Los futuros de las acciones estadounidenses están subiendo en medio de informes de noticias de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó oficialmente un paquete de estímulo fiscal de 900.000 millones de dólares, a pesar de criticar el proyecto de ley la semana pasada.

Los futuros del S&P 500 están intentando formar una gran brecha alcista en el precio por encima del nivel de 3700, de importancia psicológica, con el índice al contado a solo un 0,5 por ciento de su precio de cierre más alto, que fue alcanzado el 17 de diciembre.

Si el optimismo que rodea la aprobación del presidente Trump de este paquete de ayuda se mantiene en los próximos días, es muy posible que el S&P 500 alcance un nuevo récord antes de que termine 2020.

La aprobación del paquete de estímulo significa que se evita un cierre parcial del gobierno y millones de estadounidenses desempleados recibirán pagos directos y otras formas de asistencia después de que dos programas federales de desempleo expiraran el sábado.

Los inversores finalmente pueden dar un gran suspiro de alivio y decir que el caos sobre el proyecto de ley de estímulo ha terminado. Se ha evitado una venta masiva en los mercados, sobre todo en los mercados de valores y otros activos similares, y esto podría proporcionar un último impulso a los activos de riesgo en los últimos cuatro días de negociación del año. Sin embargo, los inversores no deberían entusiasmarse demasiado y en su lugar deben tener precaución, ya que mucho de estas noticias ya ha sido tomado en cuenta por los mercados.

Precio del S&P 500 alcanza nivel record

Precio del S&P 500 continúa subiendo por noticias positivas

El apetito por el riesgo se libra de escenarios fuertemente negativos

Los compradores de acciones y otros activos de riesgo se sienten cada vez más aliviados ya que se evitaron dos riesgos notablemente negativos para los mercados.

En primer lugar, la aprobación del presidente Trump de este paquete de ayuda por el Covid-19 evita el cierre del gobierno de los Estados Unidos, al tiempo que brinda un alivio muy necesario a millones de estadounidenses. Además, llega inmediatamente después de un acuerdo comercial posterior al Brexit que se cerró entre el Reino Unido y la UE justo en la víspera de Navidad.

Las perspectivas de un retraso en la aprobación de un paquete de estímulo fiscal en Estados Unidos y los efectos disruptivos del tan temido Brexit sin acuerdo habían pesado sobre el apetito por el riesgo. Ahora que esos dos principales riesgos a la baja casi han desaparecido, los activos de riesgo deberían tener pocos obstáculos para presionar al alza a medida que cierran este año extraordinario.

El lanzamiento de vacunaciones masivas en toda Europa ayer también nos brinda cierta esperanza de que estamos un paso más cerca del final de la pandemia. Los mercados de divisas están reflejando el estado de ánimo optimista de los inversores con el dólar estadounidense, un activo de refugio seguro clásico, cayendo frente a la mayoría de las otras divisas principales. El euro, la divisa principal con mejor desempeño en 2020, habiendo ganado un 9% en lo que va de año, ha subido un 0,2% en las primeras operaciones del inicio de la última semana de negociación del año. La segunda divisa con mejor rendimiento, el dólar australiano, también ha subido un 0,2%, cotizando cerca de un máximo de dos años y medio. Mientras tanto, la libra esterlina no ha logrado superar el nivel de 1.3600 tras el acuerdo comercial de la semana pasada, ya que todavía no hay una decisión sobre cuánto acceso tendrán las empresas de servicios financieros británicos a la UE. Podemos esperar que en estos días las monedas se negocien en rangos estrechos ya que muchos operadores se encuentran de vacaciones.

Las acciones asiáticas aprovechan el buen desempeño de la economía de China

Las acciones asiáticas también están comenzando la última semana del año con una nota positiva. El índice Nikkei 225 de Japón está rondando sus niveles más altos desde 1990, aunque el nivel de 27.000 puede estar más allá del alcance de los compradores de las acciones de Japón para lo que resta de este año. Aún así, seguramente se están alegrando mucho de la ganancia de casi 13 por ciento en lo que va de año para el índice de referencia para las acciones japonesas.

Del mismo modo, el índice Hang Seng podría tener un regreso al esquivo nivel de 27,000 durante los pocos días de negociación que quedan de este año 2020, a pesar de haber roto esa marca psicológicamente importante a finales de noviembre. Sin embargo, el índice de referencia de Hong Kong sigue estando más de un seis por ciento más bajo en lo que va de este año.

Aún así, las acciones asiáticas podrían obtener un amplio apoyo de la continua recuperación económica de China.

Las ganancias industriales de noviembre en la segunda economía más grande del mundo, que se publicaron el domingo, crecieron un 15,5 por ciento en comparación con el mismo mes del año pasado. La capacidad superior de China para contener la pandemia del Covid-19 sugiere que podría convertirse en la economía más grande del mundo antes de lo esperado. Según el Centro de Investigación Económica y Empresarial, China podría superar a los EE. UU. Y reclamar ese prestigioso título en algún momento de esta década, posiblemente para el año 2028, que es unos cinco años antes que la estimación anterior.

Las perspectivas de crecimiento de China son un buen augurio para los mercados regionales, al tiempo que consolidan el papel de Asia como epicentro del crecimiento mundial en la era posterior a la pandemia.

Desempeño de la libra esterlina decepciona

Aunque finalmente se ha aprobado un acuerdo comercial que regirá la relación comercial entre el Reino Unido y la UE después del Brexit, lo que significa que no veremos un aumento en los aranceles sobre los bienes después de fin de año, la libra esterlina ha bajado frente al euro e incluso al dólar estadounidense. Todavía se necesita un trabajo significativo y un acuerdo para las principales industrias que no están cubiertas en el acuerdo comercial, especialmente los servicios financieros. Sin duda, las relaciones entre ambas partes también se han visto marcadas por los últimos meses y no lo olvidemos: este es uno de los resultados más difíciles posibles del Brexit.

Los compradores de la libra esterlina están desesperados por superar el máximo reciente de 1.3624, que fue alcanzado el 17 de diciembre. Actualmente el GBP/USD se encuentra en el medio del canal alcista formado desde los mínimos de septiembre, pero hay poco impulso en estos mercados de bajo volumen de negociación en este momento.

Oro mantiene su impulso alcista

El oro es otro activo que inicialmente subió abruptamente después de la firma del proyecto de ley de ayuda por la pandemia del Covod-19 en Estados Unidos, pero terminó perdiendo la mayoría de sus ganancias durante las últimas horas de la sesión de Asia. A pesar de esto, un dólar más débil debería brindar más apoyo al metal precioso, lo que significa que para que los precios se mantengan por encima de los $1,900 es necesario que el dólar continúe debilitándose a partir de ahora. 

La cobertura contra el riesgo de inflación ha sido el factor número uno que ha contribuido a la fortaleza del oro y probablemente continuemos  viendo esto hasta la segunda mitad de 2021. Sin embargo, cualquier signo de presión alcista sobre los precios podría hacer que el oro vuelva a subir por encima de los 2.000 dólares en el mediano plazo.