A principios de la semana pasada, los mercados intentaban adivinar la escala de los recortes de producción por parte de los miembros de la OPEP y otros productores de petróleo para combatir la fuerte disminución de la demanda mundial de crudo debido al brote de coronavirus. Al final terminamos con una guerra total de precios, después de que Rusia se negó a participar en recortes adicionales. A su vez, Arabia Saudita ha decidido volver a su estrategia de 2014 de defender su cuota de mercado. Anunció descuentos masivos a sus precios oficiales para abril, y se espera que aumente la producción a más de 12 millones de barriles diarios, cuando se espera que la demanda mundial baje en más de 3 millones de barriles diarios este año.

La combinación de un aumento de la oferta con la caída de la demanda ha llevado a que el precio del petróleo caiga en más del 30% de la noche a la mañana al inicio de esta semana, la mayor caída de un día desde 1991, cuando los precios disminuyeron en un 35%, después de que los aliados en la Guerra del Golfo enviaron cientos de aviones a bombardear Irak.

El colapso del petróleo se está sintiendo en todas las clases de activos hoy lunes. Las divisas vinculadas a materias primas están experimentando su peor caída desde el brote de coronavirus. El dólar australiano probó su nivel más bajo desde marzo de 2009 frente al dólar estadounidense, registrando un mínimo de 0.6318 antes de recuperarse y subir 200 pips más tarde en la sesión de negociación asiática. La corona noruega cayó a un mínimo de tres décadas y media de $9.67. Mientras tanto, una divisa considerada como refugio seguro, el yen, es la moneda con el mejor rendimiento, ya que alcanzó el nivel más fuerte frente al USD desde 2016.

Las acciones estadounidenses amenazan con experimentar el final de su mercado alcista más extenso. Los futuros del S&P 500 sufrieron una caída del 5% durante la sesión asiática del mercado. Si el índice cae otro 5%, solo necesitará una caída adicional del 3.6% para que el mercado caiga en territorio bajista. Esto significa que esta semana probablemente veamos la caída más rápida en un mercado bajista, que se define como una disminución del precio del 20% desde el último pico alcista.

Durante las últimas tres semanas, los inversores han estado revisando la asignación de activos de su cartera para ajustarse al impacto del coronavirus. Ahora, también deben tener en cuenta la caída libre de los precios del petróleo que podría acelerar los riesgos de recesión.

En este entorno, no es probable que los recortes de la Fed funcionen como lo hicieron anteriormente. Los mercados estiman actualmente que existe una probabilidad del 54% de que las tasas de interés lleguen a cero para abril, pero esto no será suficiente para contrarrestar los riesgos de la propagación del virus y el colapso de los precios del petróleo.

Los diferenciales de crédito ya se están ampliando y se espera  ver más ajustes en la liquidez. Si los precios del petróleo permanecen bajos durante un período más largo, las empresas de la industria del petróleo de esquisto cerrarán sus negocios y los despidos se extenderán más allá de la industria del petróleo.

Ahí es donde radican los riesgos reales. Ahí es cuando el pánico en Wall Street se extiende a la calle y la recesión se convierte en una situación de la que no se puede escapar. A menos que ocurra un milagro, podemos esperar que esta venta masiva de pánico continúe dominando el comportamiento de los inversores.

USD/JPY podría alcanzar $100 ahora que el oro alcanzó finalmente $1700

El sentimiento del mercado ya era visto como un barco que se hundía y la caída del precio del petróleo ha ocasionado que se haya hundido aún más en aguas profundas. Los mercados bursátiles mundiales han caído a un ritmo vertiginoso, y se espera que el Promedio Industrial Dow Jones disminuya hasta un 7% cuando la sesión de negociación de Estados Unidos comience dentro de unos minutos. Este evento se produciría junto con las caídas del 8% en el FTSE 100 del Reino Unido y del 5% en el Nikkei 225 de Japón.

Con una guerra total de precios en el mercado de petróleo entre Arabia Saudita y Rusia que sugiere que los riesgos ocasionados por el coronavirus en la economía global se verán magnificados por una sorprendente caída en el precio del petróleo, los inversores seguramente se sentirán mucho más inclinados a mantenerse alejados de los activos más riesgosos y en su lugar se enfocarán en los activos de refugio seguro.

Una vez más, el oro está actuando como la luz brillante y salvadora de los inversores con precios que superan los $1700 por primera vez desde diciembre de 2012. Donde todavía se pueden encontrar oportunidades es a través de los pares de divisas del yen japonés, con el USD/JPY cayendo hasta 101 desde 104 en lo que va del día. El USD/JPY en este entorno puede caer hasta 100, e incluso 98 si las ventas masivas en los mercados bursátiles mundiales continúan al mismo tipo de ritmo que el experimentado en los últimos días.

En qué posición deja esto a la Reserva Federal es la principal pregunta en la mente de los inversores. Bajo este entorno aumenta la especulación de que la Fed necesitará reducir las tasas de interés de los Estados Unidos y llevarlas incluso al 0% en unos meses, mientras que el anuncio de otra posible ronda de flexibilización cuantitativa también aparece entre las posibilidades consideradas por los inversores. Si esto ocurriera, la caída en el USD debería allanar el camino para un EUR/USD y GBP/USD aún más fuertes.

El petróleo capitula por debajo de $40 en medio de guerra de precios de los productores de petróleo

pozo de extracción de petróleo

El soporte de $40/bbl en el petróleo crudo Brent fue atravesado al inicio de la semana por el precio durante el colapso del mercado, y ahora el petróleo se está negociando en torno a sus niveles más bajos desde febrero de 2016, después de que Arabia Saudita realizó la mayor reducción de sus precios oficiales en más de 20 años. La alianza OPEP + parece estar desmoronándose, después de que los principales productores de petróleo no lograron llegar a un consenso sobre nuevos recortes de suministro. Eso, a su vez, ha allanado el camino para una guerra de precios, ya que las naciones han cambiado su enfoque hacia la defensa de su participación en el mercado.

El aparente abandono del esfuerzo concertado para mejorar los precios está destinado a empujar los mercados mundiales de petróleo a condiciones de exceso de oferta. A medida que la demanda mundial continúa siendo erosionada por el brote de coronavirus, el riesgo de que el petróleo crudo caiga debajo de $30/barril se está haciendo muy grande.

Con los precios del petróleo cayendo a tales niveles, es probable que esto disminuya el impulso de las monedas vinculadas al petróleo, como la corona noruega, el rublo ruso, el peso mexicano y el ringgit de Malasia en el corto plazo. Es probable que la capacidad de las naciones dependientes del petróleo para financiar sus respectivos programas fiscales este año sea puesta en duda, en caso de que los precios del petróleo no se recuperen significativamente en los próximos meses.