Almacenamiento en frío de criptomonedas

¿Qué es el almacenamiento en frío?

En el campo de las criptomonedas, se usa el término almacenamiento en frío para denominar a las billeteras fuera de línea utilizadas para almacenar bitcoins u otras divisas digitales. Con el almacenamiento en frío, la billetera digital se ubica en una plataforma que no está conectada a Internet, lo que protege la billetera del acceso no autorizado, los ataques informáticos y otras vulnerabilidades a las que es susceptible un sistema que está conectado a Internet.

  • La mayoría de las billeteras de criptomonedas son digitales, pero los piratas informáticos a veces pueden obtener acceso a estas herramientas de almacenamiento a pesar de las medidas de seguridad diseñadas para evitar el robo.
  • El almacenamiento en frío es una forma de mantener fuera de línea los tokens de criptomonedas.
  • Mediante el uso de almacenamiento en frío, los inversores en criptomonedas tienen como objetivo evitar que los piratas informáticos puedan acceder a sus activos digitales a través de los medios tradicionales.

¿Cómo funciona el almacenamiento en frío?

Cuando se ha comprometido una cuenta corriente, de ahorro o de tarjeta de crédito en un banco tradicional, el banco puede reembolsar el dinero perdido o robado al titular de la cuenta. Sin embargo, si una cuenta o billetera de criptomonedas se ha visto comprometida y los bitcoins u otras divisas digitales han sido robados, el propietario no podrá recuperar sus monedas. La razón de esto es que la mayoría de las divisas digitales están descentralizadas y no cuentan con el respaldo de un banco central o gobierno. Por lo tanto, existe la necesidad de un medio de almacenamiento seguro para bitcoins y altcoins.

Una billetera bitcoin está asociada con las claves públicas y privadas de un propietario de bitcoin. La clave privada dada a cualquier usuario de bitcoin es una cadena única de caracteres alfanuméricos necesarios para acceder a las tenencias de bitcoin del usuario para que pueda realizar transacciones. La clave pública es similar al nombre de una cuenta y ayuda a identificar un destino para las monedas digitales que se envían a la billetera. Dos personas que realizan una transacción con bitcoin, donde uno es vendedor y el otro comprador, tendrán que compartir sus claves públicas entre sí para completar la transacción.

El comprador de un producto o servicio envía la cantidad requerida de bitcoins a la dirección divulgada del vendedor como pago, y la cadena de bloques verifica la validez de la transacción y confirma que el comprador o el remitente realmente tienen esos fondos para enviar. Una vez que el pago se ha entregado a la dirección, el vendedor o el receptor solo pueden acceder a los fondos a través de su clave privada. Por lo tanto, es imperativo que las claves privadas se mantengan seguras porque si son robadas, los bitcoins o altcoins del usuario podrían desbloquearse y ser accesados desde la dirección sin autorización.

Seguridad para los usuarios de criptomonedas

Las claves privadas almacenadas en una billetera conectada a Internet son vulnerables a robos por piratas informáticos. Estas billeteras se conocen como billeteras calientes (almacenamiento en caliente). Con una billetera caliente, todas las funciones necesarias para completar una transacción se realizan desde un único dispositivo en línea. La billetera genera y almacena claves privadas; firma digitalmente transacciones usando claves privadas; y transmite la transacción firmada a la red. El problema es que una vez que las transacciones firmadas se han transmitido en línea, un atacante que rastrea las redes puede acceder a la clave privada que se utilizó para firmar la transacción.

El almacenamiento en frío resuelve este problema al firmar la transacción con las claves privadas en un entorno fuera de línea. Cualquier transacción iniciada en línea se transfiere temporalmente a una billetera fuera de línea guardada en un dispositivo como un USB, CD, disco duro, papel o computadora fuera de línea, donde luego se firma digitalmente antes de transmitirse a la red en línea. Debido a que la clave privada no entra en contacto con un servidor conectado en línea durante el proceso de firma, incluso si un pirata informático en Internet se encuentra con la transacción, no podrá acceder a la clave privada utilizada para ello. A cambio de esta seguridad adicional, el proceso de transferencia hacia y desde un dispositivo de almacenamiento en frío es algo más oneroso que el proceso de una billetera caliente.

La forma más básica de almacenamiento en frío es una billetera de papel. Una billetera de papel es simplemente un documento que tiene escritas las claves públicas y privadas. El documento se imprime mediante una herramienta informática diseñada para generar billeteras de papel, a través de una impresora fuera de línea. La billetera o documento en papel generalmente tiene un código QR incrustado para que pueda escanearse y firmarse fácilmente para realizar una transacción. El inconveniente de este medio es que si el documento se pierde, se vuelve ilegible o se destruye, el usuario nunca podrá acceder a su dirección donde están sus fondos.

Otra forma de almacenamiento en frío es una billetera de hardware que utiliza un dispositivo fuera de línea o una tarjeta inteligente para generar claves privadas fuera de línea. Las billeteras USD Ledger son un ejemplo de billeteras de hardware que usan una tarjeta inteligente para proteger las claves privadas. El dispositivo se ve y funciona como un USB, y se requiere una computadora y una aplicación basada en Chrome para almacenar las claves privadas sin conexión. Al igual que una billetera de papel, es esencial almacenar este dispositivo USB y tarjeta inteligente en un lugar seguro, ya que cualquier daño o pérdida podría impedir el acceso a los bitcoins y altcoins del usuario. Otras dos billeteras de hardware populares incluyen TREZOR y KeepKey.

Finalmente, los usuarios que buscan opciones de almacenamiento en frío también pueden optar por billeteras de software fuera de línea, que son bastante similares a las billeteras de hardware pero requieren un proceso que resulta más complejo para los usuarios menos técnicos. Una billetera de software fuera de línea divide una billetera en dos plataformas accesibles: una billetera fuera de línea que contiene las claves privadas y una billetera en línea que tiene almacenadas las claves públicas. La billetera en línea genera nuevas transacciones sin firmar y envía la dirección del usuario al destinatario o al remitente en el otro extremo de la transacción. La transacción sin firmar se mueve a la billetera fuera de línea y se firma con la clave privada. La transacción firmada se mueve nuevamente a la billetera en línea que la transmite a la red. Debido a que la billetera sin conexión nunca se conecta a Internet, sus claves privadas almacenadas permanecen seguras. Electrum y Armory a menudo se citan como las mejores billeteras de software fuera de línea para Bitcoin y altcoins.

Los usuarios de criptomonedas deben asegurarse de que la billetera de su elección sea compatible con las monedas con las que realizan transacciones u operan, ya que no todas las billeteras admiten todas las criptomonedas.