Las acciones asiáticas comenzaron la semana con una nota positiva, ya que los inversores a nivel global celebraron los casi un millón de puestos de trabajo creados en Estados Unidos el mes pasado. Los futuros de acciones estadounidenses también subieron, extendiendo sus ganancias del viernes, siendo los sectores cíclicos los que probablemente se beneficiarán más del fuerte repunte de la economía. Sorprendentemente, sin embargo, solo vimos movimientos limitados en el mercado de bonos del Tesoro con los rendimientos en los bonos a 10 años que permanecieron 6 puntos básicos por debajo del máximo del martes pasado de 1,78%. El dólar también experimentó una reacción moderada después de un repunte inicial, pero esto podría deberse en gran parte a las vacaciones de Pascua en los Estados Unidos y en otros lugares.

Las perspectivas de crecimiento, el riesgo de inflación y el ritmo de las vacunaciones contra el Covid-19 siguen siendo los factores dominantes que mueven los mercados financieros. Los inversores parecen estar a la vanguardia de la Reserva Federal y anticipan una subida de tipos de al menos 25 puntos básicos para finales del próximo año. El miércoles, las actas de la última reunión de la Fed posiblemente arrojen más información sobre el pensamiento de los responsables de la política monetaria. La reunión de marzo se produjo después de la aprobación del programa de estímulo de $1,9 billones, pero antes de la propuesta de infraestructura de $2,25 billones. Si bien el «dot plot«, que representa las proyecciones de las tasas de interés, no indicó ningún aumento de los tipos hasta 2024, siete de los dieciocho funcionarios anticiparon una subida anticipada de las tasas de interés de referencia. Si partes de la propuesta de infraestructura de Biden se concretan en los próximos meses, es probable que veamos a más legisladores unirse a los halcones.

Dada la divergencia entre el crecimiento económico de Estados Unidos y el resto del mundo desarrollado, se espera que la tendencia alcista del dólar se mantenga en juego durante el segundo trimestre del año. Las posiciones cortas en el dólar continúan cayendo de acuerdo con los últimos datos de posicionamiento de la CFTC (futuros de divisas), lo que es otra señal alcista. Es probable que las monedas del G10 con peores resultados en lo que va de año, como el euro, el yen y el franco suizo, sean las más afectadas.

El oro, un activo muy favorecido por los inversores durante la pandemia, ha experimentado fuertes caídas en los últimos tres meses. El metal precioso ha caído más del 10% en el primer trimestre y ha perdido casi una quinta parte de su valor desde que alcanzó su punto máximo en agosto de 2020. No debería ser tan sorprendente ver que el metal cae después de un fuerte aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos junto con el aumento de las esperanzas de una sólida recuperación económica mundial. Sin embargo, el oro sigue siendo un activo clave en una cartera bien diversificada. Después de todo, nunca hemos presenciado un estímulo como el observado en los últimos 12 meses y existen altas posibilidades de que las presiones inflacionarias mantengan las tasas de interés reales en territorio negativo durante un período prolongado.

oro en tendencia bajista

¿Cómo reaccionará la Fed ante el excelente informe de empleo en Estados Unidos?

Aunque varios mercados importantes todavía están cerrados hoy debido al fin de semana de Pascua (Australia, Reino Unido, Europa, Hong Kong), los mercados que están abiertos están teniendo una reacción importante ante el excelente informe de nóminas no agrícolas de Estados Unidos del viernes pasado. La economía estadounidense agregó 916.000 puestos de trabajo en marzo, lo que superó con creces las expectativas de los economistas de 660.000. La tasa de desempleo ha caído ahora al 6%, en comparación con el 6.2% del mes anterior.

Este dato económico tan positivo justifica el optimismo de los inversores en torno a la recuperación económica de Estados Unidos, lo que probablemente alentará aún más la reactivación del comercio.

Las acciones asiáticas están en verde con el Nikkei 225 de Japón aumentando más del uno por ciento en la apertura. Los futuros de las acciones estadounidenses también están subiendo, lo que potencialmente allana el camino para un nuevo récord para el índice Dow Jones y el S&P 500. Hay que tener en cuenta que este último índice cerró por encima de la marca psicológicamente importante de 4.000 por primera vez en la historia antes de la Semana de Pascua.

Una vez que los mercados hayan terminado de digerir los resultados de las Nóminas No Agrícolas, los inversores globales tendrán más datos económicos clave y eventos del mercado sobre los que reflexionar en los próximos días.

¿Seguirán los mercados luchando contra la Fed?

Los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años ahora cotizan alrededor de 10 puntos básicos más en comparación con los niveles durante la última reunión del FOMC del 16 al 17 de marzo. Con cada punto básico que sube, potencialmente aumentan las posibilidades de que intervenga la Reserva Federal.

Si o cuando la Fed decida rebajar los rendimientos de los bonos del Tesoro, tal acto puede desencadenar un aumento masivo de volatilidad en todos los mercados financieros.

Con tanto en juego, se espera que los inversores y traders presten mucha atención a los comentarios de esta semana de los funcionarios de la Fed, incluido el propio presidente de la Fed, junto con la publicación del miércoles de las actas de la reunión de marzo del FOMC. Las minutas de la reunión podrían ayudar a ofrecer más información sobre las opiniones de los responsables de la formulación de políticas en torno a la inflación estadounidense y sus ideas sobre cómo debería responder la Fed. Tal como están las cosas, las tasas de interés de referencia se mantienen cercanas a cero mientras el banco central continúa gastando $120 mil millones en bonos por mes para ayudar a respaldar los mercados financieros.

El presidente de la Fed, Powell, ha reiterado durante mucho tiempo que la economía de Estados Unidos está muy lejos de una recuperación total y que el banco central aún no ve la necesidad de alterar los disparados rendimientos de los bonos del Tesoro.

Queda por ver si Powell, y los otros funcionarios de la Fed, podrían cambiar sus ideas esta semana tras el último informe de empleo. La más mínima sugerencia de que la Fed está lista para frenar el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro, o que está considerando subir las tasas de interés más temprano que tarde, puede causar que el dólar pierda algunas de sus ganancias más recientes.

Dólar se mantiene alcista

El dólar estadounidense ha recibido un impulso este año por el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro, desafiando las expectativas del mercado de un dólar más débil en 2021. Por el contrario, el índice del dólar (DXY) ha ganado un 3,33% en lo que va de año, aunque se ha mantenido por debajo del nivel psicológicamente importante de 93.

Desde una perspectiva técnica, la media móvil simple de 50 días del DXY cruzó por encima de su contraparte de 100 días el 26 de marzo, y el índice subió aproximadamente un 0,2% desde que se formó ese cruce dorado. Y con el RSI de 14 días alejándose de los niveles de sobrecompra, el DXY ahora tiene el camino libre para alcanzar el máximo de noviembre de 94,31 en algún momento del segundo trimestre.

Esta trayectoria ascendente para el dólar supone que la Fed seguirá tolerando mayores rendimientos de los bonos del Tesoro, mientras que la recuperación económica de Estados Unidos y sus esfuerzos de vacunación continuarán a un ritmo más rápido en comparación con Europa, señalando que la moneda euro representa el 57.6% del DXY.

 

Información obtenida de:

-Broker Forextime