Libra esterlina sigue en un momento delicado

Para los operadores de la libra esterlina, sobre todo los compradores, es difícil no sentir ansiedad, sobre todo debido al mal desempeño que ha tenido esta divisa contra sus principales homólogos en los últimos meses.

Los elevados riesgos políticos en Westminster, la incertidumbre crónica por el Brexit y los datos económicos decepcionantes del Reino Unido están erosionando el apetito por el GBP. El camino a seguir para la moneda está lleno de muchos obstáculos y baches, especialmente después de que Boris Johnson suspendió al Parlamento desde el 9 de septiembre al 14 de octubre. Este evento solo terminará castigando a la ya de por sí maltratada libra esterlina cuyo desempeño sigue afectado por la posibilidad cada vez más cercana de un Brexit sin acuerdo. Todo este panorama negativo seguramente ocasionará que en los próximos meses la divisa del Reino Unido siga bajando frente a las otras monedas del G10.

Los inversores no querían tener nada que ver con la libra este lunes después de que la actividad manufacturera del Reino Unido cayera a un mínimo de siete años en 47.4 para el mes de agosto. Los vendedores tuvieron otra oportunidad para operar contra la libra esterlina después de que el primer ministro Boris Johnson convocó a sus ministros del gabinete para una reunión de emergencia el lunes por la tarde, lo que provocó especulaciones sobre posibles elecciones anticipadas. Cualquiera sea el resultado de la reunión de emergencia del gabinete, sin duda tendrá un impacto sobre los mercados del GBP, que siguen estando extremadamente sensibles ante cualquier noticia relacionada con el Brexit y los acontecimientos políticos.

Esta podría ser una semana para recordar con más acción y volatilidad en los mercados cuando el Parlamento regrese de su receso de verano. Los crecientes temores de un Brexit sin acuerdo seguramente llevarán a los operadores a vender la libra esterlina en cualquier oportunidad que se presente.

En cuanto al panorama que nos brinda el análisis técnico, el par GBP/USD está bajo presión en el marco de tiempo de 4 horas (H4). Un rompimiento por debajo de 1.2050 debería iniciar  un movimiento a la baja hasta 1.2015 en el corto a mediano plazo.

Inversores deberán estar listos para otros mes volátil en los mercados

Agosto ha sido un mes desafiante para los mercados, y no solo para la libra esterlina. Mientras que muchos inversores y traders estuvieron alejados de sus plataformas de trading disfrutando de la temporada de verano, el conflicto comercial entre Estados Unidos y China alcanzó un punto crítico. Ambos países se atacaron con nuevas tarifas que entraron en vigencia el domingo. Aunque la disputa comercial parecía estar disminuyendo la semana pasada, lo que ayudó a la recuperación de algunos activos de riesgo, muchos inversores temen que el conflicto comercial esté demasiado lejos de resolverse por completo. Ya sea que usted sea un operador de acciones, activos de renta fija, materias primas  o divisas, la guerra comercial sigue siendo la influencia más importante en todas estas clases de activos.

Con un alto nivel de incertidumbre en torno a la economía mundial, se espera que la volatilidad se mantenga elevada en septiembre. Determinar el impacto de las guerras comerciales en el crecimiento económico y la rentabilidad de las empresas no es una tarea fácil, especialmente cuando se trata del comportamiento de los consumidores y las empresas. El miedo a lo desconocido eventualmente conducirá a un menor gasto del consumidor y a compañías que recortarán los gastos de capital. Eso es lo que se llama profecía autocumplida en términos económicos. Las consecuencias de las expectativas pesimistas de los inversores pueden conducir a una recesión y la flexibilización de las políticas por parte de los bancos centrales solo tendrá un impacto limitado para evitar dicho resultado.

El aumento en los rendimientos negativos de los bonos, que alcanzaron un récord de $17 billones, llevó a muchos inversores a mover su dinero  a los bonos estadounidenses. Un rendimiento del 1.5% en los bonos del Tesoro de los Estados Unidos puede no parecer muy atractivo, pero en comparación con el -0.7% para su contraparte alemana y el -0.26% en los JGB, definitivamente es una mejor alternativa. Sin embargo, el movimiento de capitales hacia los bonos estadounidenses está causando dolor de cabeza a la Casa Blanca conforme el dólar alcanzó un nuevo máximo de dos años el viernes. La fortaleza del dólar atraerá más atención del presidente Trump, ya que podría presionar al Departamento del Tesoro para que intervenga en la moneda. Si el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, comienza a animarse ante la idea de intervenir en el dólar, esto nos llevará a un territorio aún más riesgoso en el conflicto comercial en curso, que es una guerra comercial de divisas.

Probablemente es por eso que los precios del oro y la plata se mantuvieron elevados durante la semana pasada, ignorando la fortaleza del dólar estadounidense y la recuperación de las acciones. Si el índice del dólar comienza a acercarse a sus máximos de 103 en 2016, el presidente Trump puede usar toda su influencia para empujar al Departamento del Tesoro y la Reserva Federal a intervenir. En tales circunstancias, no habrá un mejor lugar para estar que en el mercado de oro.

El informe de nóminas no agrícolas de Estados Unidos de este viernes es la publicación clave entre los datos económicos de esta semana. Hasta ahora, el mercado laboral siguió siendo uno de los puntos brillantes de la economía de los Estados Unidos, y si sigue siendo fuerte, puede haber menos incentivos para la aplicación de una flexibilización agresiva de la Reserva Federal. Los ISM de manufactura y servicios también serán analizados de cerca por los inversores, especialmente después de que los datos del PMI de manufactura de agosto indican una contracción por primera vez en casi una década.

Dado que  varios funcionarios de la Fed hablarán esta semana y el libro Beige de la Fed se publicará este miércoles, probablemente tendremos una idea más clara de las perspectivas económicas de los Estados Unidos en los próximos días.

EUR/USD finalmente cse debajop de 1.1000

El euro ha roto por debajo de 1.10 frente al dólar, lo que representa el nivel más bajo en el par EUR/USD desde mayo de 2017 en un movimiento que muchos han estado anticipando desde el comienzo de la segunda mitad de 2019.

Entre las amenazas de Estados Unidos de imponer nuevos aranceles a Europa, los temores de una próxima recesión que podría afectar la economía mundial, la economía alemana que se está contrayendo en el segundo trimestre más una serie de otras razones, los inversores no han encontrado mayores incentivos para invertir en el euro a largo plazo.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la paciencia del presidente Trump con respecto a un euro más débil y, a su vez, un dólar más fuerte se ha agotado. Esencialmente, el Presidente está pidiendo un dólar más débil y si el dólar se debilita, esto promueve la fortaleza del euro.

Mientras tanto, y mientras el EUR/USD se mantenga por debajo de 1.10, podemos esperar que aumenten las expectativas para que el tipo de cambio del par llegue hasta  1.06 en los próximos meses, siempre y cuando no vuelva a cruzar por encima de 1.10 (invalidando esta perspectiva).

Fuente:

-Broker Forextime