Un sentimiento dominante de aversión al riesgo afectó a los mercados europeos el martes, ya que las preocupaciones sobre la efectividad de las vacunas contra el Covid-19 existentes contra el virus Omicron dejaron nerviosos a los inversores.

Los mercados de valores de Estados Unidos están en números rojos, mientras que los rendimientos de los bonos han caído debido a que los actores del mercado huyeron de los activos más riesgosos a activos de refugio seguro. La variante Omicron definitivamente se ha apoderado de los titulares, ha afectado a los mercados globales y ha oscurecido el estado de ánimo general.

Un número creciente de países ha informado casos confirmados de la variante, incluidos el Reino Unido, Alemania y Hong Kong, entre muchos otros. Esto ha llevado al petróleo a ser una de las mayores víctimas con los precios colapsando el viernes pasado e iniciando la nueva semana bajo una presión de venta renovada. Ciertamente, la cautela sigue siendo el nombre del juego, y esto puede hacer que las acciones mundiales sigan deprimidas ya que el nuevo virus está eclipsando los datos económicos. Sin embargo, la incertidumbre ocasionada por la variante Omicron, junto con otros eventos clave de esta semana, como la reunión de la OPEP+ y el informe de empleo de Estados Unidos, podrían generar niveles explosivos de volatilidad en las próximas sesiones.

El dólar se debilita a pesar del estado de ánimo de aversión al riesgo

El dólar se ha depreciado frente a casi todas las divisas del G10 en la actualidad, a pesar de que el sentimiento de aversión al riesgo estimula el apetito por los activos de refugio seguro. La debilidad del dólar puede atribuirse a la acción en los mercados de bonos con los rendimientos de los bonos del Tesoro en una caída fuerte por debajo del 1,50%.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, y la secretaría del Tesoro, Janet Yellen, deben testificar ante el Comité Bancario del Senado de Estados Unidos esta tarde. En un testimonio preparado antes de su comparecencia, Powell dijo que la variante Omicron presenta altos riesgos para ambos lados del mandato del banco central. Esencialmente, podría afectar tanto al crecimiento como a la inflación y, con ello, a la recuperación económica de Estados Unidos, lo que en última instancia afectará la reducción gradual del programa de compras de activos de la Fed y las futuras subidas de tipos de interés. Se espera que Powell brinde más información esta tarde junto con la jefa del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, lo que podría afectar aún más al dólar.

En cuanto al panorama que nos brinda el análisis técnico, el índice del dólar (DYX) ha bajado más del 0,5% hoy con precios que se acercan al nivel de 95,52. Un rompimiento sólido por debajo de este punto podría abrir las puertas hacía 95,00.

Oro podría brillar en este periodo de incertidumbre

El oro volvió a estar en el centro de atención de los inversores el martes, ya que los temores ocasionados por la variante Omicron aceleraron los movimientos de capitales a activos de refugio seguro. Un dólar más débil y la caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro respaldaron las ganancias al alza, con precios que se negocian por encima de los $ 1800 al momento de escribir. Con los mercados controlando las apuestas sobre la política de endurecimiento de la Fed, el oro tiene el potencial de brillar antes del informe de empleo estadounidense del viernes.

Baja demanda por petróleo antes de reunión de OPEP+

El petróleo está luchando por curar las profundas heridas infligidas por la venta masiva del viernes pasado, y los precios extendieron las pérdidas en la nueva semana de operaciones. El crudo ha perdido casi un 4% hoy debido a que las preocupaciones sobre la nueva variante del Covid-19 pesaron mucho. Dado que la variante Omicron ha provocado nuevas restricciones de viajes en todo el mundo, esto ciertamente no es un buen augurio para las perspectivas de la demanda en un momento en que los casos de Covid ya han aumentado en Europa.

El principal evento de riesgo para el petróleo será la reunión de la OPEP+ el jueves. Vale la pena tener en cuenta que el cartel ya acordó en su última reunión aumentar la producción en 400 mil barriles por día en diciembre, por lo que cualquier decisión que se tome esta semana probablemente entrará en vigencia en los niveles de producción de enero. Se especula que la OPEP+ detendrá el aumento de oferta previsto en enero. Sea como sea, el resultado de la reunión seguramente tendrá un impacto en el petróleo que ha perdido más del 16% en noviembre.

En una medida que puede presionar el precio del petróleo en el futuro, el enviado de la administración Biden repitió recientemente que Estados Unidos estaba listo para liberar más crudo de las reservas estratégicas si fuera necesario.

Vale la pena tener en cuenta que dos días antes del Día de Acción de Gracias, Biden anunció que Estados Unidos liberaría 50 millones de barriles de las reservas estratégicas en un esfuerzo por controlar la inflación.

La idea de que Estados Unidos y otros países inunden los mercados con petróleo en un momento en que la variante Omicron podría amenazar la recuperación de la demanda de petróleo tiene el potencial de ocasionar una mayor caída de los precios.

El petróleo crudo Brent permanece bajo intensa presión en los gráficos diarios y los vendedores están sacando fuerza de la fuerte ola de ventas del viernes pasado. Se han formado mínimos y máximos más bajos consistentemente, mientras que el MACD se mueve a la baja.

Dado que los precios ya han cerrado por debajo de la media móvil simple de 200 días, los bajistas parecen estar en una posición de poder con el siguiente nivel clave de interés que se encuentra alrededor de $70. Una ruptura sólida por debajo de este punto podría abrir las puertas hacia los niveles 68,20 y 65,00 dólares, respectivamente. Para que los alcistas vuelvan al juego, los precios deben subir por encima de los $80.