Los compradores del euro han iniciado la semana de negociación con un renovado sentido de confianza, subiendo con fuerza frente al dólar estadounidense y las otras monedas del G10. La caída del dólar parece estar retomando fuerzas.

El desempeño positivo de la moneda común de la Zona Euro desde mayo ha sido nada menos que fenomenal, desafiando las preocupaciones generadas por datos económicos decepcionantes y la incertidumbre en torno al COVID-19.

Dada la resistencia del euro frente a noticias fundamentales inestables y el hecho de que el PIB de la eurozona se desplomó en un récord del 12,1% en el segundo trimestre de 2020, los precios del euro podrían subir si las condiciones económicas se estabilizan.

Factores técnicos también favorecen al euro

De acuerdo a la información que nos brindan los gráficos de precios, los datos indican que el par EUR/USD se ha asegurado durante seis semanas consecutivas de ganancias frente al dólar, lo que no se veía en años. Los precios han subido más de 700 pips desde mediados de junio, alcanzando un nuevo máximo de 2020 por encima de 1,1910 antes de volver a caer por debajo de 1,1900.

Parece que los alcistas mantienen el control en el marco de tiempo semanal, ya que el precio ha formado máximos más altos y mínimos más altos constantemente. Los precios se negocian por encima de la media móvil simple de 20 periodos, mientras que el MACD también muestra un sesgo decididamente alcista. Una ruptura decisiva por encima de 1.1900 podría inspirar un movimiento alcista hacia 1.2000, un nivel de precios clave para el EUR/USD.

Si 1.1900 demuestra ser una resistencia confiable, el EUR/USD podría retroceder hacia el nivel de soporte de 1.1700.

Por su parte, el marco de tiempo diario ilustra una imagen similar a la que muestra el marco de tiempo semanal. Como ya indicamos, mucho se enfoca en el nivel de resistencia de 1.1900. Si el tipo de cambio supera este nivel, los alcistas podrían llevar los precios hasta 1.2000, aunque esto no será nada fácil. La última vez que el EUR/USD se negoció alrededor de esos niveles fue en mayo de 2018, hace más de 2 años.

Para los que prefieren los marcos de tiempo de más corto plazo, en los gráficos de cuatro horas, parece que se está produciendo algo de fatiga. Esto podría desencadenar un pequeño retroceso a la baja antes de que los compradores lleven los precios nuevamente hasta 1.1900. Un rompimiento intradiario por debajo de 1,1820 puede provocar una caída a la baja en el corto plazo.

Como sea, a mediano plazo podríamos ver más caídas del dólar estadounidense, lo que sumado a la fortaleza del euro, seguramente ocasionará que el EUR/USD continúe subiendo en las próximas semanas.

Par EUR/USD listo para alcanzar 1.1900

Par EUR/USD listo para alcanzar 1.1900

Activos de riesgo mayormente al alza dado que el dólar estadounidense sigue bajo presión

Las acciones chinas llevaron a los mercados asiáticos al alza al comienzo de la semana de negociación con el Shanghai Composite intentando volver a probar los máximos de este año, luego de ganancias de más del 2.5%. Los tres principales futuros de índices estadounidenses comenzaron la semana al alza. El petróleo crudo WTI cotizó un 1% más alto, mientras que el oro y el dólar estadounidense se mantuvieron sin mayores cambios después de ligeras caídas a principios de la sesión.

La emisión de préstamos a medio plazo por valor de 700.000 millones de yuanes por parte del Banco Popular de China (PBOC) y la refinanciación de préstamos con vencimiento en agosto fueron los principales impulsores de las acciones, en otra señal de que la política monetaria sigue teniendo una influencia significativa en la confianza de los inversores. Sin embargo, las acciones japonesas estuvieron bajo presión después de que los datos del PIB mostraran que la economía se contrajo un 27,8% en el segundo trimestre, una contracción récord.

La demorada revisión del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y la emisión del presidente Trumps de una orden ejecutiva que obligaba a ByteDance de China a vender su negocio TikTok en Estados Unidos no tuvo ningún impacto material en los mercados. Parece que la política sigue en segundo plano en lo que respecta a las fuerzas que impulsan los mercados, ya que las políticas monetarias continúan brindando el apoyo necesario para evitar impactos negativos masivos en el sistema financiero.

La Fed sigue determinada a apoyar la economía mucho más allá del momento en que terminen los bloqueos. Pero los inversores quieren saber qué tipo de políticas aplicará la Fed a corto y medio plazo porque en este momento la entidad sigue mostrándose algo vaga. Eso es lo que hace que las minutas del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) del miércoles sean un gran evento para los inversores. Los funcionarios de la Fed, incluido el presidente Jerome Powell, han indicado la necesidad de un método más sencillo de orientación futura, en el que los participantes del mercado puedan vincular las proyecciones de tasas de interés a un conjunto de métricas económicas. ¿Revelarán las actas del FOMC cuándo se implementará dicha política?

La flexibilización cuantitativa (QE) también es de gran importancia en esta etapa, especialmente después de que los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a largo plazo se dispararon significativamente el viernes luego de una cantidad récord de emisión de bonos a 30 años. Con una mayor oferta de bonos que probablemente llegue al mercado a medida que los responsables de la política fiscal busquen financiar sus paquetes de gastos, la Fed debe seguir siendo el actor clave en los bonos del Tesoro de Estados Unidos para mantener los rendimientos bajo control. De lo contrario, espere ver un fuerte aumento en la volatilidad que probablemente arrastre las acciones a la baja.

El aumento de los rendimientos de los bonos, por otro lado, debería brindar cierto apoyo al dólar estadounidense, aunque hasta ahora no hemos visto tal reacción. Lo más probable es que los inversores permanezcan en modo de espera hasta que se enteren del próximo plan de acción de la Fed.