Las acciones asiáticas y europeas, junto con los futuros de Estados Unidos, comenzaron la semana con ganancias sustanciales, después de que Wall Street cerró la semana pasada en nuevos máximos históricos y actualmente está experimentando su mejor agosto desde 1984.

El S&P ha subido un 7,24% en lo que va de mes, el promedio industrial Dow Jones ha subido un 8,42% y ha vuelto a territorio positivo para este año; mientras tanto, el índice Nasdaq 100, enfocado en acciones del sector tecnológico, continúa su gran desempeño con ganancias que superan el 10%.

El alto desempeño de los mercados en agosto refleja una Reserva Federal acomodaticia, un dólar estadounidense más débil, datos económicos mejores de lo anticipado, moderación de los casos de Covid-19 en las regiones más fuertemente afectadas por la enfermedad en Estados Unidos y noticias positivas sobre el desarrollo de una vacuna. Estos factores siguen dando luz verde a los inversores para que se arriesguen.

Pocos pueden estar en desacuerdo con que hemos alcanzado niveles de sobrecompra en los mercados de valores estadounidenses. El oscilador RSI de los tres índices principales se encuentra por encima de 70 y cualquier métrica de valoración que se analice proporciona la misma señal. Sin embargo, debe haber un catalizador para una corrección y es por eso que los próximos datos y eventos relacionados con la economía de Estados Unidos serán de gran importancia.

Los datos de empleo mensuales de Estados Unidos, que se publicarán el viernes, indicarán si los empleadores continuaron contratando después de la flexibilización de los bloqueos que comenzaron en mayo. Los economistas anticipan que se agregaron 1,55 millones de puestos de trabajo en agosto, una ligera caída con respecto a los 1,76 millones de julio, pero sigue siendo una cifra saludable dado que estamos en medio de una pandemia. Sin embargo, las solicitudes iniciales de desempleo, que aumentaron en más de 1 millón durante cada una de las últimas dos semanas, son un poco preocupantes, especialmente si el gobierno no actúa pronto para introducir un segundo paquete de estímulo que llegue a la mayoría de los estadounidenses desempleados.

Las tensiones entre Estados Unidos y China pueden aumentar nuevamente después de que el propietario de la aplicación TikTok, ByteDance, ahora debe buscar la aprobación del gobierno chino para vender sus operaciones en Estados Unidos. Dependiendo de cómo evolucione esta situación y cómo afecte a otras empresas chinas de la industria tecnológica, es posible que veamos más volatilidad en los próximos días.

En los mercados de divisas, el dólar estadounidense siguió rondando sus mínimos de dos años frente a un grupo de divisas. Los vendedores buscan una ruptura por debajo de 92,12 en el índice del dólar, pero dado que las posiciones cortas están en los extremos, podríamos ver una mayor consolidación antes de otro movimiento a la baja. El oro seguirá siendo uno de los mejores beneficiarios de la debilidad del dólar, así que podemos esperar ver una nueva subida del metal precioso sobre el nivel $2000 en los próximos días.

Alza en el S&P 500

Gráfico del índice S&P 500. Plataforma de TradingView

La Fed cambia su política de inflación

La semana pasada, el presidente de la Fed, Jerome Powell, anunció esencialmente una era de tasas de interés bajas para la economía estadounidense. Durante un discurso que se presentó virtualmente en el Simposio de Jackson Hole, Powell anunció que la Reserva Federal apuntará a una tasa de inflación promedio del dos por ciento a lo largo del tiempo, lo que permitirá períodos de sobreimpulso, lo que marca un nuevo enfoque sobre cómo el banco central maneja la política monetaria.

El cambio en el marco de política de la Fed es un buen augurio para los mercados de valores. A pesar del reciente aumento de los rendimientos nominales de los bonos del Tesoro a 10 años, los rendimientos reales continúan languideciendo cerca de menos uno por ciento, lo que asegura que el atractivo de las acciones permanezca intacto. Dado que el banco central estadounidense también se enfoca en los trabajadores de bajos ingresos, eso también debería impulsar las perspectivas de las empresas estadounidenses, y los inversores esperan un suministro constante de estímulos de la Fed.

Yen se dispara después de que Abe anunció su retiro

El Nikkei 225 terminó la semana anterior a la baja, cayendo un 1,4 por ciento, y el yen japonés rompió a la baja el importante nivel psicológico de 106 frente al dólar estadounidense, después de que el primer ministro Shinzo Abe anunció su renuncia debido a problemas de salud. La semana anterior, Abe, de 65 años, marcó su legado como el líder con más años de servicio en Japón, y continuará hasta que se elija un sucesor.

Los inversores globales verán este acontecimiento bajo la perspectiva de la continuidad de las políticas, sobre todo en relación al Abenomics en particular. Esta transición de liderazgo llega en un momento cuando la economía japonesa todavía está lidiando con el impacto negativo de la pandemia. También pueden surgir preocupaciones a más largo plazo sobre cómo Japón puede estructurar sus relaciones con las principales economías como Estados Unidos y China en una era posterior a Abe.

Una perspectiva tan llena de dudas puede llevar a una mayor caída en los activos japoneses en las próximas semanas, con el par de divisas USD/JPY listo para enfrentar una mayor volatilidad en el corto plazo. Sin embargo, se espera que cualquier inestabilidad y volatilidad que pueda surgir de una transición de liderazgo sea transitoria una vez que los inversores globales tengan una comprensión más firme de las perspectivas políticas de Japón.