errores de psicología de trading

¿Has oído hablar alguna vez de la palabra atiquifobia? Esta puede parecer una palabra compleja y que suena extraña (y lo es), pero en términos simples, se define como un miedo paralizante al fracaso. Muchos traders pasan muchos años de su vida tratando de liberarse de este miedo y, en el camino, han aprendido ciertas verdades sobre la realidad de sus experiencias que les han ayudado a mejorar la forma en que visualizan el mercado y sus operaciones al punto que incluso han conseguido la rentabilidad.

Todos hemos escuchado frases como «está bien estar equivocado»; «todos cometen errores»; “es al caer como aprendemos”, etc. Estas frases son muy ciertas, pero se comparten con tanta frecuencia en estos días, especialmente a través de las redes sociales, que es probable que para muchos esos principios ya no son tan impactantes como quizás alguna vez lo fueron. Si bien podemos entender su significado, cuando se trata de nosotros como individuos, aquí y ahora, si se demuestra que estamos equivocados de repente, esto provoca frustración, descontento, ira, exasperación y otras emociones negativas.

Comprender algo no nos permite actuar automáticamente sobre lo que entendemos. En otras palabras, hay una gran diferencia entre entender que algo es verdad y creer desde un núcleo más profundo que algo es verdad. La razón es porque cuando creemos que algo es cierto, generalmente nuestros comportamientos están alineados con esa creencia.

Sabemos a ciencia cierta que la mayoría de la gente hace todo lo posible para evitar equivocarse. Creo que esto es un problema, no solo para nosotros como traders sino también como individuos. Además, es un problema para todos nosotros colectivamente como cultura. Por lo tanto, lo que quiero hacer hoy es, en primer lugar, hablar sobre por qué nos atascamos en esta necesidad de tener razón y, en segundo lugar, por qué es un problema tan grande para el trader. Y, finalmente, espero convencerle de que es posible escapar de ese sentimiento, y si lo hace, podría llegar a ser uno de los pasos que necesita no solo para tener éxito en los mercados, sino también en la vida misma.

¿Por qué nos quedamos atrapados dentro de esta necesidad de estar en lo correcto?

La causa es bastante insidiosa y llega al núcleo de la base de nuestra sociedad. Nuestro proceso educativo actual surgió no para educar realmente a los niños, sino para desarrollar buenos empleados. Estos trabajadores altamente calificados deben poder pensar y proponer nuevas ideas, pero también deben ser buenos empleados y hacer lo que se les dice. Esto se logra a través de nuestro proceso educativo donde se enseña a los niños a aprender lo que se les enseña. A los estudiantes se les enseñan muchos hechos y se evalúan en base a esos hechos, y los que cometen la menor cantidad de errores se consideran los más inteligentes. Los que tienen las puntuaciones más bajas sufren el dolor de la vergüenza.

El sistema educativo no dedica tiempo a enseñarnos cómo aprender de nuestros errores y cómo recuperarse del fracaso, pero esto es fundamental para el aprendizaje real en primer lugar. La sociedad en su conjunto nos margina si no cumplimos con sus estándares. Nos condiciona a una vida en la que siempre nos esforzamos por alcanzar la perfección, incluso cuando no existe tal cosa.

Desde el principio, aprendemos a evitar las experiencias dolorosas que surgen como resultado de estar equivocados, y fallar, y desarrollamos una pasión por tener razón. Para aquellos de nosotros que nos embarcamos en un viaje para convertirnos en traders, emprendedores e innovadores autosuficientes y autodirigidos, comenzamos nuestro viaje sin estar preparados para la realidad que nos espera.

En lugar de fluir y adaptarnos a la incertidumbre, intentamos desesperadamente crear certeza incluso donde no existe, y no puede existir. Como traders, anhelamos la sensación de certeza que el análisis y los numerosos indicadores en nuestros gráficos parecen darnos, y nuestro ego se aferra a cada operación que realizamos.

Los movimientos hacia arriba y hacia abajo en los mercados hacen que nuestro estado de ánimo oscile como un péndulo. Y cuando se demuestra que estamos equivocados, nos asustamos porque, de acuerdo con lo que hemos aprendido y crecido, ¡hacer algo mal significa que hay algo mal en nosotros! Así que, naturalmente, insistimos y nos esforzamos más para tener la razón porque eso es lo que sentimos que debemos hacer. Nos hace sentir inteligentes, responsables, virtuosos y seguros. Pero es una falacia y un ciclo negativo interminable a menos que aprendamos a salir de él.

La medida exacta de la realidad

La inflexibilidad genera mediocridad y reconocer este hecho nos permite jugar el juego de manera diferente. Tenemos que aprender a dejar ir nuestra necesidad de tener razón y, en cambio, abrazar la incertidumbre. Esta es la única forma de cambiar nuestra experiencia de trading a algo que realmente nos satisfaga. Una mente abierta como el cielo nos permite ver que:

  • ¡No tenemos control sobre nada! Vivimos en un mundo de causa y efecto y la realidad de nuestras vidas es el resultado directo de causas (actuales y anteriores) sobre las que no tenemos ningún control. Está determinada por diferentes factores que posiblemente no podamos investigar. ¿Crees que tienes control sobre las personas que afectan nuestras vidas de manera tan íntima? ¿Tienes el control del abrumador poder de la naturaleza? ¿Crees que tienes control sobre los mercados? Este control que creemos que tenemos…. ¡es una ilusión!
  • La mayoría de las veces nuestras decisiones están sesgadas. A la mayoría de nosotros nos gusta creer que nuestras opiniones se han forjado mediante una consideración cuidadosa, racional y objetiva de ideas, hechos, parámetros, etc. Creemos que nuestras decisiones se basan en esas opiniones y, por lo tanto, tienen las características necesarias de solidez e inteligencia. En realidad, la mayoría de las veces, basamos nuestras opiniones en nuestras creencias, que pueden tener una relación pobre con los hechos.
  • La interpretación ocurre dentro de nosotros. El entorno que nos rodea, incluidos los mercados financieros, no interpreta la información que tiene para ofrecer. Lo bueno, lo malo, lo correcto, lo incorrecto son ideas subjetivas y ocurren estrictamente en nuestra mente.

Es importante conocer estas verdades porque señalan la ineficacia de nuestra inflexibilidad, que es realmente la causa de nuestra incapacidad para mantener resultados positivos en los mercados a largo plazo. Deje de lado su necesidad de tener siempre la razón y su experiencia en el trading cambiará.

Cómo dejar de lado esta necesidad de querer tener siempre la razón

No existe una píldora mágica que pueda tomar y hacerle instantáneamente más tolerante y compasivo consigo mismo. Y cualquier consejo útil le dará resultados solo si lo practica con regularidad como lo hago yo.

  • Darse cuenta de cuándo siente que quiere tener la razón es el primer paso. Trate de desarrollar la conciencia para observar su cuerpo y su mente cuando se encuentre en una situación estresante. Su cuerpo mostrará una gran cantidad de síntomas que podrá notar si presta atención. La mayoría de las veces verá que su estrés es el resultado de la resistencia que muestra cuando quiere tener razón en algo. La conciencia de repente nos da la posibilidad de elegir, y esto es algo muy importante.
  • Comprenda que está bien estar equivocado. Pero en lugar de repetir esta frase en su mente, trate de ser realmente consciente de este concepto y haga un esfuerzo por comprender profundamente su significado. El éxito duradero en el mercado es un proceso, nunca una línea recta. Si es persistente; si se mantiene activo en los mercados y opera poco, la práctica le hará mejor. Y estará en un mejor lugar para aprender de sus errores.
  • ¿Qué siente realmente al estar equivocado? Supongo que su respuesta es «terrible», «avergonzado», «frustrado». Pero permítame reformular esta pregunta: ¿Qué se siente darse cuenta de que está equivocado? Darse cuenta de que está equivocado puede hacer que sienta todo lo anterior, además de muchas otras cosas. Puede ser devastador, puede ser revelador, en realidad puede ser bastante divertido, pero estar equivocado no se siente como nada si realmente lo piensa con cuidado. Cuando nos equivocamos en algo, no cuando nos damos cuenta, sino antes de eso, no nos sentimos mal en absoluto, en realidad se siente como estar en lo correcto. Así que somos nosotros los que ponemos contexto detrás de nuestras experiencias con nuestros propios conjuntos de creencias. Y es posible cambiar la forma en que vivimos todas y cada una de las experiencias. Solo tenemos que cambiar nuestra perspectiva sobre lo que realmente significa una equivocación para nosotros. ¿Significa vergüenza, ira y otros estados mentales limitantes, o motivación, curiosidad, oportunidad de aprender? En cualquier caso, ¡creamos nuestra propia realidad!
  • Conviértase en el científico de su propia vida. El avance humano se basa en los principios de la investigación científica. Cuando se realiza un experimento científico, se mostrarán muchos resultados (resultados positivos, resultados negativos), pero todos los resultados son puntos de datos. Así es como los científicos ven las fallas, solo como puntos de datos. El trader profesional adopta un enfoque similar. Todas las operaciones, ganadoras o perdedoras, son solo puntos de datos. Cuando nos convertimos en los científicos de nuestras propias vidas, liberamos nuestras mentes del estigma emocional asociado con los errores, los fracasos y la equivocación.

Conclusiones

Sólo en la medida en que aprendamos a desprendernos de las creencias que son limitantes en su naturaleza, podremos encontrar una realización genuina en todo lo que hacemos, más aún en todo lo que somos. Esta verdad, vista desde el ángulo correcto, puede resultar bastante liberadora. Dado que no podemos controlar nada que esté fuera de nosotros, debemos aprender a estar en paz con todo lo que escapa a nuestro control. Cuando cultivamos un sentido de tranquilidad en medio de la incertidumbre, permitimos que las cosas sucedan de forma natural. Y este dejar de intentar, desear y querer tener siempre la razón, tiene el potencial de producir para nosotros no solo mejores resultados en nuestro trading, sino también bienestar emocional. Es el mayor salto moral, intelectual y creativo que se puede dar.