El plan de trading y las emociones

¡Imagina ser tu enemigo número 1! Difícil de imaginar, ¿verdad? Eso es comprensible, porque, naturalmente, como ser humano, ¡nadie debería preocuparse por sus mejores intereses mejor que tu!

Si bien esto es cierto en muchos aspectos de la vida, en lo que respecta al trading, simplemente no es cierto; ¡El comportamiento de un trader puede ser perjudicial para sus mejores intereses! Pero no muchos traders tienen una comprensión firme de este concepto, y eso explica por qué la mayoría de los traders pierden dinero en el mercado.

En este artículo, vamos a explicar 3 razones por las que los traders se convierten en sus propios enemigos. Es importante tener esto en mente, sobre todo en el caso de los traders principiantes que están comenzando su carrera.

Utilizar una estrategia de trading que no proporcione una ventaja clara

En el trading, una ventaja es una combinación de dos factores principales:

Para tener una ventaja, lo ideal es mantener una tasa de operaciones ganadoras positiva, junto como una relación de Riesgo:Beneficio positiva, aunque la mayoría de los traders se concentra en la primera de estas estadísticas de rendimiento

Operar es simple: todo trader necesita ganancias razonablemente grandes en las operaciones ganadoras y pérdidas pequeñas en las operaciones perdedoras, al mismo tiempo que tiene más operaciones ganadoras que perdedoras.

Sin embargo, un sistema de trading puede generar beneficios aún con una tasa de operaciones ganadoras baja, siempre y cuando la relación de Riesgo:Beneficio sea lo suficientemente favorable (las ganancias en las operaciones ganadoras sean muy superiores al riesgo). No obstante, este tipo de sistemas requiere una mente muy disciplinada y fuerte que confíe en la estrategia y que sea capaz de soportar las extensas rachas de pérdidas.

Dependiendo de qué tan grandes sean sus ganancias, en comparación con sus pérdidas, es posible que necesite una tasa de operaciones ganadoras mínima tan baja como 40% – 50%.

Para ponerlo en números, supongamos que estamos usando un sistema de trading y realizamos un total de 10 operaciones, 5 ganadoras y 5 perdedoras. Este sistema tiene una relación de Riesgo:Beneficio de 1:2, lo que significa que pierde $1 por cada $2 ganados (contando las tarifas de negociación).

Por lo tanto, sus ganancias son de $2 en sus 5 operaciones ganadoras = $10; mientras que sus pérdidas son de  $1 en sus 5 operaciones perdedoras = – $5.

Entonces, en general, está obteniendo un rendimiento positivo de + $5 ($10 – $5) en las 10 operaciones, que es un buen rendimiento. A medida que mejoramos nuestra técnica de trading y nuestra tasa de operaciones ganadoras supera el 50% actual, los rendimientos promedio aumentan.

Pero el problema del trader promedio no es la tasa de ganancias, no, la mayoría de los traders, incluyendo los principiantes, tienen un buen porcentaje de operaciones ganadoras. El problema radica en su Relación de Riesgo beneficio. Y su relación de Riesgo:Beneficio no es malo porque abran operaciones con un bajo potencial de éxito, no, en muchos casos realizan operaciones con una buena relación de Riesgo:Beneficio, pero luego micro-gestionan las posiciones, es decir, cortan rápidamente las operaciones ganadoras por temor a que desaparezcan las ganancias; y extienden las operaciones perdedoras más allá de los niveles de Stop Loss, bajo la falsa suposición de que «revertirán». ¡Al hacer eso, se convierten en su peor enemigo!

Una mala gestión monetaria

Esto implica arriesgar demasiado por operación y una mala gestión monetaria y del riesgo. Muchos traders tienen buenos sistemas de trading pero terminan perdiendo sus cuentas debido a malas prácticas de gestión monetaria. Por ejemplo, arriesgan demasiado en cada operación y cuando vienen las pérdida, algo que ocurre tarde o temprano, estas son demasiado grandes y dañan la cuenta más allá del punto de recuperación. Un concepto muy importante relacionado con esto es el riesgo de ruina, algo que todo trader debe conocer.

El tema del riesgo por operación se explica por sí mismo, se recomienda arriesgar solo un pequeño porcentaje del capital total de la cuenta en cada operación. La mayoría de los traders terminan sufriendo fuertes pérdidas cuando se vuelven codiciosos y arriesgan demasiado por operación, y cuando llega el momento de aceptar las pérdidas y ejecutar el stop loss, no pueden «soportar» admitir la pérdida. Al tratar de evitar su primer error (de arriesgar demasiado), cometen un error aún mayor, el de dejar que la operación siga acumulando más y más pérdidas y a veces cometen un tercer error que es sumar a la operación perdedora (lo que se conoce como promediar), lo que hace que la pérdida acumulada sea aún mayor. En la mayoría de los casos, son las llamadas de margen las que sacan a estos traders de estas malas operaciones.

Esta es una prueba más de cómo los traders terminan ellos mismos como su enemigo número uno.

Fallar a la hora de controlar las emociones

Los atributos humanos que hemos mencionado en los puntos (1) y (2) anteriores, que son tremendamente perjudiciales para el trading, son todos parte de la naturaleza humana. Emociones tales como el MIEDO, FOMO (del inglés fear of missing out, «temor a dejar pasar») y CODICIA son parte de la naturaleza humana. Como seres humanos, TEMEMOS perder dinero, por lo que tendemos a ignorar el stop loss, para evitar el dolor de la pérdida. Es natural que tengamos FOMO, por lo tanto, tendemos a perseguir operaciones aún cuando la oportunidad ha pasado o no hay nada importante que perseguir. También está dentro de nuestra naturaleza que tengamos CODICIA, por lo tanto, la tendencia a arriesgar demasiado es muy frecuente, sobre todo cuando hemos pasado por una etapa con grandes ganancias.

Esta es la razón por la que los traders que obtienen buenos rendimientos consistentes en el mercado al mismo tiempo son buenos para manejar sus emociones humanas. Simplemente se desprenden del dinero y van en contra de su naturaleza humana. Ellos no ignoran sus emociones, simplemente evitan que estas los dominen.

En resumen:

Una vez que sea capaz de mejorar su personalidad como trader, comenzará a notar una mejora en sus resultados en el mercado, y a lo largo de una serie de operaciones, podrá generar rendimientos consistentes que al menos sean capaces de:

  • Darle buenas ganancias por el riesgo asumido en cada operación
  • Cubrir periodos de pérdidas
  • Darle rendimientos netos positivos, después de tener en cuenta los costos de las operaciones.
  • Proporcionarle un buen rendimiento por el tiempo y el dinero invertido.