Las acciones de los mercados de valores asiáticos están comenzando la semana con una nota positiva, mientras que los futuros de las acciones estadounidenses también apuntan al alza, ya que los inversores tienen un ánimo positivo gracias al último anuncio de China de que aumentaría las sanciones por el robo de propiedad intelectual. La medida sugiere que se están haciendo concesiones clave para aumentar las perspectivas de un acuerdo parcial entre Estados Unidos y China que podría terminar o mitigar la guerra comercial, lo que está brindando a los inversores otra oportunidad para obtener ganancias en los activos de riesgo como las acciones.

Los precios del oro han caído por debajo del nivel psicológico de $1460, el yen japonés se ha debilitado y ha bajado hasta 109.0 frente al dólar estadounidense, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años han subido más.

El hecho de que los activos de refugio seguro como el oro, que todavía cuenta con una ganancia anual hasta la fecha de casi el 14 por ciento, sigan teniendo un sesgo relativamente alcista, nos indica el sentido de precaución general que mantiene a algunos inversores anclados en medio de estas explosiones de mayor apetito de riesgo. Incluso si se firma el muy esperado acuerdo comercial de «fase uno», no significa que todo será fácil para los mercados a partir de entonces, con más episodios de volatilidad esperados a medida que las dos economías más grandes del mundo intentan conciliar sus diferencias comerciales durante fases posteriores.

Los datos resilientes de la economía estadounidense sirven de respaldo al dólar y justifican que no se modifiquen las tasas de interés

Es probable que el tono que rodea las conversaciones comerciales en curso eclipse los datos económicos entrantes esta semana, incluso cuando los inversores intentan obtener una mejor lectura de la economía global. La revisión del PIB del tercer trimestre de Estados Unidos, así como los datos de gasto del consumidor, deberían informar a los inversores qué tan bien la economía de este país está impulsando el crecimiento global, o si tendrá que pasar esa batuta al resto del mundo más temprano que tarde. Con la subida del dólar estadounidense ocasionada por el aumento mayor de lo esperado en los datos de los PMI que se publicaron el viernes anterior, más signos de una economía estadounidense resistente podrían ayudar a respaldar al dólar, y podrían evitar que las Fed tome más acciones, como reducciones en las tasas de interés, dado que la entidad se mantiene atenta a los indicadores económicos.

El euro todavía se ve afectado por las sombrías perspectivas económicas

El EUR/USD está flotando justo por encima del nivel de 1.10, con un comportamiento más débil contra la mayoría de sus pares del G10, luego de las cifras conflictivas de los PMI publicadas el viernes fuera de la Eurozona. A pesar de las lecturas del PMI del sector de fabricación mejores de lo esperado, la contracción prolongada del sector parece estar arrastrando también al sector de servicios. Parece que la economía de la UE no puede tomar un descanso, con tales preocupaciones económicas que amortiguan la moneda del bloque.

Teniendo en cuenta los aparentes obstáculos económicos, los gobiernos de los miembros de la UE pueden hacer bien en atender el llamado de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, para implementar más medidas de estímulo fiscal para apuntalar la economía en crisis. Un acuerdo comercial limitado entre Estados Unidos y China, que incluye la eliminación de aranceles, también contribuiría en gran medida a mejorar la perspectiva del euro y validar las esperanzas de que la UE se encamine hacia un cambio.

EUR/USD se mantiene por encima de 1.10 por delante de los PMI

El euro se ha mantenido dentro de un rango estrecho frente al dólar estadounidense la semana anterior, mientras los inversores esperaban la publicación de los datos de los PMI de los países miembros de la UE. Dado que Alemania acaba de evitar una recesión técnica en el tercer trimestre, los inversores estaban en busca de señales que indicaran si lo peor ha pasado para su sector manufacturero, que el mes pasado se mantuvo firmemente en territorio de contracción. Sin embargo, cualquier señal de que la caída de la manufactura ha tocado fondo podría traducirse en ganancias limitadas para el EUR/USD, aunque una mayor alza en este par de divisas sólo podría cristalizarse con una mayor certeza en torno al acuerdo comercial entre Estados Unidos y China.

Los inversores son conscientes de la importancia del acuerdo comercial para respaldar las esperanzas de una recuperación económica mundial el próximo año, incluso teniendo en cuenta los pronósticos bajistas de la OCDE que apuntan a un deslucido PIB global de 2.9 por ciento para este año y 2020. Una nueva escalada en las tensiones comerciales solo socavaría el impulso de crecimiento de la economía mundial al tiempo que amplificaría las preocupaciones sobre una recesión global, lo que pesaría negativamente sobre los activos de los mercados emergentes y aumentaría la demanda de refugios seguros como el oro y los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Petróleo crudo Brent se enfría después de subir a un máximo de 2 meses

Los futuros del petróleo Brent superaron la marca de $64 por barril por primera vez desde los ataques de mediados de septiembre contra los activos petroleros de Arabia Saudita, antes de caer ligeramente. El petróleo Brent registrará tres semanas consecutivas de ganancias, debido al optimismo relativamente firme de que un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China sigue siendo un escenario probable.

Mientras Estados Unidos y China sigan interactuando positivamente entre sí, es probable que el petróleo conserve la mayor parte de sus ganancias recientes. Sin embargo, el riesgo de otro aumento en las tensiones entre Estados Unidos y China no puede descartarse por completo en esta coyuntura, lo que hace que los precios del petróleo sean vulnerables a la evolución de las conversaciones comerciales.