Lista de brokers de CFD

Los contratos por diferencia son un instrumento financiero completamente nuevo en relación con productos financieros existentes, como los contratos de futuros y las opciones, donde los japoneses negociaron arroz en la primera bolsa de futuros oficial en 1710.

El hecho de que los CFD  sean nuevos no significa que no sean muy populares. De hecho, nada podría estar más lejos de la verdad, ya que los CFD encabezan la mayoría de los periódicos y revistas financieras mes tras mes.

El interés desde el lanzamiento de los CFD ha sido asombroso y países como Australia han experimentado un crecimiento en los últimos años. Lo mismo ha ocurrido en Europa y Latinoamérica.

El comercio de CFD se originó en la década de 1990 y el instrumento como tal fue creado por una firma de corretaje de derivados de Londres llamada Smith New Court que luego fue comprada por Merrill Lynch. Smith New Court tenía clientes que querían una forma de vender en corto en el mercado utilizando apalancamiento y, como resultado, nacieron los CFD.

Los CFD surgieron por primera vez en los mercados extrabursátiles (OTC) o de swaps de acciones que eran utilizados por las instituciones para cubrir de manera rentable su exposición a acciones mediante el uso de ciertas estrategias de trading market neutral y de reducción del riesgo. Inicialmente, el comercio de CFD representó una forma rentable para que los fondos de cobertura que eran clientes de Smith New Court vendieran fácilmente en corto en el mercado (la Bolsa de Valores de Londres) con el beneficio del apalancamiento y se beneficiaran de las exenciones del impuesto de timbre (un tipo de impuesto que se cobra en los mercados de valores de Reino Unido) que no estaban disponibles en las operaciones con acciones en el mercado real. En particular, al usar CFD, los traders institucionales y los fondos de cobertura ya no necesitaban liquidar físicamente sus transacciones de acciones, lo que en la práctica significaba que dichos contratos no requerían la entrega o aceptación del instrumento subyacente.

Al ser derivados, los CFD les dieron a los clientes una forma de evitar distintos impuestos que se aplican en la inversión tradicional con acciones, que es una ventaja adicional, lo que hace que este producto sea aún más popular entre los traders. La razón por la que no se aplican estos impuestos en las operaciones con CFD es porque con los Contratos Por Diferencia el trader no opera directamente con los activos subyacentes del contrato y, por lo tanto, en los CFD de acciones nunca llega a tener en su poder las acciones negociadas en la operación.

En los primeros días, solo los creadores de mercado en acciones cotizadas eran los únicos participantes del mercado a los que se les permitía vender en corto en valores y, por lo tanto, estos creadores de mercado cotizaban CFD como productos extrabursátiles para traders institucionales. Vale la pena señalar aquí que, al principio, los contratos por diferencia solo estaban disponibles para las grandes corporaciones, pero a principios de la década de 1990 se hicieron populares entre los  fondos de cobertura que querían aprovechar las oscilaciones del mercado.

La primera empresa en lanzar CFD para los traders minoristas fue GNI, que creó un sistema de trading en línea llamado GNI Touch. Esto permitió a los clientes negociar en la Bolsa de Valores de Londres sin tener acceso directo a este mercado. Más tarde, MF Global compró GNI en octubre de 2002, creando un líder mundial tanto en el trading de futuros como de CFD.

Los CFD no se generalizaron realmente hasta finales de la década de 1990 y principios de 2000 en los mercados europeos y desde aquí no pasaría mucho tiempo antes de que otros países abrieran sus puertas.

Ahora, con el clic de un mouse, los traders podían operar con acciones, materias primas e índices a los que antes no tenían acceso. Después de esta introducción, los CFD crecieron rápidamente y se hicieron muy populares.

Los traders minoristas ahora estaban en igualdad de condiciones con las grandes instituciones y se dieron cuenta rápidamente de que la ventaja real de los CFD no era la exención del impuesto de timbre, sino la capacidad de operar con apalancamiento. Esto se debe a que los traders e inversores podían tomar posiciones largas (compra) y posiciones cortas (venta) apalancadas sin tener que recibir las acciones subyacentes.

Hoy en día, los CFD son muy populares en los países donde están disponibles y se ofrecen en una gama muy diversa de activos financieros. Los ejemplos de tipos de CFD que se pueden negociar incluyen CFD de acciones, CFD de Forex, CFD de materias primas y CFD de bonos.

Los CFD ingresan en el mercado australiano

Los contratos por diferencias llegaron al mercado australiano a través del corredor de CFD IG Markets en 2002 y fueron seguidos muy de cerca por CMC Markets. Cuando CMC Markets lanzó por primera vez los CFD, se llamó dealforfree.com

Fue un comienzo desfavorable ya que los CFD eran desconocidos y no muchos operadores podían creer que pudiera existir un producto tan sorprendente.

Cuando CMC Markets lanzó sus servicios por primera vez en Australia, su producto le permitió a sus clientes negociar las 200 principales acciones de la bolsa de valores ASX con  un margen del 5% (un apalancamiento de 1:20) sin corretaje. Casi parecía demasiado bueno para ser verdad.

Acceso a los mercados globales a través de los CFD

Abrir una cuenta de trading para operar con CFD le dará acceso a muchos de los mercados mundiales, incluidos los mercados de valores y commodities de los siguientes países:

  • Australia
  • Reino Unido
  • Hong Kong
  • Japón
  • NOS
  • Singapur
  • Rusia
  • Canadá
  • Austria
  • República Checa
  • Finlandia
  • Francia
  • Alemania
  • Holanda
  • Hungría
  • Irlanda
  • Italia
  • Polonia
  • Portugal
  • España
  • Suiza
  • Turquía
  • Dinamarca
  • Noruega
  • Suecia
  • Nueva Zelanda

Gracias a los CFD, los operadores de todo el mundo pueden acceder a literalmente miles de acciones y otros instrumentos financieros, sin tener que operar directamente en estos mercados (con las complicaciones que esto puede traer) y todo desde una sola plataforma de trading, aprovechando el poder del trading de margen y apalancamiento (que también conlleva grandes riesgos).

A través del siguiente enlace pueden acceder a una lista completa de brokers de CFD recomendados, algunos de los cuáles ofrecen CFD de miles de activos subyacentes distintos:  Lista de Brokers de CFD Online

Mercados mundiales a un clic de distancia

Con Internet llegando a más y más hogares en todo el mundo, es realmente sorprendente lo accesible que se ha vuelto el comercio de CFD. Como instrumentos financieros, los Contratos Por Diferencia están facilitando mucho el paso hacia el comercio en los mercados globales. Con más y más baby boomers que se jubilan en busca de fuentes adicionales de ingresos, la negociación de CFD seguirá siendo una opción rentable durante muchos años.

Aunque en la actualidad existen muchos brokers que ofrecen CFD con condiciones de negociación distintas, recomendamos RoboForex, que es un broker ECN/STP que ofrece buenas condiciones de trading con spreads bajos y una ejecución rápida, y CFD basados en miles de acciones, ETF, índices, divisas, commodities y criptomonedas. Más información en: Reseña del broker RoboForex

Regulación de los mercados de CFD

Los CFD son instrumentos financieros no regulados ni centralizados que se negocian en mercados OTC (Over The Counter), a diferencia de las las acciones, los futuros y las opciones que se negocian en bolsas o mercados estandarizados y estrictamente regulados. En este sentido, los CFD son similares al Forex, que es un mercado totalmente descentralizado, por lo que estos derivados muchas veces se usan para operar con divisas. De hecho, muchos de los llamados brokers de Forex en realidad ofrecen CFD de divisas en operaciones altamente apalancadas, en donde el cliente no opera directamente con las divisas involucradas, de forma similar a lo que ocurre con los CFD de acciones. 

Es probable que solo los brokers de Forex ECN/STP verdaderos con acceso directo al mercado ofrezcan realmente transacciones de compra/venta de divisas reales a sus clientes, aunque al final sus operaciones se liquiden en la divisa de la cuenta. Pero incluso en estos brokers, el acceso directo al mercado probablemente se ofrece solo a los clientes que operan con volúmenes de divisas importantes, mientras que a los clientes menores solo se les permite operar con CFD. Es difícil saberlo, ya que cada broker opera de forma distinta, lo que también depende del tipo de broker en cuestión. Sin embargo, sin importar si el broker ofrece realmente trading con divisas reales o CFD de divisas, al final el resultado de sus operaciones (pérdidas o ganancias) siempre es el mismo, por lo que no es algo tan importante para el cliente promedio.

Volviendo al tema de los CFD y su regulación. Como ya dijimos, son instrumentos OTC y por lo tanto, no están directamente regulados y estandarizados. Por lo tanto, sus características (spreads, tamaños de transacción, costos, etc) dependen del broker o emisor en cuestión. Dependiendo del país de origen de estas compañías, pueden estar sometidas a la regulación de organismos especializados.

Por ejemplo, en el Reino Unido, los brokers de CFD están regulados por la FCA (Financial Conduct Authority), un importante organismo regulador de servicios financieros. En Australia, el organismo que supervisa a compañías que ofrecen derivados como los CFD es la ASIC. En Chipre, el organismo encargado de esta función es CySEC y en España el organismo supervisor es la CNVM.

En Latinoamérica no hay organismos que regulen directamente los CFD o los brokers que ofrecen estos instrumentos. No se ni siquiera si en algún país de la zona existe alguna legislación que se pronuncie al respecto. Por lo tanto, se recomienda que el operador en estos países busque un broker de CFD que esté registrado en Europa o Australia y esté regulado por los organismos supervisores respectivos.

Más información sobre los CFD y sus características como instrumentos de inversión en el siguiente tutorial: Manual de Contratos Por Diferencia