicionamiento especulativo que podría impulsar los precios aún más.