Los mercados de valores han subido en medio de esperanzas de que los bancos centrales comiencen a aplicar medidas de estímulo. Ahora, todos los ojos estarán puestos en Jackson Hole mientras los banqueros centrales se reúnen el jueves

Los mercados de valores en Asia comenzaron la semana en territorio positivo a medida que los rendimientos de los bonos estadounidenses aumentaron tras un cierre positivo de Wall Street el viernes. La recuperación de las acciones a nivel mundial se produce a pesar del temor a una desaceleración económica y al aumento del riesgo de recesión después de que la curva de rendimiento de los bonos a 2 y 10 años de Estados Unidos se invirtiera por primera vez desde 2007.

Con el deterioro del sentimiento, el aumento de la volatilidad y los inversores que operan en un entorno donde el crecimiento global se ha visto gravemente afectado por la guerra comercial, es hora de que los banqueros centrales vuelvan a poner en funcionamiento las máquinas de impresión de dinero.

Los inversores cuentan con los bancos centrales para salvar la economía global y evitar una mayor turbulencia en los mercados de valores. Tradicionalmente, los formuladores de políticas monetarias responden a la debilidad económica de un país recortando las tasas de interés, pero dadas las bajas tasas de interés que están implementadas en las principales  economías, es más probable que entre en juego una nueva ronda de flexibilización cuantitativa.

Esta semana, las minutas de las últimas reuniones de política en la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de la Reserva de Australia proporcionarán una actualización sobre la situación de los bancos centrales. Sin embargo, la reunión anual del jueves en Wyoming, donde se reúnen los líderes de los principales bancos centrales, es lo más importante para los inversores.

Las preguntas clave son: ¿Pueden los bancos centrales seguir salvandonos de la próxima recesión? ¿Salvarán el mercado alcista? ¿Y qué herramientas van a usar?

Por supuesto, la política monetaria no es la cura para todos los problemas. Por ejemplo, no puede poner fin a las disputas comerciales, el Brexit o el dilema de Hong Kong. Todo lo que pueden hacer es brindar la orientación adecuada que los mercados desean escuchar.

Si los bancos centrales demuestran que están listos para actuar mediante la reducción de las tasas de interés y los nuevos programas de flexibilización cuantitativa, podríamos esperar que los mercados de valores reanuden su recuperación tras su reciente caída. De lo contrario, podríamos esperar que el dinero fluya a los mercados de oro y otros refugios seguros como el yen japonés y el franco suizo.

Mercados tuvieron un comportamiento turbulento la semana anterior debido a la incertidumbre

La semana anterior fue bastante complicada para los mercados financieros y estuvo definida por una mayor incertidumbre comercial, inversiones en la curva de rendimiento y temores de recesión global.

El péndulo de aversión al riesgo/apetito por el riesgo se ha balanceado de un lado a otro a medida que los inversores han estado lidiando con señales contradictorias en el frente comercial entre Estados Unidos y China, datos económicos decepcionantes de China y Alemania y precios deprimidos del petróleo.

Cierta apariencia de estabilidad volvió a los mercados asiáticos el viernes después de que China insinuó un mayor apoyo fiscal para su economía. Si bien los mercados europeos se han comportado con cautela a medida que los inversores siguen con cuidado los rendimientos del Tesoro, las ganancias pueden verse limitadas por la inquietud general y la incertidumbre que envuelve a los mercados financieros.

Todos los ojos están puestos en la curva de rendimiento de los bonos de Estados Unidos

La semana pasada se hizo historia después de que el rendimiento del bono del Tesoro a 30 años cayó por debajo del 2% por primera vez.

Debido a esto, los participantes  del mercado se deshicieron de los activos más riesgosos como una papa caliente y se apresuraron a comprar activos considerados como refugios seguros como los bonos y el oro a medida que las tensiones comerciales y los temores de crecimiento global promovieron la aversión al riesgo. Aunque los rendimientos de los bonos del Tesoro están subiendo desde mínimos históricos alcanzados el viernes a medida que la tranquilidad vuelve a los mercados, los movimientos en los mercados de bonos seguramente serán seguidos de cerca por los inversores en esta próxima semana.

Dólar sigue siendo la divisa dominante contra casi todas las otras principales monedas

El dólar estadounidense se ha apreciado frente a casi todas las monedas del G10 durante la semana anterior, excluyendo la libra esterlina y el dólar australiano.

El desempeño positivo del dólar sugiere que todavía se lo ve como un refugio seguro en medio de disputas comerciales, tensiones geopolíticas y preocupaciones de crecimiento global. El apetito hacia el dólar estadounidense se fortaleció aún más el jueves pasado después de las cifras positivas de las ventas al por menor del 0,7%, lo que alivió las preocupaciones sobre la salud de la economía estadounidense. Podemos esperar que el Índice del Dólar aumente en función de la acción del precio, ya que el calendario económico de los Estados Unidos no tiene publicaciones económicas de primer nivel en estos días.

En los gráficos diarios el índice del dólar sigue mostrándose alcista. Una ruptura intradía por encima de 98.20 debería alentar un movimiento alcista que lleve el precio hasta 98.40.

El oro se mantiene arriba de $1500

Los precios del oro se han depreciado al inicio de esta semana, aunque es probable que continúen al alza a corto plazo gracias a los temores de recesión global, la incertidumbre sobre la evolución del comercio entre Estados Unidos y China y la caída de los rendimientos de los bonos estadounidenses.

Los compradores de oro siguen impulsando con fuerza el precio de este commodity y están listos para entrar con más fuerza al mercado a medida que los factores de riesgo geopolíticos y las tasas de interés más bajas en todo el mundo hacen que los inversores muevan su dinero a activos más riesgosos como el oro. En cuanto al panorama que nos brinda el análisis técnico, el oro sigue mostrándose alcista en los gráficos semanales, ya que ha formado altos más altos y bajos más altos.

Un cierre semanal por encima de $1500 podría llevar el precio del oro hasta $1535 e incluso hasta $1550.