Después de un comportamiento mixto al comienzo de la semana de negociación, las acciones de los principales mercados asiáticos entraron en territorio positivo con el ASX 200 de Australia y el KOSPI de Corea del Sur superando a sus pares y subiendo un 1,7% y un 1,5% respectivamente. También se espera que los índices de referencia europeos comiencen la semana con una nota positiva, mientras que los tres índices principales de Wall Street dan señales de que tendrán un comienzo positivo..

Las órdenes ejecutivas del presidente Trump de prohibir el uso de WeChat y TikTok a mediados de septiembre hicieron poco para frenar el apetito de los inversores por el riesgo. Del mismo modo, el anuncio de una nueva ronda de sanciones contra 11 funcionarios chinos y de Hong Kong, incluida la líder Carrie Lam, no ha afectado la confianza de los inversores. Las pérdidas se limitaron a las firmas tecnológicas gigantes de China Tencent y Alibaba.

Los inversores estadounidenses no vieron estas acciones como perjudiciales para el último incremento en los precios en los mercados de valores, al menos no todavía. Las autoridades chinas aún no han indicado que represalias van a tomar, pero probablemente nos enteremos más adelante esta semana cuando los funcionarios de ambos países revisen la implementación del acuerdo comercial de Fase 1.

Los inversores también están siguiendo de cerca los acontecimientos en Washington, después de que el colapso de las negociaciones sobre nuevas medidas de estímulo llevó al presidente Trump a firmar órdenes ejecutivas destinadas a extender el apoyo económico por el Covid-19, incluyendo los beneficios por desempleo, las moratorias fiscales y la suspensión de los pagos de préstamos estudiantiles. Esta medida parecía más una táctica para obligar a los demócratas a volver a las negociaciones y es probable que funcione.

A pesar de todo este ruido de fondo, la mayoría de los datos económicos continúan superando los pronósticos de los economistas con el último informe de nóminas no agrícolas que muestra que la economía estadounidense agregó 1.8 millones de empleos y redujo la tasa de desempleo a un 10.2% desde un 11.1%. La mejora en los datos económicos por sí sola no es suficiente para justificar los niveles casi récord en el S&P 500, especialmente porque la actividad económica no se acerca a los niveles anteriores a la era Covid, pero cuando se combina con tasas de interés cercanas a cero, inundaciones de liquidez a través de políticas monetarias. y un estímulo fiscal continuo, tiene sentido. 

Esta situación debería continuar mientras las valoraciones de las acciones sigan siendo razonables, pero dada la relación P/E de 36,4 que existe actualmente en el Nasdaq 100, parece que las acciones tecnológicas están alcanzando valores y esto debería ser preocupante para el sector. En un entorno de mercado de este tipo, pocos analistas se atreven a predecir máximos, especialmente cuando muchos inversores creen que las compañías tecnológicas son la solución para todos nuestros problemas y quieren seguir participando en este mercado alcista. Sin embargo, se está volviendo más crítico cubrir al menos una parte de las carteras de los inversores. sobre todo las que han invertido un alto porcentaje de su capital en acciones tecnológicas.

Incertidumbre por paquetes de estímulo en Estados Unidos

Los mercados están soportando un comienzo difuso de la semana de operaciones, ya que los inversores asimilan los últimos acontecimientos relacionados con el nuevo paquete de estímulo de Estados Unidos. Durante el fin de semana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó cuatro órdenes ejecutivas para ayudar a apoyar la economía, incluidos planes de 400 dólares por semana para los estadounidenses desempleados.

Sin embargo, existen muchas dudas sobre cuándo se implementarían exactamente estas medidas, su efectividad para apoyar la economía o si las acciones ejecutivas de Trump son siquiera legales. El anuncio del sábado también se considera una mera estratagema política para reactivar las negociaciones entre republicanos y demócratas sobre la provisión de una ayuda muy necesaria a la mayor economía del mundo.

En medio de tal incertidumbre, las acciones y las divisas asiáticas tuvieron un comportamiento mixto, mientras que los futuros de las acciones de Estados Unidos se movieron al alza, como explicamos anteriormente. Mientras tanto, el índice del dólar (DXY) comenzó la semana bajando un 0,1 por ciento.

Desde una perspectiva técnica, el índice del dólar podría estar preparado para más pérdidas, con el DXY formando el llamado cruce de la muerte, ya que su media móvil simple (SMA) de 100 días está cruzando por debajo con su contraparte de 200 días, lo que estaría confirmando una tendencia a la baja. Sin embargo, el índice de fuerza relativa (RSI) muestra que el DXY ha salido del territorio de «sobreventa«, lo que indica que la reciente venta masiva del dólar podría pausarse por el momento, con el impulso bajista también tomando un respiro.

Desde una perspectiva fundamental, los mercados necesitarán más claridad con respecto a si los legisladores estadounidenses serán capaces de actuar juntos y aprobar una nueva ronda de estímulo fiscal para la economía estadounidense. Aunque el informe de julio de las nóminas no agrícolas de Estados Unidos, que se publicó el viernes pasado, resultó mejor de lo esperado, la tasa de desempleo general sigue siendo casi el triple de los niveles vistos antes de la pandemia. En otras palabras, la economía estadounidense todavía necesita mucha más ayuda, pero esa ayuda se está retrasando.

GBP/USD espera datos de empleo en Reino Unido

No fue un mal comienzo de la semana de negociación para la libra esterlina, que subió en todos los ámbitos.

El desempeño positivo de la libra esterlina durante las últimas semanas ciertamente ha desafiado las expectativas, especialmente cuando se tiene en cuenta cómo la incertidumbre relacionada con el Brexit y los fundamentos económicos inestables del Reino Unido continúan pesando sobre la confianza de los inversores.

Podemos esperar que la libra esterlina se vea fuertemente influenciada por los próximos datos de empleo del martes, especialmente si se considera que la ayuda del gobierno de 33,8 mil millones de libras esterlinas llegará a su fin en octubre. Un aumento en el desempleo puede obligar al Banco de Inglaterra a implementar su recorte final de tasas de interés antes de lo esperado en un esfuerzo por estimular el crecimiento económico. Tal acontecimiento puede afectar la atracción de los inversores hacia la libra, lo que podría ocasionar que el GBP/USD caiga  debajo del nivel de soporte de 1.3000, un nivel psicológico clave importante.

Alternativamente, una cifra mejor de lo esperado podría reavivar el sentimiento de compra hacia la libra lo que podría llevar los precios hasta 1.3200.

Mirando más profundamente en el panorama técnico, el GBP/USD sigue mostrándose alcista en los gráficos diarios, ya que el precio ha estado formando altos más altos y bajos más altos de forma constante. Los precios se negocian por encima de las medias móviles simples de 20 y 200 periodos, mientras que el MACD se mueve al alza.

Una ruptura sólida por encima de 1.3200 confirmará que 1.3000 es el nuevo mínimo más alto con 1.3300 actuando como una meta a mediano plazo para los compradores.