Bitcoin y otras criptomonedas han incrementado significativamente su valor durante el año pasado, haciendo que el mercado de criptomonedas combinado alcanzara la asombrosa cifra de 2,1 billones de dólares.

El precio de bitcoin, que alcanzó un máximo de casi $65,000 por bitcoin en abril después de un repunte vertiginoso de seis meses, ha estado oscilando alrededor de $50,000, por ahora. Mientras tanto, el precio de Ethereum se ha disparado aún más, superando el rendimiento de muchos de sus rivales más nuevos.

Ahora, en medio de un aumento del interés en las criptomonedas más pequeñas como Cardano, BNB de Binance, XRP de Ripple, Solana y dogecoin, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, advirtió que las criptomonedas no son monedas y deben ser tratadas como instrumentos «altamente especulativos» y «sospechosos».

«Creo que tenemos que distinguir entre las criptomonedas que son altamente especulativas, ocasionalmente sospechosas y de alta intensidad en términos de activos de consumo de energía, pero no son una moneda», dijo Lagarde, hablando en un podcast de Bloomberg. «Las criptomonedas no son monedas, punto. Las criptomonedas son activos altamente especulativos que reclaman su fama como monedas, posiblemente, pero no lo son. No lo son».

Junto con el enorme rally alcista de bitcoin, otras criptomonedas como ethereum, cardano, BNB de Binance, XRP de Ripple, solana y dogecoin han obtenido ganancias porcentuales de tres dígitos en el transcurso del últimos año, ya que los inversores apuestan a que los tokens digitales seguirán aumentando su valor en medio de una creciente adopción. Bitcoin, la criptomoneda más valiosa por un margen considerable, ahora se está utilizando como moneda y depósito de valor, y El Salvador recientemente convirtió a Bitcoin en su moneda oficial junto con el dólar estadounidense.

A pesar de esto, Lagarde continuó elogiando las monedas estables (criptomonedas como tether que están vinculadas a monedas tradicionales o activos del mundo real) y las monedas digitales de banco central (CBDC).

«Tenemos esas monedas estables que están comenzando a proliferar, que algunas grandes compañías tecnológicas están tratando de promover y desarrollar a lo largo del camino, que son un animal diferente y necesitan ser reguladas, de tal forma que tiene que haber una supervisión que corresponda con el negocio que estás compañías realmente están conduciendo, independientemente de cómo se denominen a sí mismos», dijo Lagarde.

Los gobiernos y los bancos centrales de todo el mundo, sobre todo en los Estados Unidos y China, están comenzando a experimentar con las CBDC. Bajo Lagarde, el BCE lanzó este año un proyecto para la creación de un euro digital, diseñado como una respuesta a las monedas digitales del sector privado como bitcoin y la moneda estable diem propuesta por Facebook.}

«Y en todo eso están los bancos centrales que son impulsados por una demanda de los clientes de producir algo que haga que el banco central y las monedas digitales de bancos centrales se ajusten al siglo en el que estamos», dijo Lagarde, y agregó: «Estaba interesada en impulsar el tema, el tema de los CBDC, en nuestra agenda porque creo que tenemos que estar preparados para eso «.

En 2019, Lagarde advirtió que las criptomonedas están «sacudiendo el sistema», advirtiendo que una sacudida excesiva podría costar «la estabilidad que se necesita».

Estados Unidos investiga posible uso de información privilegiada y manipulación del mercado en Binance

Funcionarios estadounidenses están examinando el posible uso de información privilegiada y manipulación del mercado en Binance, informó Bloomberg News el viernes, lo que podría agregar agregar más problemas al intercambio de criptomonedas que se ha convertido en un objetivo del escrutinio regulatorio en muchos países.

Las autoridades están investigando si Binance o su personal se beneficiaron al aprovecharse de sus clientes, informó Bloomberg, citando a personas con conocimiento del asunto.

«En Binance, tenemos una política de tolerancia cero para el uso de información privilegiada y un estricto código ético relacionado con cualquier tipo de comportamiento que pueda tener un impacto negativo en nuestros clientes o en la industria», dijo la plataforma de criptomonedas más grande del mundo en un comunicado.

La compañía se ha enfrentado a advertencias y restricciones comerciales de los organismos de control financieros desde Gran Bretaña y Alemania hasta Japón, que están preocupados por el uso de cripto en el lavado de dinero y los riesgos para los consumidores.

Este intercambio, cuyo holding está registrado en las Islas Caimán (fue fundado en China), ha reducido su oferta de productos y dijo que quiere mejorar las relaciones con los reguladores.

La revisión involucra a investigadores de la Commodity Futures Trading Commission (CFTC), quienes en las últimas semanas se han acercado a posibles testigos, dijo el informe de Bloomberg, que agregó que Binance no ha sido acusado por irregularidades y que las investigaciones pueden no conducir a ninguna acción oficial.