Las acciones asiáticas comenzaron la semana a la baja teniendo un comportamiento similar a las acciones estadounidenses, luego de que el S&P 500 registrara una caída del 1,86 por ciento, su mayor caída en un día en más de un mes. Los mercados se muestran cautelosos y crece el pesimismo sobre la posibilidad de que los demócratas y republicanos alcancen un acuerdo antes de las elecciones y se apruebe un nuevo paquete de estímulo fiscal en Estados Unidos para combatir los efectos del coronavirus en la economía.

A pesar de que China reportó un aumento del 10,1 por ciento en sus ganancias industriales de septiembre, el cuarto mes consecutivo de ganancias interanuales de dos dígitos, liderando al mundo una vez más en su viaje hacia la era pospandémica, los índices bursátiles de referencia asiáticos todavía están siendo dominados por un sentimiento de aversión al riesgo. La aversión al riesgo empujó al oro al alza, manteniéndolo por encima del nivel psicológicamente importante de $1900, aunque todavía dentro del estrecho rango de precios en que se ha mantenido en los últimos días.

El dólar se ha mostrado modestamente más débil frente a sus pares del G10, mientras que las divisas vinculadas a materias primas muestran un mejor desempeño. Con las conversaciones de estímulo en un segundo plano, el presidente de Estados Unidos Donald Trump no está viendo ningún aumento tardío en el apoyo de las encuestas como el que lo llevó a la Oficina Oval en las elecciones pasadas hace cuatro años. Muchos consideran que las elecciones serán especialmente reñidas, pero Joe Biden todavía está al frente en las encuestas nacionales y, lo que es más importante, en los estados indecisos que determinarán el próximo comandante en jefe.

Además, en estos momentos la pandemia está ocupando gran parte de la atención del mercado, sobre todo al considerar los duros meses de invierno que se avecinan, especialmente en Europa. La volatilidad está aumentando y el entorno de riesgo sigue siendo delicado, incluso sabiendo que las perspectivas de estímulo fiscal son muy altas después de las elecciones, sin importar quien sea el ganador. Los datos económicos recientes han tenido resultados mixtos, lo que se suma a esta incertidumbre, Primero, los datos de confianza del consumidor estadounidense han sido decepcionantes, aunque las cifras de bienes duraderos continúan mostrando mejoras en las inversiones comerciales.

Lista creciente de preocupaciones para los inversores

Los participantes del mercado también deben vigilar de cerca el resurgimiento de Covid-19 en las principales economías, con las infecciones estadounidenses alcanzando nuevos récords, mientras que Francia reportó su mayor aumento en las hospitalizaciones desde abril. La pandemia amenaza con arruinar la aún incipiente recuperación de la economía mundial. Sin el apoyo de un paquete de estímulo fiscal inminente para la economía de Estados Unidos, los activos de riesgo probablemente tendrán dificultades para justificar cualquier aumento sustancial en los próximos días, especialmente considerando las inminentes incertidumbres políticas.

Con la volatilidad surgen oportunidades potenciales

Los inversores que inicialmente parecían complacientes con los riesgos a la baja mencionados anteriormente pueden tener que pagar el precio de su complacencia y prepararse para una mayor angustia del mercado en los próximos días. El PIB del tercer trimestre de Estados Unidos, que se espera que muestre un crecimiento récord de 32%, puede no ser suficiente para disuadir a los bajistas en el corto inmediato. Incluso las sorpresas positivas en los datos de ganancias corporativas que se publicarán en los siguientes días lo más probable es que provoquen únicamente una respuesta fugaz, y es posible que los inversores se centren en las implicaciones a largo plazo de las elecciones estadounidenses y la pandemia.

Aún así, un resultado inesperado en las elecciones del 3 de noviembre puede presentar oportunidades descomunales en amplias clases de activos, siempre que los inversores aún tengan los medios para aprovecharlas. Sin embargo, con las incertidumbres del mercado elevadas, tal vez el sesgo de aversión al riesgo permanezca intacto durante el resto de esta semana.

Aversión al riesgo favorece al yen

Una ola de aversión al riesgo amenaza con hundir los mercados financieros a medida que aumentan los nuevos casos de coronavirus en Estados Unidos y Europa. Además de esto, la batalla del paquete de estímulo en Estados Unidos y la incertidumbre que presenta continúan drenando la confianza de los inversores, lo que en última instancia alimenta el sentimiento de aversión al riesgo.

Esta semana la atención  se centra en el yen japonés, que desde hace años es conocido como el mejor amigo de un operador en tiempos de incertidumbre. Sin embargo, parece que los compradores del yen no entraron en acción esta mañana a pesar del sentimiento que domina los mercados. Aunque la moneda se ha debilitado frente a la mayoría de las principales divisas del G10, excluido el dólar, el yen todavía tiene una oportunidad de subir con fuerza si la aversión al riesgo se intensifica antes de las elecciones estadounidenses del 3 de noviembre.

Centrándose en los aspectos técnicos, el retorno de la aversión al riesgo puede presentar oportunidades en varios cruces de divisas del Yen. Pares como el USD/JPY, GBP/JPY y EUR/JPY, que son altamente volátiles, seguramente ofrecerán buenas oportunidades en los próximos días.

Nuestro enfoque hoy girará en torno a los plazos diarios y las posibles configuraciones antes de las elecciones estadounidenses.

USD/JPY presionado por debajo de 105,00

Mientras el USD/JPY no pueda superar el nivel de resistencia de 105,00, los precios pueden volver a caer hacia 104,00. Los precios se negocian por debajo de la media móvil simple de 20, mientras que el MACD se mueve a la baja. Si los inversores empiezan a mover su dinero al yen debido a los riesgos geopolíticos, esto puede acelerar la caída hacia 104,00.

EUR/JPY en espera

Uno simplemente no puede evitar sentir que el EUR/JPY está esperando un catalizador direccional. Los precios se están moviendo dentro de un amplio rango con soporte en 123,00 y resistencia alrededor de 125,00. Una ruptura/caída podría estar a la vuelta de la esquina y los fundamentos podrían desencadenar el movimiento. Si el yen sube por la aversión al riesgo, esto puede hacer caer el EUR/JPY hacia 123.00 y 122.40, respectivamente.

Fuerte señal de ruptura bajista en el GBP/JPY

El GBP/JPY también está ofreciendo oportunidades interesantes. El soporte se puede encontrar en 135.70 y la resistencia se puede encontrar alrededor de 137.90. La ruptura de uno de estos niveles clave puede marcar la pauta para el GBP/JPY a medio plazo. Los indicadores técnicos están mostrando cada vez más señales a favor de los bajistas a medida que el MACD se mueve a la baja mientras que los precios luchan por mantenerse por encima de la media móvil de 100 periodos. Si el nivel de  135,70 es atravesado a la baja, el siguiente nivel clave de interés se puede encontrar alrededor de 134,40.

Oro moviéndose en mercado lateral a la espera de un catalizador

El metal amarillo sigue luchando por encontrar una dirección, moviéndose en un rango estrecho durante las últimas semanas. El movimiento alcista de las últimas semanas estuvo limitado por el máximo anterior en $1933, pero los precios siguen estando bien respaldados por la media móvil de 100 días ahora justo por debajo de $1900 y la línea de soporte de la tendencia alcista de seis meses.

Con los indicadores de impulso firmemente en modo neutral, parece que el mercado está a la espera de un factor que desencadene una ruptura. Lo que sabemos con certeza es que entre más tiempo permanezcan los precios confinados en un rango de precios estrecho, más expansiva será la ruptura.