Desde que el mercado de valores de Estados Unidos alcanzó un mínimo el 23 de marzo del año pasado, las acciones han sido impulsadas por expectativas de crecimiento global mejores de lo esperado respaldadas por políticas fiscales y monetarias y por la labor de científicos que han trabajado para combatir la amenaza del coronavirus en todo el mundo.

Según el informe más reciente de BofA, los fondos de capital han atraído $576 mil millones en los últimos cinco meses, superando las entradas registradas en los últimos 12 años. Los inversores se han quedado con pocas opciones, ya que los mercados de deuda soberana y la mayoría de los bonos corporativos de alta calidad han estado ofreciendo un rendimiento real mínimo o negativo. Este entorno ha llevado a que las valoraciones de las acciones se disparen con el índice de referencia más seguido, el S&P 500, cotizando a 22,5 veces los beneficios futuros, muy por encima de su promedio de 10 años de 15,9 veces, siendo este el valor más alto desde la burbuja de las acciones puntocom de finales de los noventa.

Las próximas semanas serán claves para determinar si este mercado alcista todavía tiene el potencial de subir aún más o si podrían haber correcciones necesarias. La temporada de publicación de ganancias empresariales comienza esta semana con los principales bancos anunciando los resultados del primer trimestre, un año después de que la pandemia de Covid-19 detuviera la economía mundial. A medida que los analistas se han vuelto más optimistas, las expectativas de ganancias para las empresas del S&P 500 han aumentado en los últimos dos meses y se prevé que crezcan un 25% en el primer trimestre de 2021 en comparación con hace un año.

Dado que los rendimientos de los bonos siguen subiendo gradualmente, las ganancias futuras deberían reducirse un poco. Por lo tanto, los precios de las acciones deberían corregir a la baja o las ganancias deben superar las expectativas de los mercados. Dado que la mayoría de los indicadores técnicos reflejan señales de sobrecompra en el S&P 500, parece que las ganancias deberán superar las expectativas por un margen significativo para justificar otro movimiento alcista del mercado.

JP Morgan, Wells Fargo y Goldman Sachs anunciarán los resultados el miércoles por la mañana, seguidos por Bank of America y Citigroup el jueves. El sector financiero ha sido el segundo sector con mejor desempeño en lo que va de año con un aumento del 19%, y el sector energético lo superó con ganancias del 27% en lo que va de año.

Los traders de divisas también estarán observando de cerca los datos económicos de Estados Unidos. Al inicio de esta semana, el dólar ha caído frente a sus principales pares, ya que el rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años ha caído desde su máximo de 14 meses. Los mercados de bonos de ese país se han convertido claramente en el factor número uno que mueve al dólar y los operadores deben estar atentos para ver si los rendimientos comenzarán a subir nuevamente después de las caídas de la semana pasada o posiblemente se consolidarán alrededor de los niveles actuales de 1.6% a 1.7%.

Los datos de precios al consumidor de Estados Unidos que se publicarán el martes estarán en el centro de atención luego de las mayores ganancias anuales en los precios al productor en casi una década. Los traders deben ignorar los cambios interanuales debido a la situación inusual de hace un año gracias a la pandemia y concentrarse en cualquier cambio mensual para determinar la trayectoria de los precios debido a las políticas fiscales y monetarias, los desafíos en la cadena de suministro y las expectativas del aumento de la demanda de los consumidores.

El informe de ventas minoristas del jueves también será significativo, ya que debería seguir reflejando la divergencia entre el gasto de los consumidores en los Estados Unidos y el resto de las economías desarrolladas.

El tema central en torno al mercado de valores de Estados Unidos sigue siendo la recuperación económica de Estados Unidos. El presidente de la Fed, Jerome Powell, en una entrevista televisiva que se transmitió durante el fin de semana, dijo que la economía estadounidense se encuentra en un «punto de inflexión» y que «las perspectivas han mejorado sustancialmente». También advirtió de que un resurgimiento de Covid-19 en los Estados es un riesgo importante para la recuperación económica.

A menos que se materialice un riesgo tan negativo, los mercados piensan que una recuperación que avance demasiado rápido podría influir en las perspectivas de la política de la Fed, aunque tal narrativa aún está sujeta a interpretación. Un cambio masivo en las expectativas en torno a la trayectoria de la política de la Fed, que provoque un aumento significativo de los rendimientos de los bonos del Tesoro, podría alterar el apetito por el riesgo. Además, si los esfuerzos de inoculación contra el Covid-19 fracasan, lo que frustraría el optimismo en torno a la recuperación económica de Estados Unidos, también podría ocasionar una caída masiva en los mercados de valores.

Eventos clave de la semana

El Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq 100 alcanzaron nuevos máximos históricos la semana pasada, aunque los contratos de futuros para los tres índices de referencia comenzaron la semana ligeramente a la baja. Desde una perspectiva técnica, tales caídas son naturales ya que estos activos se encuentran en territorio de sobrecompra, según lo juzgan sus respectivos índices de fortaleza relativa de 14 días.

La semana pasada también fue la más tranquila para el mercado de valores de Estados Unidos en lo que va de 2021, con el volumen de operaciones del viernes pasado en su nivel más bajo desde la víspera de Navidad, según datos de Bloomberg. El legendario indicador del miedo de Wall Street, el índice VIX, cayó a su nivel más bajo desde febrero de 2020, antes de que la pandemia forzara cierres en todo el mundo desarrollado.

Quizás las preguntas más urgentes ahora son las siguientes: ¿cuánto tiempo durará esta tranquilidad y pueden estos índices de referencia de Estados Unidos alcanzar nuevos picos récord?

Mucho podría depender de los datos y eventos clave de esta semana:

Martes 13 de abril

  • Índice de precios al consumidor de Estados Unidos

Miércoles 14 de abril:

  • Libro Beige Fed
  • Discurso del presidente de la Fed, Jerome Powell
  • Comienza la temporada de publicación de datos de ganancias de Estados Unidos

Jueves 15 de abril:

  • Ventas minoristas y producción industrial en Estados Unidos

Viernes 16 de abril:

  • Sentimiento del consumidor de Estados Unidos

Las expectativas de inflación siguen siendo uno de los principales impulsores del sentimiento del mercado

La perspectiva de la inflación estadounidense sigue siendo un tema candente de debate.

Por un lado, los mercados esperan que los precios suban, impulsados ​​por los billones de dólares que el gobierno de Estados Unidos y la Reserva Federal han inyectado a la economía. Por otro lado, los funcionarios de la Fed han reiterado a menudo sus expectativas de que cualquier explosión de inflación probablemente se desvanezca. También han tratado de asegurar repetidamente a los mercados que las autoridades tienen las herramientas para controlar las presiones inflacionarias si comienzan a dañar la recuperación económica.

Con todo eso en mente, la publicación del martes del índice de precios al consumidor de marzo de Estados Unidos se utilizará como el próximo indicador para determinar si las expectativas de los mercados de un aumento excesivo de la inflación están justificadas. Los economistas esperan que el valor mensual sea del 0,5%, 10 puntos básicos más en comparación con la lectura de febrero. Se espera que el IPC general interanual sea del 2,5%.

Dicho todo esto, una lectura de inflación más alta de lo esperado podría generar más ventas de bonos del Tesoro de Estados Unidos, lo que elevaría los rendimientos ocasionando volatilidad en las acciones. Las acciones tecnológicas sobrevaluadas pueden salir perdiendo en tal escenario, erosionando potencialmente las ganancias del mes hasta la fecha del Nasdaq 100 del 5,76%.

Por supuesto, los inversores analizarán todos los eventos clave enumerados anteriormente y evaluarán cómo cada uno de ellos (libro Beige, discurso de Powell, ventas minoristas, producción industrial, sentimiento del consumidor) podrían encajar en el panorama general de la inflación en Estados Unidos y la respuesta de la Fed.

Si los mercados tienen la impresión de que la Fed se ha equivocado y es posible que tenga que reducir sus compras de activos y aumentar las tasas de interés de Estados Unidos antes de lo esperado, eso podría provocar una sacudida en múltiples clases de activos y frenar la fiesta de las acciones tecnológicas una vez más.