El sesgo bajista del dólar está volviendo a aumentar al inicio de esta semana, pero no ha habido una extensión clara de las pérdidas del viernes después de la publicación del informe de Nóminas No Agrícolas hasta el momento. Mientras los economistas continúan analizando las nuevas cifras decepcionantes de empleo y otros indicadores importantes que potencialmente pintan un panorama más complicado sobre la situación del mercado laboral, la Fed probablemente se mantendrá  en un modo de «esperar y ver» con los ojos puestos en el informe del IPC del jueves.

De hecho, no hay declaraciones de la Fed programadas para esta semana ya que el FOMC se encuentra en un período de bloqueo antes de su reunión de la próxima semana. Sin embargo, esto no impide que la Secretaria del Tesoro de Estados Unidos y ex presidenta de la Fed nos diga lo que piensa de la economía del país. La secretaria del Tesoro, Yellen, dijo durante el fin de semana que tasas más altas «en realidad serían una ventaja para el punto de vista de la Fed» mientras presiona para que un mayor gasto gubernamental lleve las tasas a la «normalidad» después de estar «demasiado bajas durante una década«. Palabras interesantes de Yellen, aunque algunos podrían pensar que se está excediendo en sus declaraciones.

Los mercados parecen haberse enfocado principalmente en la cifra principal de las Nóminas No Agrícolas de 559.000 puestos de trabajo, que estuvo por debajo del resultado previsto de 675.000.

Sin embargo, este informe de empleos alivió algunas de las preocupaciones de que la Fed pueda tener que adelantar su cronograma para la eventual reducción de sus compras de activos.

Este ligero respiro en el debate sobre la inflación en curso permitió al índice Nasdaq 100 alcanzar su mayor ganancia en un solo día en dos semanas.

Aún así, el informe de empleos del viernes también presentó una serie de datos positivos.

Los ingresos medios por hora de los trabajadores estadounidenses subieron más de lo esperado en mayo, mientras que la tasa de desempleo también cayó al 5,8% el mes pasado, en comparación con el 6,1% de abril.

Aunque los mercados pudieron ignorar estas señales de inflación por ahora, centrándose en cambio en el hecho de que unos 7,6 millones de estadounidenses permanecen sin trabajo en comparación con los niveles previos a la pandemia, no significa que el debate sobre la inflación haya desaparecido de las preocupaciones del mercado.

De hecho, la publicación del índice de precios al consumidor de los Estados Unidos el próximo jueves podría hacer que el debate surja con más fuerza, en medio de todos los demás eventos potenciales de movimiento del mercado que tendremos en los próximos días.

Acciones de Estados Unidos abren a la baja

Es un comienzo de semana moderado para los mercados de valores después de que los índices globales subieran y llegaran cerca de sus máximos históricos la semana pasada. Las acciones tecnológicas lideraron el mercado el viernes después de la publicación de las Nóminas No Agrícolas, pero una vez más son las acciones memes las que están ocupando los titulares en la primera sesión de negociación de la semana en Estados Unidos. Las acciones de AMC han subido más del 22%, Gamestop ha subido un 6,5% y Blackberry ha subido cerca del 11% a medida que los frenéticos movimientos de precios ocasionados por traders minoristas se vuelven cada vez más preocupantes para algunos.

La proporción de empresas que experimentan alzas en sus acciones se encuentra ahora aproximadamente en máximos históricos y con el optimismo de los analistas en niveles extremos, algunos observadores del mercado afirman que la próxima temporada de publicación de ganancias podría darle un baño de realidad a muchos inversores.

El oro vuelve a subir

A medida que el dólar cae, los precios del oro comienzan a subir y los compradores están tomando el control del mercado. Si bien junio no ha tenido el mejor comienzo después de que mayo demostró ser el mejor mes para el oro este año, el metal precioso rebotó en la línea de tendencia ascendente formada desde el mínimo de abril el pasado viernes. Con la media móvil simple de 200 días justo por debajo del precio del oro en $1842, parece haber un soporte sólido para que los precios superen al menos el máximo de $1916 alcanzado la semana anterior.

Eventos clave de la semana

Lunes 7 de junio

  • Publicación de órdenes de fábricas de Alemania

Martes 8 de junio

  • Publicación de PIB del primer trimestre de la zona euro (final)
  • Producción industrial de Alemania
  • PIB del primer trimestre de Japón (final)
  • Balanza comercial de Japón

Miércoles 9 de junio

  • Publicación de decisión de tasas de interés del Banco de Canadá
  • Datos de inventarios de crudo del EIA
  • IPC de China

Jueves 10 de junio

  • Decisión de tasas de interés del Banco Central Europeo
  • Se reanudan las conversaciones nucleares entre Estados Unidos e Irán
  • Informe mensual del mercado petrolero de la OPEP
  • Datos de inflación de Estados Unidos.
  • Solicitudes iniciales de desempleo de Estados Unidos

Viernes 11 de junio

  • Comienza la cumbre del G7
  • Producción industrial del Reino Unido
  • Sentimiento del consumidor de Estados Unidos.

Teniendo en cuenta todos los indicadores de inflación que se publicarán a mediados de esta semana de las dos economías más grandes del mundo (Estados Unidos y China), es probable que la reunión del BCE pase a un segundo plano.

Se espera que el Banco Central Europeo deje sin cambios su programa de compra de bonos este mes.

Esto ocasiona que el euro sea más reactivo a los eventos del dólar. Por ejemplo, en el par EUR/USD el euro está intentando aprovechar la caída del dólar debido a los resultados peores de lo esperado de las nóminas no agrícolas. El par de divisas más negociado del mundo está tratando de alcanzar nuevamente el nivel de 1,22, habiendo encontrado recientemente soporte en la línea de Fibonacci de 1,21.

Si el índice de precios al consumidor de Estados Unidos para mayo registra una lectura mensual debajo de la predicción del 0.4%, eso podría llevar a los inversores a pensar que la Fed estaría menos inclinada a ajustar sus medidas de apoyo a los mercados financieros. Esto podría conducir a una mayor debilidad en el dólar, lo que a su vez debería traducirse en ganancias para el resto de las divisas del mercado Forex.